Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Un número ilimitado de tropas soviéticas abandona Afganistán

La OTAN, sorprendida por la decisión soviética

La anunciada retirada de tropas y material soviéticos de Afganistán parece haber cogido completamente por sorpresa a la Organización para el Tratado del Atlántico Norte (OTAN). La primera reacción oficiosa, fue de incredulidad, debido fundamentalmente a que las informaciones recogidas por la Alianza Atlántica indicaban un recrudecimiento de la_ actividad guerrillera afgana, lo que entra directamente en contradicción con una retirada soviética significativa.

Aunque, como es habitual, los portavoces atlánticos permanecen en silencio' hasta que consigan comprobar fehacientemente las noticias difundidas por la prensa soviética, en medios aliados de Bruselas se estima que el tema será tratado en, la reunión de ministros de Defensa de países miembros de la OTAN que se inaugura mañana en Ankara (Turquía).Las mismas fuentes no ocultaban la irritación que produce en Bruselas la política soviética, empeñada en dar la imagen de que Moscú lleva la iniciativa, al margen de las presiones occidentales. El «golpe de efecto» cara a la cumbre de Venecia es espectacular, añadieron estas fuentes, pero lo cierto es que no sabemos tan siquiera cuántas tropas y material bélico tiene la URSS en Afganistán. Difícilmente podemos conceder en estas circunstancias una gran importancia a las afirmaciones del Kremlin.

La proximidad de la Conferencia de Seguridad y Cooperación Europea (la sesión preparatoria se inaugura en Madrid el próximo 7 de septiembre) parece, de cualquier forma, templar progresivamente las relaciones Este-Oeste. Fuentes diplomáticas cercanas a la OTAN consultadas por EL PAIS antes de difundirse la retirada parcial de tropas soviéticas de Afganistán, indicaban que el comunicado final de la reunión de Ankara -del que ya existe un borrador- contendrá un párrafo sobre la CSCE redactado, probablemente en términos moderados, con palabras tales como «equilibrio" y «examen franco», en lugar de las últimamente empleadas en los comunicados aliados, más rígidas.

Las mismas fuentes interpretaron que unos y otros deseaban disminuir los niveles detensión. Los nueve presionan, permanentemente a Estados Unidos para que la campaña presidencial norteamericana no desate tempestades a nivel intemacional y, aunque se mantiene el ni el teórico de dureza en comunicados de condena, empiezan a aparecer ya algunos síntomas de enfriamiento.

La reunión de Ankara, según dichas fuentes diplomáticas, será un eslabón más en este camino. Se apoyará la primera parte de la propuesta francesa, en el sentido de favorecer una reunión de desarme pos-Madrid, y se buscará «un enganche», que permita tratar la cuestión de Afganistán, aunque, sobre el papel, la Conferencia de Madrid tiene alcance exclusivamente europeo.

Satisfacción española

España ha sido el país occidental que más calurosamente ha acogido el anuncio soviético de la retirada de tropas de Afganistán. El ministro de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, lo calificó de «paso positivo hacia la solución del conflicto afgano».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de junio de 1980