Brujas pasables y amores olvidables

El aspecto visual de ‘Akelarre’ es rebuscado y lúgubre, pero la intriga tarda en funcionar. ‘Verano del 85’, de Ozon, me deja indiferente o bostezando en algún momento

A pesar de mi agnosticismo, de no creer en dioses ni diablos que vagan por el cielo y por el infierno (si existe el de los cuernos y el rabo solo habita en la tierra, tiene padre y madre, es poderoso hasta la náusea y su implacable trabajo consiste en andar jodiendo siempre a los débiles), me ponen nervioso las películas sobre Lucifer y su cuadrilla. Las malas, que son la inmensa mayoría, pero también las buenas. Solo puedo ver esa obra maestra titulada La semilla del diablo si estoy bien acompañado. Y, aun así, paso notable angustia. Y me impresionaron cuando era muy joven ...

Más información