Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Discrepancias en el seno del Consejo de Estado chileno

El presidente de la República de Chile, Augusto Pinochet, reconoció públicamente ayer la existencia de divergencias en el seno del Consejo de Estado de Chile, así como la de una carta de. algunos miembros de este órgano donde tales discrepancias de opinión se expresaban. Pese a que Pinochet les quitó importancia -aunque se imputan al general Leigh-, estas controversias de interpretan como el origen de una fuerte oposición al plebiscito del 4 de enero desde el mismo vértice político-militar del país andino. En círculos políticos chilenos del interior y del exterior del país se barajan distintas hipótesis en tomo a la significación del proceso plebiscitario abierto por el general Pinochet para encontrar respaldo popular a su política, que acaba de encontrar ahora un serio obstáculo tras el dictamen desfavorable del recientemente dimitido contralor de la República, Héctor Humares.

En una explicación calificada de oficial, la ministra chilena de Justicia, Mónica Madariaga, señaló que la Junta Militar chilena no recurriría a una nueva convocatoria del plebiscito con la utilización de las posibilidades de un nuevo decreto-ley ejecutivo, ya que consideraba el informe de la Contraloría como una mera opinión jurídica, que no tenía por qué suponer una descalificación.

De hecho, la práctica política de la República chilena, desde el acceso de Pinochet, se ha regido por el principio de la rúbrica común de toda la Junta Militar de Chile de aquellas decisiones de envergadura como la convocatoria del plebiscito evidencia ser. Sin embargo, únicamente Pinochet y César Raúl Benavides, ministro del Interior, firmaron la convocatoria, lo cual se interpreta como la causa de un contencioso abierto entre Pinochet y el resto de los miembros de la Junta Militar, ,generales Leigh, Merino y Mendoza, que impugnarían el plebiscito por esta razón, aunque no se excluyen otras de cariz no formal sino políticas.

En este sentido se expresó el portavoz de la política exterior de la oposición chilena, en el curso de una rueda de prensa celebrada ayer en Roma. Benjamín Teplizky manifestó que el general de la Fuerza Aérea chilena, Gustavo Leigh, envió copia de un documento contrario al plebiscito a una agencia de noticias norteamericana. En este documento, según Teplizky, Leigh sefialaría el rechazo de las Fuerzas Aéreas de Chile al plebiscito del 4 de enero por carecer de bases jurídicas y legales desde las perspectivas institucionales trazadas por la misma Junta Militar.

Por su parte, el propio Augusto Pinochet, a la salida de la reunión del Consejo de Estado chileno reconoció la existencia de divergencias entre los miembros del alto órgano, de algunos de los cuales señaló haber recibido una carta de disparidad de opiniones, «pero el Gobierno y las instituciones -recalcó- siguen igual».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de diciembre de 1977