Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cela, Cunqueiro y Piel, doctores "honoris causa" de la Universidad de Santiago

Protesta estudiantil contra el rector en el acto de investidura

Los escritores gallegos Camilo José Cela y Alvaro Cunqueiro y el catedrático alemán-portugués Joseph M. Piel fueron investidos ayer doctores honoris causa de la Universidad de Santiago, en un acto académico cuya solemnidad contrastó visiblemente con la activa contestación estudiantil de que fue objeto, dirigida sobre todo contra el rector compostelano, José María David Suárez Núñez.

Con buena parte del claustro universitario presente, así como el presidente de la Junta de Galicia y otras autoridades, los tres nuevos doctores sufrieron algunas dificultades para dejarse oír cuando varias docenas de estudiantes increparon al rector, dirigiéndose también por momentos contra Camilo José Cela. Este y el profesor Piel habían sido oficialmente nombrados miembros de honor de la Real Academia Gallega en otro acto solemne que tuvo lugar el sábado, en La Coruña.Cela se refirió en el discurso oficial a su creencia de que el escritor no debe obedecer a otras voluntades que no sean las de crear, dentro de toda la libertad que sea capaz de obtener. Manifestó su opinión de que no cree en los géneros literarios, sino en la libertad absoluta del autor para realizar su obra tal como mejor la conciba.

,Alvaro Cunqueiro, que se encontraba visiblemente emocionado y preocupado por la concentración juvenil de que estaba siendo objeto el acto, a pesar de que en ningún momento fue dirigida personalmente contra él e incluso fue al único que aplaudieron en serio los estudiantes al abandonar el salón, habló de cómo ha ido estructurando la imaginación que caracteriza de manera fundamental a su obra.

Por su parte, Joseph M. Piel dedicó su discurso a la explicación de algunas nociones generales de las materias que le son propias: la toponimia y la antroponimia, o la onomástica gallego-portuguesa. Aunque nacido y educado en la República Federal de Alemania con el prestigioso filólogo romanista Wilhem Meyer-Lubke, el profesor Piel es, desde hace muchos años, una de las principales autoridades en onomástica y toponimia de Galicia y del norte de Portugal. En 1938 ocupó en Coimbra la cátedra que dejó vacante la investigadora Carolina Michaelis de Vasconcelhos. En 1953 regresó a Alemania para ocuparse de la cátedra de Filología Románica de la Universidad de Colonia, en la que permaneció hasta su jubilación, en 1968. Volvió más tarde a Portugal, donde fue contratado como catedrático extraordinario de Lisboa. Su principal labor investigadora se refiere a la interpretación de los elementos germánicos en los nombres de lugar gallego-portugueses y también en los castellanos y en los catalanes. Escritor en alemán, francés, castellano y portugués, Joseph M. Piel es autor de más de 250 trabajos científicos, entre los que destaca su aportación básica Hispano-Gorisches Namenbuch.

En un ambiente sensiblemente marcado por la tensión originada por la protesta estudiantil, que no cesó en todo el acto, contestaron a los nuevos doctores compostelanos los catedráticos Ricardo Carballo Calero, Ramón Lorenzo y Leonardo Romero.

Los presentes no creían lo que veían. Cuando todo el acto estaba ya oficialmente compuesto, con su académica coreografía de togas, birretes y trajes negros, alrededor de un centenar de estudiantes armaron la bronca más surrealista que vieron jamás los muros del paraninfo santiagués en toda su historia. A los gritos jocosos dirigidos contra el rector, para el que pidieron, una vez más, la dimisión, se unieron pronto todo género de frases mordaces y de epítetos heterodoxos. En un momento dado, los estudiantes echaron tres gallinas a volar en el interior del paraninfo, lo que sembró no poca sorpresa e indignación en el auditorio. Cuando el séquito académico abandonaba el salón, el rector y algunos otros profesores togados fueron agredidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de enero de 1980