_
_
_
_

Pasan los años, pero no hay quien las tumbe: 15 canciones infalibles de las orquestas en las verbenas

Hoy, 15 de agosto, España vive al son de las fiestas patronales. Preguntamos a las agrupaciones encargadas de poner la banda sonora a la juerga cuáles son los temas con más tirón

La orquesta París de Noia actuando en Melide (A Coruña).
La orquesta París de Noia actuando en Melide (A Coruña).Óscar Corral
Carlos Marcos

En España existen unas 400 orquestas que reparten música en verbenas y fiestas municipales. Hoy, 15 de agosto, día de Asunción de la Virgen, fiesta en toda España, es la jornada grande de estas formaciones que cumplen la función social de proporcionar diversión a una gente que lleva todo el año esperando las fiestas de su localidad. El de las orquestas fue uno de los sectores culturales más afectados durante la pandemia. Algunas desaparecieron. Controlado el virus, el sector considera que este 2023 está siendo un buen año, aunque los gastos han aumentado considerablemente.

No hay grupo o solista español que tenga tantas actuaciones. La orquesta gallega Panorama, por ejemplo, suma este año 160 actuaciones en siete meses de trabajo. Es una de las más grandes, con 35 personas en ruta y 22 sobre el escenario. Lito Garrido es su responsable: “Una de las reivindicaciones que me gustaría transmitir es que no se relacione la palabra ‘orquesta’ con algo pequeño o pachanguero. Nuestro espectáculo es más grande que muchos de los grupos consolidados”. Carlos Muñoz, de la orquesta Diamante, pide más profesionalidad a la hora de cumplir la ley, “también a los ayuntamientos”, y “un buen Estatuto del Artista”.

La música, mientras tanto, no deja de sonar. Hemos pedido a varias de estas formaciones que elijan las canciones más aceptadas por el público. Pasan los años, pero a estos temas no hay quien los tumbe.

- ‘Dolores se llamaba Lola’, de Los Suaves

A eso de las cinco de la madrugada, cuando la orquesta afronta la última canción con el público agotado, pero con fuerzas para un poco más de marcha. Este es el contexto donde surge Dolores se llamaba Lola, la historia de una niña de familia adinerada que acaba, con el paso de los años, convertida en una chica de “barra americana de siete a tres″. La grabaron Los Suaves para su tercer disco, Ese día piensa en mí, de 1988. Lito Garrido, responsable de la Orquesta Panorama: “En Galicia se ha convertido en obligatorio cerrar las actuaciones con Dolores se llamaba Lola [Los Suaves son de Ourense]. De hecho, existen cánticos al respecto que corea el público: ‘Si no tocas a Los Suaves te volcamos el camión’ o ‘No se saben, no se saben, una de Los Suaves’. Así que es impensable no acabar con esta canción. Es el gran himno de despedida. Nosotros solo hemos conseguido colocarla la penúltima [risas]. Y de Galicia esta tradición ha pasado a toda España”.

- ‘Un beso y una flor’, de Nino Bravo

En 1972 Nino Bravo editó Un beso y una flor, una composición sobre la añoranza del lugar de nacimiento de los experimentados José Luis Armenteros y Pablo Herrero. Aunque ha sido versionada docenas de veces nunca se superará la original, con esa primorosa voz de Luis Manuel Ferri Llopis, Nino Bravo. Es un tema fijo en el reportorio de la Orquesta Galilea. “Es uno de los clásicos que nunca falla y es una garantía de éxito en cualquier verbena. No existe persona en el público que no conozca y no coree su estribillo. Precisamente este 2023 se cumple el 50 aniversario de la lamentable pérdida de Nino Bravo. Por ese motivo cerramos el primer pase de la noche con esta canción”, señala Marcos, responsable de la Orquesta Galilea.

- ‘Paquito El Chocolatero’

Es una de las canciones que más dinero por derechos de autor han generado en España. Este dato da una idea de lo popular que es este pasodoble de 1937 obra del compositor valenciano Gustavo Pascual Falcó. “Nosotros tenemos un popurrí al que llamamos La Hora Loca. Ahí tocamos un puñado de canciones del verano (Georgie Dann, King África, etc). Y la que más funciona es Paquito El Chocolatero. No solo es bien recibida por los mayores: es que la gente joven enloquece cuando la tocamos. La clave es que tiene un baile y que se la saben y la cantan. Es un triunfo fijo”, afirma Lito Garrido, de la Orquesta Panorama.

