Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reacciones a la escalada terrorista de ETA

Dramático llamamiento de Garaikoetxea a los terroristas

El presidente del Gobierno vasco, Carlos Garaikoetxea, al término de la manifestación contra la violencia que tuvo lugar en Bilbao, hizo un llamamiento "enérgico y dramático" a ETA para que atienda, "de una vez por todas, la voluntad popular". En el céntrico parque de El Arenal y en presencia de los padres del malogrado, capitán de Farmacia Alberto Martín Barrios, el lendakari agradeció la masiva manifestación de repulsa contra la violencia.En un tono enérgico, el presidente vasco dijo en su discurso que "Euskadi necesita la paz, Euskadi quiere la paz", para proclamar que "la paz debe asentarse en la libertad para defender cualquier idea legítima y en el respeto a la voluntad popular".

El lendakari, dirigiéndose, sin mencionarles, a los simpatizantes de Herri Batasuna, matizó que, "aun en el supuesto de que algunos vascos pretendieran encontrar justificación para el uso de la violencia en las inevitables imperfecciones de una naciente democracia, es preciso dejar muy claro que nadie puede imponer sus metas por la fuerza a la mayoría de un pueblo".

Como si se tratara de arrebatar argumentos a los sectores más radicales y escépticos del País Vasco, que en algún momento puedan optar por dar apoyo a los grupos terroristas, Garaikoetxea fue contundente: "Hasta la más bella utopía se vuelve reaccionaria cuando se trata de imponer por la fuerza. Que la violencia sólo engendra violencia. Que la fuerza no puede tener más soporte que la voluntad mayoritaria acreditada en las urnas, dentro del imperio de la ley y respetando los derechos humanos".

Finalizó el presidente del Gobierno vasco con una llamada a la unidad de todos los vascos en defensa de la democracia, la libertad, la justicia, la paz, y en contra de la violencia. Un sólo grito: "Gora Euskadi askatuta" ("Viva Euskadi libre "), fue el broche final del mensaje de Carlos Garaikoetxea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de octubre de 1983