Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Dampierre, premio Fray Luis de León de traducción

El Premio Nacional de Traducción Fray Luis de León, en la modalidad de lenguas románicas, ha ido concedido a Carlos R. Dampierre por su traducción de los Opúsculos satíricos y filosóficos, de Voltaire publicada en su colección de Clásicos por Ediciones Alfaguara. Se da la coincidencia de que los otros dos premios Fray Luis de León -los correspondientes a traducciones de idiomas germánicos o anglosajones y de orientales- han correspondido este año también otros dos libros de la misma colección y sello editorial: respectivamente, a Javier Marías -también novelista-, por su traducción del Tristram Shandy, de Lawrence Sterrie, y a Juan Ignacio Preciado, por su versión y presentación del Lao Zi, o Libro del Tao, el célebre clásico de la literatura china, en edición bílingüe.Mientras los dos primeros premios de idiomas germánicos y orientales fueron concedidos rápidamente, el mismo jurado se ha retrasado considerablemente para la concesión del Fray Luis para idiomas románicos. Al parecer, hubo disensiones en su seno, tras haber sido desechadas traducciones de Consuelo Bergés -del francés- y de Pere Girriferrer -del catalán-, finalmente el jurado se puso de acuerdo para otorgarlo a la versión de Dampierre del libro citado de Voltaire, que es en realidad una recopilación de escritos breves.

El jurado que ha concedido los tres premios, presidido por el director general del Libro, Joaquín de Entrambasaguas, ha estado integrado por el catedrático Victoriano Luis Michelena, designado por la Junta de Universidades; Va lentín García Yebra, María Teresa Gallego, designada por APETI -la asociación nacional de traductores-, por la ganadora del premio el año pasado; Esther Benítez, que recientemente fue elegida presidenta de APETI, y Elías Valero, de la Dirección General del Libro. Fueron secretario y asesor, con voz pero sin voto, Emilio López Morillas y, Germán Porras, de la citada Dirección General. A la circunstancia de haber sido galardonados tres libros de la colección Clásicos Alfaguara, dirigida por Claudio Guillén, profesor en Harvard de Literatura Comparada, se une el hecho paradójico de que esta colección pasa por difíciles momentos económicos, y no ha publicado nuevos volúmenes en los últimos seis meses. El que esto suceda con una colección tran acreditada -y triplemente galardonada en esta ocasión- es una muestra de la grave crisis que aqueja a la industria editorial española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de febrero de 1980