Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González y Jordi Pujol abren en Madrid la muestra sobre la contribución de Cataluña en la España moderna

La exposición dedicada a Catalunya en la España moderna (1714-1983), inaugurada ayer en el Centro Cultural de la Villa de Madrid por el presidente del Gobierno, Felipe González, y el de la Generalitat, Jordi Pujol, tiene como objetivo fundamental explicar en Madrid cuál ha sido la aportación de Cataluña a la historia de España, según coincidían en sus opiniones y comentarios representantes del Gobierno central, de la Generalitat y del ayuntamiento madrileño. Todos ellos, con fuerte protección policial, hicieron un recorrido de más de hora y media de duración a lo largo de las salas que ocupa la exposición.

El acto oficial de apertura de la exposición estaba convocado para la una de la tarde. Desde media hora antes, la Banda Municipal, situada en la parte alta de los accesos al Centro Cultural, interpretaba piezas musicales tradicionales de Madrid y Cataluña. Alrededor de 200 personas se habían congregado ya junto a la entrada del edificio para poder saludar a los políticos asistentes al acto.Uno de los primeros en llegar (10 minutos antes de la hora prevista), fue el presidente de la Generalitat, a quien ya esperaba el alcalde de Madrid, Enrique Tierno. Diputados, concejales, y representantes de la institución autónoma catalana (que minutos antes habían inaugurado en el Museo Arqueológico la exposición sobre arqueología en Cataluña) conversaban a la espera de la llegada del presidente de Gobierno, quien se retrasó justamente 10 minutos sobre la hora prevista.

Rodeados de una casi infranqueable barrera de policías, González y Pujol encabezaron el desfile de personas que recorrería la exposición. Joan Ainaud de Lasarte, director del Museo de Arte de Cataluña y comisario de la exposición, iba explicando detalladamente el contenido del material expuesto. En varias ocasiones, especialmente a la entrada y a la salida del recorrido, que es cuando se muestra material sobre la manifestación multitudinaria en la que los catalanes reclamaron sus fórmulas de autogobierno (el 11 de septiembre de 1977), Pujol aseguraba reconocer a muchas de las personas que aparecían en primer plano.

Tanto González como Pujol parecían divertirse mucho al contemplar las fotografías tomadas en los primeros meses de la transición: "¡Qué espanto! ¡Qué camisas llevábamos!", se reía Pujol. Un interés especial mereció toda la parte dedicada al asentamiento industrial catalán, donde se encuentran las primeras maquinarias utilizadas para la destilería de aguardiente o las maquetas de los primeros trenes construidos en Mataró.

El alcalde de Madrid, Enrique Tierno, comentaría en un momento del recorrido que exposiciones de esta categoría deben de producir una gran satisfacción tanto para los catalanes, porque así conocen mejor sus peculiaridades, como para los propios madrileños que tienen una ocasión única de conocer a este pueblo. Enrique Tierno conluyó hablando de su convencimiento de que la muestra va a constituir un importante acontecimiento cultural en Madrid. Max Cahner, conseller de Cultura de la Generalitat; Jordi Bonet, director general del Patrimonio Artístico, y Josep Guitart, director de Bellas Artes de la misma institución, se agrupaban intermitentemente y, visiblemente satisfechos, comentaban el resultado de la exposición. En opinión de Guitart, la mayor importancia de la exposicién está en la posibilidad de poder explicar en Madrid la aportación de Cataluña a la historia de España. "Tiene un objetivo político a largo plazo, que consiste en hacer firme la voluntad de realizar la historia de España conjuntamente".

Los ministros Ernest Lluch y Javier Solana también se entrernezclaban de vez en cuando con los distintos grupos, para observar parcelas concretas de la exposición. Solana comentó que la muestra tiene un valor histórico muy importante y que contribuye a conseguir un mejor conocimiento entre los pueblos.

Julio Feo, secretario del presidente Felipe González, departía cordialmente con grupos de asistentes, sin que en ningún momento se observara detalle alguno que recordara los incidentes ocurridos durante la exposición antológica de Dalí en el Museo de Arte Contemporáneo. Noventa minutos después de iniciado el recorrido, los asistentes saldrían apresuradamente, con el comentario unánime y general del interés cultural y político de la exposición, que podrá ser visitada a lo largo de un mes.

Arqueología catalana

La exposición del Centro Cultural de la Villa constituye el núcleo en torno al cual se han montado varias exhibiciones paralelas destinadas a conseguir una visión global de la cultura catalana. A las 12 de la mañana de ayer, en el Museo Arqueológico se abrió la muestra sobre arqueología, que permanecerá expuesta durante 30 días. Aquí se pueden contemplar desde los últimos hallazgos en la investigación prehistórica hasta el estado actual de la arqueología medieval en Cataluña. Porla tarde fue inaugurada una tercera exposición en los bajos de la Biblioteca Nacional, donde se exhibe una importante colección de manuscritos, junto a un amplio catálogo de las obras más representativas de la literatura catalana.Respecto a los actos culturales programados conjuntamente con estas exposiciones, para hoy, a las ocho de la tarde, actuación de Marina Rosell y María del Mar Bonet. Mañana jueves, a las 7.30 de la tarde, mesa redorida en la que José Luis López Aranguren, Josep Ramoneda y Xavier Rubert de Ventós discutirán sobre ¿Por qué filosofía? El mismo jueves, a las 18.30 horas, en el Museo Arqueológico Nacional se celebra una mesa redonda sobre los últimos hallazgos en la investigación prehistórica en Cataluña, donde participarán Eduardo Ripoll, Narcís Soler, Josep Mestres y Josep Tarrús.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de mayo de 1983