Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Chapo real y El Chapo de ficción, en la misma sala

Alejandro Edda, quien interpreta al narcotraficante en la serie 'Narcos' de Netflix, asiste al tribunal de Nueva York para conocer a Joaquín Guzmán Loera

El actor Alejando Edda interpreta al narcotraficante en la serie 'Narcos' de Netflix.
El actor Alejando Edda interpreta al narcotraficante en la serie 'Narcos' de Netflix.

Alejandro Edda no pudo contener la curiosidad de ver a Joaquín Guzmán Loera en vivo. “No llevo puesto ni el cinturón”, comentó antes de pasar por el detector de metales que hay a la puerta de la sala que preside el juez Brian Cogan. Es la primera vez que el actor mexicano va a visitar a El Chapo, el personaje que interpreta en la serie Narcos de Netflix. “Vengo a empaparme”, señala, “a aprender”. El acusado añadió que "esperaba que fuera más alto".

El Chapo miró al actor, le saludó sonriendo y el de Puebla tembló. "Era surreal", comentó, "el corazón empezó a latirme y las manos me sudaban". Todo lo que sabía hasta ahora del narcotraficante es por las cosas que leyó, lo que le contaron los amigos que tiene en Sinaloa, la gente del lugar y los guardias de seguridad de la producción, “muchos son antiguos militares que participaron en los operativos contra el cartel”. Detalló que la única referencia que tuvo para modelar su voz era un vídeo que data de cuando se fugó a Guatemala.

Edda, de 34 años de edad, tenía el número 18 para entrar. En la audiencia de este lunes pudo escuchar la voz del capo de la droga unos segundos dirigiéndose al juez sobre el futuro de su causa, aunque se quedará varios días en Nueva York para escuchar los agumentos finales de la acusación defensa. Mientras espera para entrar, Edda explicó que la serie se está concentrando en los eventos más fuertes del cartel de la droga, para así tener más impacto. También cree que estas producciones ayudan a crear un debate. 

En la pausa del almuerzo, con ya varias horas habiendo visto a Guzmán en persona y de estudiarlo en la intensidad en la sala, señaló que le llamó la atención que estuviera tan atento durante la vista y enfocado en el interrogatorio. “Siento que está muy concentrado en todo lo que está sucediendo”, valoró, “está muy presente y se le ve bien de salud, tiene buen semblante y se le nota sano”. Y dice que le intimidó porque le provocó sentimientos enfrentados.

El actor mexicano, que vive en la costa de Jalisco, viajó expresamente desde México para el juicio. El Chapo real, aseguró, “es como una espada de dos filos”. “La necesidad al principio de su vida le llevó a ser quién es”, afirmó, recordando el pasado pobre del narcotraficante, “el problema es que hizo cosas muy malas al final. Por eso se le juzga”. Pero al mismo tiempo ha lamentado que haya otros criminales más grandes en libertas y que el negocio de la droga siga “manchando a mi país [México]”.

Fuera de la sala saludó a Emma Coronel, la mujer de El Chapo. Como actor, dice, se limita a hacer su trabajo. Pero al mismo tiempo le da coraje que Guzmán sea “la cara de esta lacra”. “Es muy triste”, concluye, “me pongo en el lugar de la gente que sufre las consecuencias del narcotráfico y es terrible”. Su hijo, dice, le pregunta si El Chapo es bueno o malo. “El otro día me decía que dio agua a los pobres”, señala, “a quién va a creer más la gente cuando no tienen luz en sus casas”.

El Chapo, como reitera el actor, es un “ser humano que existe”. “Me fijo en sus maneras, en su mirada, en como se toca la cara, sus facciones”, describe, al tiempo que señala que es la primera vez que estuvo en un juicio en su vida. Le llamó la atención que la actitud “amigable” de los abogados del acusado y el ambiente en la sala, “cero hostil”. “Me ha aportado mucho la experiencia”, admitió, "nunac le había visto en traje de chaqueta y corbata".

El Chapo renuncia a declarar en su propio juicio

S. P.

La Fiscalía concluyó este lunes la presentación de su causa contra Joaquín "El Chapo" Guzmán. Fueron 56 testigos en total, de los que más de una decena eran cooperantes. Ahora es el turno de la defensa para presentar a los suyos. Serán dos y entre ellos no estará el capo de la droga. “Mis abogados y yo hemos hablado y me voy a reservar”, afirmó cuando el juez Brian Cogan le preguntó sobre si iba a ejercer su derecho a subirse al estrado, “ellos ya me asesoraron y estoy de acuerdo”.

El equipo que representa a Guzmán llamará a sus testigos este martes. Sus intervenciones no se esperan que sean muy largas, por lo que se estima concluirán en la misma jornada. La Fiscalía podrá así el miércoles presentar los argumentos finales, a los que seguirán los de la defensa el jueves. Una vez que el juez dé las instrucciones al jurado para examinar los cargos y las pruebas podrá empezar a deliberar.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información