La orquesta Panorama actuando en las fiestas de Meira (Lugo).
La orquesta Panorama actuando en las fiestas de Meira (Lugo). XOSÉ MARRA

- ‘We Are the Champions’, de Queen

La orquesta Tokyo Band, especializada en versiones de pop y rock, suele hacer dos pases por noche. El primero empieza sobre las 23.30 y finaliza a las 2 de la madrugada. Después de media hora de descanso salen otra vez para terminar a eso de las 4.30 de la madrugada. “La primera parte siempre la cerramos con We Are the Champions. Es como una forma de decir: ‘Bueno, hemos estado todo el año trabajando y llegados a este punto vamos a abrazarnos y a decirnos a nosotros mismos que somos unos campeones’. Es como un premio”, señala Donis Salvador, responsable de Tokyo Band.

- ‘El rey’, de José Alfredo Jiménez

José Alfredo Jiménez murió con solo 47 años (de cirrosis), pero le dio tiempo a componer alrededor de 200 éxitos internacionales. Seguramente el más popular es El rey. “Con dinero o sin dinero, hago siempre lo que quiero, y mi palabra es la ley”. ¿Hay alguien que no conozca la letra? Es un tema fijo en el repertorio de la Orquesta París de Noia. Fernando Hernández es uno de los cantantes: “Es un clásico que siempre funciona, incluso con la gente joven. La clave es que es una canción para cantarla abrazados, entre amigos, a voz en cuello. En la Orquesta París De Noia la solemos cantar mezclados con el público”.

- ‘Chiquilla’, de Seguridad Social

“Llevo 20 años tocando con diferentes orquestas y siempre que se interpreta Chiquilla es una fiesta”, señala Donis Salvador, de Tokyo Band. Y añade: “La canción empieza con el grito de ‘¡chiquilla!’, luego llega la distorsión de la guitarra y ya no hay quien pare de bailar. Es un tema que funciona entre la gente como reivindicación de la amistad”. Salvador coincidió con José Manuel Casañ, líder de Seguridad Social, y le comentó que tenía una orquesta y que tocaban Chiquilla: “Me dijo, con mucha naturalidad, que si algún día estaba yo en uno de sus conciertos, que me subiese a cantarla con él”.

- La canción de turno del verano: este año, ‘Nochentera’ y la de Shakira con Bizarrap

El cliente siempre tiene razón. “No falla: sabes cuál es la canción del verano de ese año por lo que te pide la gente”, afirma Fernando Hernández, de la Orquesta París de Noia. “Se trata de estar atentos y trabajar con rapidez para prepararla. Si hace tiempo fue La camisa negra, de Juanes; Despacito, de Luis Fonsi, o Despechá, de Rosalía, el año pasado, este verano son Nochentera, de Vicco, y la que ha dedicado Shakira a Piqué [la sessions 53 con Bizarrap]”, informa Hernández.

- ‘Gasolina’, de Daddy Yankee

Ya no se entiende la vida sin reguetón. No puedes huir de este género: te perseguirá allá donde vayas. Una de sus características es su imparable producción: los éxitos se suceden casi semanalmente. Si hay uno que permanece es Gasolina, el himno que grabó en 2002 uno de los reyes del género, Daddy Yankee, que anunció en año pasado que se retiraba a pesar de contar con solo 46 años. La orquesta Grupo Cougar la mantiene en su repertorio desde hace años. “El reguetón es ahora obligatorio. Nosotros lo pasamos por rock, porque somos ocho músicos en el escenario. Y Gasolina es un clásico del género que siempre funciona. Lo conoce todo el mundo. La clave está en la letra picantona, porque el reguetón es una música que no tiene mucha armonía ni estructura. Suenan todas igual, así que la letra es lo que engancha a la gente”, explica Julio de la Calle, de Grupo Cougar.

Carlos Muñoz, de la orquesta Diamante y El Show del Calvo, en Jerte (Cáceres).
Carlos Muñoz, de la orquesta Diamante y El Show del Calvo, en Jerte (Cáceres).Johnny García

- ‘Me colé en una fiesta’, de Mecano

“Las canciones de la época de la Movida siempre funcionan bien. Esta de Mecano, por ejemplo. La gente que vivió aquella época se la conoce de sobra y los más jóvenes la han escuchado de sus padres”, explica Julio de la Calle, de la orquesta Grupo Cougar. Editada en 1982, Me colé en una fiesta formó parte del primer disco del trío madrileño y es una de esas encantadoras piezas de pop ligero de Nacho Cano.

- ‘Francisco Alegre’ o ‘Viva El Pasodoble’

Aunque el reguetón no falta en los pases nocturnos de las orquestas, está por ver si dentro de varias décadas sigue interpretándose, como ocurre con el pasodoble. “Siempre lo tocamos a primera hora de la noche, para la gente mayor, que lo baila y lo disfruta mucho. Hay muchos pasodobles clásicos, pero dos de los que más interpretamos son Francisco Alegre y Viva El Pasodoble”, informa Óscar O’Brien, cantante de la orquesta La Brújula Show. Son tonadillas que recibieron un impulso de popularidad en las voces de Rocío Jurado o Isabel Pantoja.

- ‘Soldadito marinero’, Fito & Fitipaldis

Carlos Muñoz lleva 35 años actuando en orquestas. Sus dos proyectos más populares son la orquesta Diamante y El Show del Calvo. Muñoz realiza trabajo de campo para escoger el repertorio. Una noche se pasó por un concierto de Fito & Fitipaldis. “Y allí vi a varias generaciones, desde el nieto al abuelo de 60 años. La música de Fito es mágica y llega a todo el mundo. Uno de los momentos más emocionantes de sus recitales es cuando toca Soldadito marinero. Es una balada con la particularidad de que luego se acelera. Todo el mundo vibra. Nosotros la tocamos desde hace tiempo y nunca falla”.

- ‘Mi gran noche’, por Raphael

Mi gran noche es una adaptación de un tema en francés titulado Tenez-vous bien (Agárrate fuerte). Raphael encargó una adaptación al castellano y se cambió parte de la letra hasta titularla Mi gran noche. El tema, publicado en 1967, recibió un gran impulso de popularidad al ser incluido en la banda sonora de la película Digan lo que digan, dirigida por Mario Camus en 1968 y protagonizada por Raphael. La canción, que no falta en ninguno de los conciertos de Raphael, también es fija en el repertorio de la orquesta La Brújula Show. Óscar O’Brien es uno de sus cantantes: “Es un tema absolutamente atemporal. Raphael ha comentado en alguna ocasión que fue una canción que triunfó durante varios años desde que salió, que luego cayó en el olvido, y que las dos últimas dos décadas ha renacido ya para quedarse. En los pueblos en los que actuamos empieza la verbena con un panorama muy curioso: los abuelos de 70 años, la gente de 50, los más jóvenes haciendo botellón... Y se la saben todos. Mi gran noche suena acompañada de otros éxitos de la época (Eva María, Un rayo de sol, Quince años tiene mi amor...) que son infalibles”.

- ‘El vals del obrero’, de Ska-P

Más de 25 años lleva la orquesta La Pato actuando en fiestas municipales. Pep Francés es uno de los componentes: “Es curioso, porque Ska-P es una banda muy de izquierdas, pero esta canción la corean y la bailan los de derecha, los de centro y por supuesto los de izquierda. De hecho, El vals del obrero dice: ‘Por eso, hermano proletario, con orgullo yo te canto esta canción. ¡Somos la revolución!’. Es un tema que tocamos siempre el último, sobre las tres de la madrugada, antes de los bises. Así se queda la gente con ganas y ya acabamos con otras dos. Las canciones de pop son más perecederas, se nos van cayendo del repertorio, pero las de rock, como esta, no”.

- ‘Salir’, de Extremoduro

“Es un tema que desde 1998, cuando salió, se lleva tocando. Es una canción que nunca falla”, señala Oscar O’Brien, cantante de La Brújula Show. “Tiene una letra muy instructiva”, continúa con ironía. “Siempre se toca al final, a las cuatro o cinco de la madrugada. Y la cantan los chavales de 20 años, que no habían ni nacido cuando se publicó. Hay otras canciones de rock de la época que han perdido fuelle, como temas de Reincidentes o Barricada, que hace diez años tenían mucha aceptación, pero ya no. Sin embargo, Salir está siempre on fire”.

- ‘Devuélveme a mi chica’, de Hombres G

¿Una letra incorrecta para estos tiempos? Seguramente sí, pero, qué caray, estamos en fiestas y esto se compuso hace 38 años. Popularmente conocida como Sufre mamón, el tema de Hombres G, que están de exitosa gira celebrando cuatro décadas, sigue provocando la agitación general. Lo corrobora Carlos Muñoz, de la orquesta Diamante y El Show del Calvo: “Esta canción festiva siempre funciona. Es uno de los clásicos españoles de los ochenta que mejor se recibe, entre otras cosas porque sigue vivo gracias a que Hombres G lo sigue tocando en sus conciertos”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Carlos Marcos
Redactor de Cultura especializado en música. Empezó trabajando en Guía del Ocio de Madrid y El País de las Tentaciones. Redactor jefe de Rolling Stone y Revista 40, coordinó cinco años la web de la revista ICON. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Madrid.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_