Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moscú acusa a la Administración Reagan de practicar el "terrorismo de Estado"

El órgano oficial del Partido Comunista de la Unión Soviética, Pravda, acusa hoy a la Administración Reagan de practicar el "terrorismo de Estado" contra los nicaragüenses y de estar preparando a la opinión pública internacional para que "acepte la invasión de Nicaragua", señala Reuter desde Moscú.En un extenso artículo que se publica hoy en el órgano oficial del PCUS, cuyo contenido fue adelantado ayer por la agencia oficial Tass, Pravda señala que Washington "está amenazando abiertamente con invadir Nicaragua" y que esas amenazas forman parte de la "preparación psicológica de la opinión pública internacional", mientras los "terroristas y mercenarios que apoyan a Estados Unidos están tratando de desestabilizar a Nicaragua con una intensificación de sus actividades militares".

En el artículo se critica duramente la colocación de minas en los puertos de Nicaragua, y se señala que la Administración Reagan es directamente responsable de ella.

A, este respecto, el diario oficial del PCUS, Pravda, recuerda la nota de protesta presentada por Moscú a Washington tras la voladura de un petrolero soviético que chocó contra una mina en aguas nicaragüenses el mes pasado, acusando a Estados Unidos de "violar todas las normas internacionales" y de practicar "el crimen contra los pueblos".

"La Unión Soviética", prosigue Pravda, "apoya y apoyará a Nicaragua, porque la protección del derecho de los pueblos a su propio desarrollo es una causa común de todos los Estados", y "apoyar a Nicaragua es lo que exigen los intereses del género humano y los intereses de la paz".

Por su parte, el Gobierno británico comunicó ayer al departamento de Estado norteamericano que deplora la amenaza que representa para el tráfico marítimo internacional la colocación de minas, según informa Efe desde Londres.

Por su parte, el portavoz del Departamento de Estado norteamericano, John Hugues, señaló ayer que Washington ha expresado su preocupación al Gobierno francés, señalando que Estados Unidos "no es favorable a que ninguna nación contribuya a la tendencia de Nicaragua a exportar la revolución".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de abril de 1984