Bertrand Tavernier

Muere a los 79 años Bertrand Tavernier, gran cineasta francés y estudioso del cine estadounidense

El director de ‘La vida y nada más’, ‘Alrededor de medianoche’ y ‘Hoy empieza todo’ filmó un cine a escala humana y siempre pegado a la realidad social

En la imagen: Bertrand Tavernier en el festival de San Sebastián en 2016 (JAVIER HERNÁNDEZ JUANTEGUI). Vídeo: recorrido de parte de la filmografía del director francés (EPV)

El director francés Bertrand Tavernier, maestro de un cine a escala humana que siempre se mantuvo pegado a la realidad social, ha fallecido este jueves a los 79 años, según anunció el Instituto Lumière, el museo-filmoteca consagrado a los hermanos que inventaron el cinematógrafo, que presidía en Lyon, su ciudad natal, desde 1982. Tavernier firmó películas comprometidas con las causas justas, aunque también partidarias de la licencia poética. Fue un gran defensor del legado de Dumas, Zola y Victor Hugo, un admirador incondicional del jazz estadounidense y de la buena mesa, y un militante que combatió por la excepción cultural, por la causa de los sin papeles y la de las deprimidas banlieues, y contra una tentación extremista que, décadas después de llegar al mundo en plena guerra mundial, veía regresar, con inmenso pesar, en todo el continente europeo.

FOTOGALERÍA

Tavernier fue una de las grandes figuras, junto a André Téchiné o Jacques Doillon, de la generación de cineastas que surgió justo después de la Nouvelle Vague. No se caracterizó por el mismo rupturismo que sus mayores, salvo en su voluntad de evitar cierta tendencia al solipsismo y de reinstaurar el relato tradicional y el registro realista como formas cinematográficas válidas y estimulantes. El director asumía como propia una cita célebre de Samuel Fuller, esa que reza que las películas deben surgir de los enfados, de esos brotes de cólera en los que este hombre de silueta pesarosa parecía un especialista, como sabe cualquiera que se cruzara con él en su larga trayectoria. A menudo, a su obra se le colgó la socorrida etiqueta de cine social, que a Tavernier no le convencía del todo. “Nunca he trabajado a partir de problemáticas sociales, sino de personajes. Una situación social nunca puede ser el tema de una película”, aseguró una vez.

Imagen de la película 'Hoy empieza todo', de Bertrand Tavernier.
Imagen de la película 'Hoy empieza todo', de Bertrand Tavernier.

En Francia, tras el periodo glorioso que vivió en los ochenta y noventa, con títulos como La muerte en directo (1980), Un domingo en el campo (1984), Alrededor de la medianoche (1986), La vida y nada más (1990), Ley 627 (1992), La hija de d’Artagnan (1994), La carnaza (1995), Capitán Conan (1996) y Hoy empieza todo (1999), Tavernier quedó algo arrinconado, poco conectado con las tendencias en boga, más respetado que celebrado. Tal vez más querido fuera de su país que dentro de sus fronteras, como él admitía con media sonrisa. “No puedo negar que la primera gran recompensa que recibo procede del extranjero, pero tampoco diría que Francia me ha tratado mal. Por ejemplo, he ganado cuatro César. Conozco a cineastas a los que se aprecia todavía menos”, ironizaba en la Mostra de Venecia de 2015, donde recibió un premio honorífico, el primero y el último de un gran festival. “Lo que cuenta es que siempre he rodado las películas que quería hacer y que lo he hecho con total libertad. De algunas de ellas me siento muy orgulloso. Cuando a los 13 años me dije que quería ser director de cine, nunca imaginé que tendría una vida tan extraordinaria”, añadió entonces.

Imagen de 'La vida y nada más'.
Imagen de 'La vida y nada más'.

Tavernier nació en 1941 en Lyon, ciudad de cultura burguesa y católica que caló profundamente en su filmografía, llena de apartamentos sombríos y de cursos fluviales como los del Ródano y el Saona, junto a los que creció. Su padre fue el poeta René Tavernier, figura de la Resistencia contra los nazis y partidario de De Gaulle, que nunca aceptó su vocación por el cine y con el que se enemistó a los veintipocos, cuando el hijo rebelde se negó a estudiar Derecho, como se esperaba de él. De ahí surgiría uno de los hilos conductores de su obra, tan marcada por las rupturas paternofiliales, seguidas de una reconciliación opcional. Tras estudiar en la Sorbona y fundar el cineclub Nickelodéon, con el que se dedicó a rehabilitar el cine estadounidense de los cuarenta y cincuenta, algo caído en desgracia, su carrera como director arrancó cuando el actor Philippe Noiret, que acababa de rodar con grandes cineastas como Louis Malle, Marco Ferreri o incluso Alfred Hitchcock, aceptó protagonizar, contra la negativa de su agente, el primer guion de Tavernier, El relojero de Saint Paul (1974), una adaptación de Georges Simenon que había firmado a los 29 años.

En las últimas décadas, Tavernier también se centró en su segunda vocación: la de gran estudioso del cine. En 1991, esta enciclopedia andante del séptimo arte cofirmó con Jean-Pierre Coursodon un volumen de referencia, 50 años de cine norteamericano, seguido, en 1993, del libro Amis américains, que reunía sus entrevistas con maestros como John Ford, Elia Kazan, Jacques Tourneur, John Huston o Robert Altman, que serían completadas en reediciones posteriores con las que mantuvo con Quentin Tarantino, Joe Dante o Alexander Payne. Su única incursión en esa cultura cinematográfica que tanto admiraba tuvo lugar con En el centro de la tormenta (2009), un drama sureño que rodó en inglés con Tommy Lee Jones y John Goodman. Su acogida fue desigual. Después, Tavernier volvió a Francia con una cinta de época como La princesa de Montpensier (2010), la adaptación del cómic Crónicas diplomáticas. Quai d’Orsay (2012) y el documental Las películas de mi vida (2016), un monumental viaje por el cine francés de la segunda mitad del siglo pasado, que se terminaría convirtiendo en su testamento cinematográfico, un desenlace coherente para la vida de un hombre que amó el cine por encima de todas las cosas.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50