Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez condena a 18 meses de cárcel a Jaime Botín por sacar de España su ‘picasso’

La sentencia multa al banquero con 52,4 millones y decomisa ‘Cabeza de mujer joven’, que fue requisado en su yate en Córcega

Jaime Botin
Jaime Botín, a su llegada a los juzgados, en noviembre en Madrid.

Jaime Botín, expresidente de Bankinter, fue condenado este jueves a 18 meses de prisión por un delito de contrabando de bienes culturales. La sentencia, contra la que cabe recurso, considera probado que Botín sacó de España sin la preceptiva autorización del Ministerio de Cultura Cabeza de mujer joven, un cuadro que Picasso pintó en 1906 y que está valorado en 26,2 millones. La obra fue interceptada por las autoridades aduaneras francesas en un velero propiedad del banquero cuando estaba atracado en Córcega en 2015.

El fallo del Juzgado de lo Penal número 27 de Madrid impone además a Botín una multa de 52,4 millones, el doble del valor en que está tasada la pieza, adquirida por el banquero en Londres en 1977, y decomisa el cuadro, que pasa al Estado.

La sentencia considera que Cabeza de mujer joven salió de España por orden de Botín, pese a que Cultura lo había prohibido de forma expresa. El picasso había sido calificado como inexportable por la Administración dado su extraordinario valor histórico. “Pese a ser plenamente consciente de la prohibición administrativa, el acusado trasladó el cuadro a la goleta Adix con la finalidad de sacarlo de España”, destaca la sentencia dictada por la juez Elena Raquel González Bayón.

El 5 de diciembre de 2012, Botín autorizó a Christie’s Iberica a vender el cuadro de Picasso en una subasta en Londres. La firma pidió entonces los permisos necesarios a las autoridades, pero Cultura rechazó días después que el cuadro saliese de España.

Paloma Esteban, doctora en Historia del Arte y autora del informe en el que se basó la decisión ministerial, detalló en el juicio, celebrado en noviembre pasado, que Cabeza de mujer joven pertenece al periodo Gósol, en alusión al verano que Picasso pasó en dicho pueblo leridano en 1906. Es un etapa fundamental en la evolución del cubismo. Esteban destacó en la vista que no existe en ningún museo dedicado a Picasso en España —“y diría que ni en Europa”— un lienzo similar.

'Cabeza de mujer joven', obra de Picasso (1906).
'Cabeza de mujer joven', obra de Picasso (1906).

Botín recurrió la negativa de Cultura a conceder el permiso de exportación ante la Audiencia Nacional, que falló en su contra. Recurrió de nuevo al Supremo, cuya decisión sigue pendiente. Esta es una de las razones por las que la defensa de Botín critica la sentencia dictada este jueves. Los letrados del banquero opinan que habría que esperar a la resolución del Supremo sobre si el cuadro es exportable o no. Sin embargo, la juez madrileña Elena Raquel González Bayón considera que hay elementos suficientes para dictar sentencia.

Sin antecedentes penales, una condena de este tipo raramente supone el ingreso en prisión. Tanto el fiscal como la abogada del Estado pedían que el banquero fuese condenado a cuatro años de cárcel y a pagar una multa de 100 millones. La segunda exigía además que el Adix pasara a propiedad de la Administración. La sentencia, adelantada por El Confidencial,rechaza este último punto.

La defensa del banquero, de 83 años, confirmó que recurrirá ante la Audiencia Provincial.

Camino de Suiza

Durante el juicio, la Abogacía del Estado y el fiscal defendieron que concurrían las circunstancias para apreciar un delito de contrabando: una obra de arte valorada en al menos 50.000 euros y que forma parte del patrimonio español salió de territorio nacional sin autorización. Ambas partes aseguraron que Botín había contratado un vuelo privado para trasladar el cuadro de Córcega a Suiza.

La sentencia detalla que “la evidencia de los datos que constan es que la obra iba a exportarse sin autorización alguna y contraviniendo lo dispuesto”. Y añade: “No importa si el cuadro iba a ser guardado en Ginebra o iba a ser vendido a través de Christie's en Londres, porque lo cierto es que el propósito del acusado al trasladarlo (...) no era otro que sustraerlo a la Administración española”. Desde que la obra fue requisada permanece en los almacenes del Museo Reina Sofía.

La defensa ofreció en el juicio otra versión de los hechos. Los letrados de Botín señalaron que, ante la imposibilidad de exportar la obra, el banquero sugirió al Gobierno que la comprase, pero la crisis económica impidió esa operación. Además, la defensa alegó que el picasso nunca llegó a entrar en España, ya que desde enero de 2013, poco después de ser rechazada su salida de España, fue colgado en el Adix, que navega bajo bandera británica. Y adujo que solo estuvo en territorio español en tres ocasiones y que el traslado a Suiza solo pretendía evitar un posible robo mientras se resolvía si podía exportarse.

En los almacenes del Reina Sofía

PEIO H. RIAÑO

El picasso requisado a Jaime Botín en el puerto de Calvi, en Córcega, llegó al Museo Reina Sofía en octubre de 2015. Desde entonces Cabeza de mujer joven (1906) ha descansado en los almacenes de la institución, en régimen de embargo preventivo a la espera de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid emitiera sentencia. Una vez concluido que el cuadro ha salido ilícitamente de España pasa a ser propiedad del Estado. El artículo 29 de la Ley de Patrimonio Histórico de 1985 aclara lo siguiente: “Pertenecen al Estado los bienes muebles integrantes del Patrimonio Histórico Español que sean exportados sin la autorización requerida”.

Sin embargo, “mientras no haya una sentencia firme, lo prudente es que se quede donde está”, explica Javier García Fernández, catedrático de Derecho Constitucional y exsubsecretario de Cultura. “El caso todavía puede sufrir muchas variaciones, porque queda un recorrido judicial largo si se recurre la sentencia”, añade el experto. De hecho, la defensa de Jaime Botín ya ha anunciado que recurrirá a la Audiencia Provincial. Desde el Reina Sofía aclaran que hasta que no haya sentencia firme la obra no pasará a sala. Aunque se alegran mucho ante la expectativa de su incorporación a la colección, porque es una pieza esencial en la evolución del Cubismo, fundado por el pintor malagueño al año siguiente de este retrato femenino, que ya apunta rasgos de este estilo.

El Reina Sofía no dispone ningún ejemplo de este período y completaría un hueco en la evolución plástica de las Vanguardias. De las 31 pinturas del artista con las que cuenta la institución apenas hay obra previa a 1907. La mayor parte de los fondos de Picasso del museo giran en torno a los años treinta y cuarenta. Al ser una época previa a la creación del Guernica podría ir ubicada en las salas anteriores al gran lienzo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información