Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tropas francesas y gendarmes katanguenos combaten fuera de Kolwezi

Aunque la intensidad de la lucha parece haber decrecido en la provincia zaireña de Shaba, tropas francesas continuaron ayer haciendo frente a las tropas rebeldes del Frente Nacional de Liberación del Congo (FNLC), en las cercanías de hi ciudad minera de Kolwezi, una vez que quedara casi completada la operación de rescate de residentes europeos de la zona de Shaba, afectada por la invasión de los gendarmes ex katangueños.

Ayer llegaron a Bruselas y París los que se creen son los últimos refugiados blancos sorprendidos en las zonas de combate por las tropas de choque del FNLC. Diversos testimonios recogidos de estos refugia dos en ambas capitales -como la aventura vivida por dos españoles relatan escenas de verdadero terror, fruto sin duda de la dureza de la batalla librada por los ex katangueños contra el Ejército y fuerzas especiales del régimen del presidente Mobutu de Zaire.Aunque el número de europeos muertos en Shaba es difícil de, estimar -se calcula que más de dos centenares de blancos perdieron sus vidas, la mayoría en salvajes matanzas-, el Gobierno francés justificó ayer, por boca incluso del presidente de la República, Valery Giscard d'Estaing, la intervención en la guerra «por razones humanitarias» y afirmó que los paracaidistas permanecerán en territorio de Zaire hasta que se haya completado la operación «rescate».

En Bruselas, el primer ministro belga, Leo Tindemans, confirmó que sus tropas se retirarán de la zona de combate y señaló que, con excepción de un batallón, ya lo estaban haciendo de la ciudad minera de Kolwezi, la cual se encuentra, según un portavoz del ministerio de Defensa francés, en poder de sus paracaidistas. No obstante, él mismo portavoz señaló que se libran aún fieros combates en los alrededores de la ciudad, donde a unos diez kilómetros del centro «existen bolsas de resistencia» por parte de las tropas de invasión.

La retirada de las tropas belgas, que habrían mantenido «algunas y serias diferencias» de criterios con los legionarios franceses, se produciría ante el deseo de Bélgica de mantenerse fuera del conflicto de Shaba y ante las garantías recibidas del Eliseo francés de que bastaría con las fuerzas de Mobutu para controlar la situación.

Mientras tanto, el Departamento norteamericano de Estado reconoció ayer que diverso personal militar estadounidense se encontraba en Zaire en operaciones de auxilio logístico. El número total de técnicos norteamericanos no superaría, según un portavoz oficial, el centenar.

El portavoz oficial del Departamento de Estado rechazó, por otra parte, ciertas versiones -incluso las acusaciones formales del presidente Mobutu- que constataban la presencia de tropas cubanas en apoyo de los gendarmes ex katangueños. Esta información, que curiosamente contradice otra previa del mismo portavoz, también fue ratificada ayer por el primer ministro cubano, Fidel Castro, que negó en La Habana la existencia de tropas cubanas en Shaba, incluso en operaciones de adiestramiento o asesoramiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de mayo de 1978

Más información

  • Bélgica retira sus soldados de Shaba al completar la operación "rescate"