Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘1917’, de Sam Mendes, arrasa en los premios Bafta

'Klaus', del español Sergio Pablos, obtiene el galardón al mejor filme de animación

Imagen de 'Klaus' la película de Sergio Pablos. En vídeo, el tráiler de la película.

La epopeya bélica 1917 ha arrasado esta noche en la gala de los Bafta al hacerse con siete de los premios, incluidos los de mejor película, además del de mejor filme británico, y el reconocimiento de la brillante labor técnica de su director, Sam Mendes. En el apartado actoral, los galardones de la Academia de cine británico han recaído en Joquin Phoenix y Renée Zegweller, junto a los intérpretes de reparto Laura Dern y Brad Pitt. La obra española de animación Klaus también ha resultado vencedora, afianzando su candidatura al Oscar, por el que compite el próximo domingo, 9 de febrero.

El galardón a Parásitos en el apartado de mejor película de habla no inglesa atempera en cambio las posibilidades de Pedro Almodóvar con vistas a la ceremonia de Hollywood, donde Dolor y gloria volverá a tener como máximo rival al filme surcoreano. Ganador de la Palma de Oro en el último festival de Cannes, Parásitos ha sumado un segundo Bafta por el mejor guión adaptado, amén de lucir otras dos nominaciones a la mejor película y a su director, Bong Joon-Ho.

Pero el cine español ha logrado anotarse un galardón de la mano de Klaus, creado y dirigido por Sergio Pablos, al lograr imponerse a la todopoderosa factoría Disney que tenía nominados dos de sus títulos, Toy Story 4 y Frozen 2. Coproducida por Spa Studios y Atresmedia Studios, con el apoyo y la distribución de Netflix, y candidata sin éxito a los últimos premios Goya, donde ganó Buñuel en el laberinto de las tortugas, Klaus ya ha sido vista en 30 millones de hogares según los datos de la plataforma.

"Gracias a Netflix por haber apostado por ello. Es un orgullo increíble para nosotros", djo Pablos al recoger el galardón. Klaus se basa en la leyenda de Papá Noel para contar la historia de Jesper, un cartero que se marcha al Ártico para abrir una oficina de correos. Hace poco más de una semana triunfó en los premios Annie, considerados como los Oscar de la animación, al llevarse siete galardones, incluido el reconocimiento a la mejor película.

El gran protagonista de la noche ha sido el director británico Sam Mendes, gracias a una historia filmada en (falso) plano secuencia sobre dos soldados británicos que emprenden una peligrosa misión a través de las trincheras de la Primera Guerra Mundial, y justo el 6 de abril de 1917, fecha simbólica que sella el inicio de la intervención de EE UU en el conflicto. El contundente triunfo de esta noche refuerza su condición de favorito en la próxima ceremonia de los Oscar.

También ganan enteros en las quinielas Joaquin Phoenix, Bafta al mejor actor principal por su encarnación del icónico villano Joker, y una Reée Zellweger trasmutada en Judy Garland que se ha alzado esta noche con el premio a la mejor intérprete femenina. En el capítulo de actrices de reparto, la dos veces nominada en la misma categoría Margot Robbie (por El escándalo y Érase una vez... en Hollywood) ha acabado con las manos vacías en beneficio de Laura Dern y su papel de una temible abogada de divorcios en Historia de un matrimonio. La réplica masculina de su Bafta ha recaido en Bard Pitt, gracias a la que algunos críticos consideran la mejor actuación de su carrera en Érase una vez... en Hollywood, dirigida por Quentin Tarantino.

La noche de los Bafta, con Graham Norton como maestro de ceremonias en el escenario del Royal Albert Hall, ha estado marcada por un tono mesurado en la que el habitualmente incisivo periodista televisivo ha evitado sacar miga a la recién estrenada era del Brexit. Si ha habido algunas alusiones a la falta de diversidad (étnica y de género) en la lista de nominaciones, de la que incluso se ha lamentado un invitado de lujo, el príncipe Guillermo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información