Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El almirante argentino Emilio Massera será procesado y seguirá en una prisión militar

, El juez Oscar Salvi confirmó y prorrogó ayer la prisión preventiva del almirante Emilio Massera, ex comandante en jefe de la Armada argentina y miembro de la Junta Militar que encabezara el golpe de Estado de 1976. Se le iniciará un juicio por "ocultamiento o destrucción de elementos probatorios" en la causa. por la desaparición del empresario Fernando Branca, ocurrida en abril de 1977.La orden del juez dispone, además, el embargo, de sus bienes y hace saber al actual comandante en jefe de la Armada, almirante Franco, que Massera deberá continuar detenido y a disposición del juzgado en un establecimiento naval militar y cualquier traslado tendrá que contar con la autorización previa del tribunal.

Salvi decretó también la prisión preventiva de Marta Rodríguez Mc Coumack por "falso testimonio" y del capitán de navío Eduardo Invierno, por "omisión de denuncia y destrucción de elementos probatorios" dentro de la misma causa.

En un extenso informe de 19 folios, el juez resumió los antecedentes de la investigación que se iniciara cuando Margarita Maltaneri de Branca presentara un hábeas corpus, en favor de su hijo Fernando, quien desapareciera el 18 de abril de 1977.

En la última parte del documento el doctor Salvi hace notar que desde que se reabriera la causa han muerto cuatro testigos: Natalio Hocsman, el notario Sosa Moliné, el capataz Bernatene y el cónsul Colombo.

El primero era un hombre de confianza de Massera, al que Branca asoció en sus negocios. El notario debía intervenir en la venta de un campo por 600 millones de pesetas, a una persona que presentaría Massera. Bernatene era el encargado del campo y el cónsul Colombo tuvo participación en la venta de propiedades de Branca, registradas en Miami, donde cumplía funciones. Después de la desaparición del empresario el campo fue vendido en 150 millones de pesetas.

Cuando un secretario del juzgado se presentó en la guarnición naval donde permanece alojado Massera desde su regreso al país, la semana pasada, para notificarle la prisión preventiva dictada por el juez, el ex comandante en jefe de la Armada lo recibió con insultos dirigidos al juez Salvi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de junio de 1983