El rearme en Europa

Los primeros elementos de los Pershing 2 llegaron ayer a territorio de la RFA

El Gobierno de la República Federal de Alemania, que acogió "con gran pesar" la interrupción de las negociaciones de desarme de Ginebra, anunció ayer en Bono la llegada de "los primeros elementos de los cohetes" Pershing 2, de los que una primera batería quedará instalada a finales de año.

Más información
Un misil norteamericano de crucero
La 56ª Brigada de EE UU, a cargo de los nuevos misiles

El Gobierno insiste en mantener el silencio oficial sobre los lugares y planes de estacionamiento de los misiles, pero todos los indicios señalan que la primera batería -nueve Pershing 2- será estacionada en Mutlangen, en las cercanías de Schwaebischgmued, al sur de la RFA, donde ayer los soldados norteamericanos habían colocado ya una segunda alambrada del llamado alambre de la OTAN 300 metros por detrás de la cerca del cuartel. La policía de la RFA se encarga de controlar y mantener abiertos los accesos a la base.Se supone que los elementos de los Pershing 2 pueden llegar a la base norteamericana de Ramstein, donde ayer fueron detenidos provisionalmente, hasta tomar sus datos personales, nueve periodistas. que trataban de conseguir información en las cercanías sobre la llegada de los misiles. Otro posible punto de acceso de los Pershing 2 es el aeropuerto de Francfort, que cuenta con un sector controlado por el Ejército norteamericano.

El portavoz del Gobierno de la RFA, secretario de Estado Peter Boenisch, declaró que el Gabinete acogió "con gran pesar" la interrupción de las negociaciones de Ginebra, y dijo que la responsabilidad es de Moscú. El portavoz expresó la esperanza de que se reanuden por los siguientes razonamientos:

1. La situación negociadora no ha cambiado.

2. El presidente norteamericano dejó claro que el estacionamiento no es irreversible y lo que se despliegue ahora puede ser desmantelado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

3. Occidente ha negociado todo este tiempo, mientras que la Unión Soviética continuaba con la instalación de los SS-20.

4. Las negociaciones suponen más seguridad para todos.

Según el Gobíerno de Bonn, sólo la negociación puede solucionar los problemas del desarme hasta conseguir un equilibrio de fuerzas, y la Alianza Atlántica está dispuesta a desmantelar todos los sistemas de armas instalados ahora en cuanto el resultado de las negociaciones lo permita.

Consecuencias del debate

El jefe de la oposición socialdemócrata, Hans-Jochen Vogel (SPD), declaró ayer en Bonn que "la interrupción de las negociaciones de desarme en Ginebra es la primera consecuencia negativa del acuerdo tomado en el Bundestag. La permanente afirmación del Gobierno alemán occidental de que el esi acionamiento no afectaría a las relaciones Este-Oeste quedó rebatida en sólo 12 horas". Vogel dijo que les previsible un empeoramiento de la situación", y señaló las exigencias del SPD:

1. Que Estados Unidos pare el estacionamiento.

2. Que la Unión Soviética comience la reducción de una cifra considerable de SS-20.

3. Bloqueo.a la introducción de nuevos cohetes nucleares de corto alcance.

El movimiento pacifista declaró ayer en la capital flederal que no reconoce la decisión del Bundestag", y expresó la "amarga decepción" ante el hecho de que "la mayoría del Bundestag haya saltado por encima de las objeciones numerosas, los miedos y temores de la gente con una aterradora ignoranci.a y la arrogancia del poder".

Para los coordinadores del movimiento pacifista, la decisión' supone "un error de dimensiones históricas. La RFA se convierte cada vez más en una ranipa de lanzamiento de cohetes y blanco de un ataque atómico", y acusan al Gobierno de Bonn de "colocar el destino de nuestro país en manos del presidente de EE UU y haber abierto un nuevo agujero en nuestra soberanía". Los pacifistas anunciaron nuevas acciones de resistencia cívica: bloqueo de las bases, boicoteo a empresas y manifestaciones pacíficas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS