_
_
_
_

La odisea para conseguir una entrada para el concierto en Madrid de Taylor Swift: cuidado con los timos

Algunos de los fans de la cantante, que han conseguido el código que da acceso a la venta el 13 de julio, están ofrecíendolos por redes sociales con precios superiores a los 100 euros

Taylor Swift actúa en durante el Taylor Swift | The Eras Tour en MetLife Stadium, el 27 de mayo de 2023 en Nueva Jersey.Foto: Kevin Mazur/TAS23 | Vídeo: EPV
Patricia Casas

El grupo de WhatsApp de Nerea González (Valencia, 25 años) y sus amigos echaba humo el miércoles por la tarde. Entre los cuatro han creado más de 30 cuentas en Ticketmaster, pero solo González ha conseguido el ansiado código que permite el acceso a la posibilidad de comprar las entradas del concierto de Taylor Swift en Madrid, el 30 de mayo de 2024. Estos números le garantizan entrar a la página web donde estarán disponibles los tickets, pero no le aseguran llevarse una entrada. Este proceso de criba es la última invención de las plataformas de venta de entradas, en este caso de Ticketmaster, para intentar que sus servidores no se colapsen en eventos tan multitudinarios como la gira de Swift.

La compra de entradas de la gira de la cantante se ha convertido en toda una yincana y eso que los afortunados no conseguirán saber si la verán en el Santiago Bernabéu hasta el jueves 13 a las 14 horas que es cuando empieza la venta oficial. Primero, los fans debían registrarse en la tiquetera antes del pasado 23 de junio y dar sus datos (correo y teléfono entre ellos). Después, han tenido que esperar hasta este miércoles, cuando la empresa ha enviado dos tipos de correos: uno en el que confirmaban si la persona estaba entre los seleccionados y tenía la posibilidad de comprar entradas y otro en el que explicaban que pasaban a la lista de espera. Los del primer grupo recibirán el día 12 (uno antes de que salgan a la venta los tickets) un código al móvil por SMS y un mensaje al mail con un enlace que son personales e intransferibles, que además solo podrá ser usado en un dispositivo, con el que accederán a la preventa.

Pero no acaba todo aquí. Una vez se accede a la compra, aunque la página de error y se cuelgue, no se debe actualizar ni abandonar. Al dispositivo, que ya debe estar registrado con la cuenta de Ticketmaster, se le asigna un número en una cola virtual en la que se debe esperar hasta acceder a la posible compra. En ese momento será cuando se conocerán los precios oficiales, dado que por ahora la empresa no los ha desvelado. Tener código no garantiza ver a Swift porque la empresa no ha informado sobre cuántos códigos ha entregado ni cuántas entradas salen a la venta.

Rompiendo la taquilla

Con este nuevo sistema, lo que se espera es evitar lo que ocurrió el pasado noviembre, cuando la artista estadounidense rompió la taquilla literalmente al vender dos millones de entradas. La empresa, que se ha fusionado con LiveNation —la mayor promotora de conciertos, controla los principales recintos, y Ticketmaster tiene una cuota de más del 70% en la venta de entradas—, tuvo que suspender unos días la preventa en Estados Unidos porque sus servidores no podían procesar tantos datos. En España, no ha trascendido todavía el número de solicitudes, pero ya están preparados para un gran volumen. Los altos precios y los problemas técnicos provocaron el enfado y la decepción de los seguidores. Aunque está claro que no se han dado por vencidos.

González, que lleva más de 10 años esperando para verla en concierto —la última vez que la estadounidense estuvo en España fue en 2011—, sabe que ha tenido suerte porque no ha sido la que más cuentas ha usado para conseguir el código. Ha utilizado solo los datos de su madre, su padre, cuatro amigas y los suyos propios, pero en Twitter hay gente que asegura haberse creado más de 20 perfiles en Ticketmaster. Solo su madre ha sido seleccionada para pasar a la siguiente pantalla. El problema que se les presenta ahora es que con ese SMS solo pueden obtener cuatro entradas.

Taylor Swift se presenta en el escenario durante la noche dos de Taylor Swift | The Eras Tour en el Nissan Stadium el 6 de mayo de 2023 en Nashville, Tennessee.
Taylor Swift se presenta en el escenario durante la noche dos de Taylor Swift | The Eras Tour en el Nissan Stadium el 6 de mayo de 2023 en Nashville, Tennessee.John Shearer/TAS23 (Getty Images for TAS Rights Mana)

Aarón (Valencia, 27 años), amigo de González, se ha quedado en lista de espera. ¿Qué van a hacer? “Pues jodernos”, bromea. Según el proceso creado por Ticketmaster, su situación ahora depende de las entradas que se vendan el jueves con los códigos entregados. Si después de que las personas escogidas compren sus entradas sobran, en ese momento la gente que esté en lista de espera puede acceder a la venta. Algo con lo que este grupo de amigos no cuenta y que la alta demanda hace casi imposible. Por este motivo, no solo se han quedado con la opción de verla en España.

Muchos de sus fans, han realizado todo el proceso contado desde el 23 de junio en varios países. Para conseguir el acceso en otros lugares, los compradores debían registrarse desde cero en las sucursales de la tiquetera en cada país y volver a rellenar sus datos. González tiene un código para el concierto en el Estadio Wembley de Londres, pero no piensa renunciar al de España. En Inglaterra, la venta empieza días antes que en Madrid. Su idea es intentar conseguir ir a Wembley, aunque debe pagar el alojamiento y desplazamiento, para asegurarse al menos una entrada. “Llevo tres años ahorrando para verla, así que intentaré ir a las dos fechas”, asegura tajante ante la posibilidad de vender alguna de las entradas. Aarón tiene el mismo dilema: tiene la opción de ir a Milán, donde salen las entradas dos horas antes, pero él no sabe si comprarse dos entradas de menos precio y más lejos o jugársela con todo al Bernabéu. Además, la cantante ha añadido 13 fechas nuevas —ninguna en España por ahora, aunque hay rumores de que podría añadirse— en algunos países para poder llegar al máximo público posible.

La reventa es una práctica usual en este tipo de eventos, pero con este concierto el ingenio se ha triplicado. Desde ayer, cuando llegaron los correos de confirmación, las redes empezaron a llenarse de personas que vendían sus códigos por cifras escandalosas y, además, teniendo en cuenta que solo garantiza el acceso a la venta y en ningún caso la entrada. Muchos de estos mensajes eran de broma, pero Ticketmaster tuvo que intervenir y contestar a alguno de estos perfiles que pedían más de 100 euros. “Esta práctica es ilegal. NO acudáis a personas o webs fraudulentas para adquirir vuestras entradas, ya que no contaréis con las garantías de autenticidad”, advertían.

Manuel López, director del gabinete de abogados especializado en derecho cultural, Simpathy For The Laywer, explica que lo primero que puede ocurrir si la tiquetera se entera de esta reventa es que anule el código porque la persona está vendiendo algo que no es de su propiedad. De esta forma, el comprador se juega dar un dinero por un producto que puede que no solo lo posea él (y es un problema porque son códigos intransferibles) y, en este caso, que el propio vendedor no reenvíe el SMS. Para López, el fan es el que tiene todas las de perder: “Si ya es casi imposible conseguir que una plataforma de reventa como Viagogo se ha cargo, cuando es un contrato en particulares se hace imposible”.

Para luchar contra la reventa, las tiqueteras han empezado a hacer entradas nominativas. Esto quiere decir que en cada ticket aparece el nombre del comprador y que se puede pedir en el recinto el DNI del titular para acceder. Esto ya ocurrió hace dos semanas en el concierto de Rammstein en Madrid y parece que será la técnica que empleen en la gira de Swift.

Nerea lleva escuchando a Swift desde hace 10 años, pero fue cuando sacó Folklore (2020) cuando le surgió la necesidad de escucharla en directo. El problema fue que ese disco salió en pandemia y no ha tenido otra oportunidad de verla hasta ahora. Las letras de Swift son lo que a ella más le engancha. “Ahora tengo la madurez perfecta para entender lo que cuenta y este concierto es una ocasión muy especial porque, al no haber podido vivir sus antiguas canciones en directo y ser este un resumen de toda su trayectoria, me permite conectar con esa Nerea pequeña que le escuchaba”, explica. La cantante va a estar subida en el escenario alrededor de tres horas y media. Para Nerea, Swift es consciente de que la mayoría de sus seguidores se unieron a ella tras la pandemia y esta gira es una ocasión para hacer un homenaje a todas las eras que ha pasado, desde el más puro country hasta el pop, y revivir los discos que se quedaron en un cajón sin una gira en directo a la altura.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_