Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escrache, meme, viagra, viralizar, selfi, femicidio o ‘feedback’ entran en el diccionario

Paz Battaner y Darío Villanueva anuncian la inclusión de 748 nuevos términos en la lista y 780 enmiendas

Un grupo de 'misses' se toman selfis frente a las pirámides de Egipto.
Un grupo de 'misses' se toman selfis frente a las pirámides de Egipto.

Como cada año, crece el caudal de palabras en el Diccionario de la Real Academia. Desde que en 2014 pasó a ser planta digital, los responsables de la institución realizan su recuento anual. Este 2018, en la edición 23.2, se han incluido 748 nuevos términos, se han incorporado 780 enmiendas y se han producido 23 supresiones. Escrache, meme, viagra, viral, abrumante, ciberarte, femicidio, subtrama, selfi o –con mucho cuidado y en cursiva- feedback, son algunos de los ejemplos esbozados este viernes por Darío Villanueva, director de la institución hasta que el 10 de enero tome posesión el recién elegido Santiago Muñoz Machado y la académica Paz Battaner.

Las nuevas inclusiones y modificaciones obedecen a varios apartados, según Battaner, coordinadora del Diccionario: “La utilización en medios de comunicación, el cambio de valores, la conceptualización teórica, los tecnicismos, las siglas, los americanismos, anglicismos y adaptaciones de otras lenguas…”. Todos, fuente de enriquecimiento y matización.

Entre los términos que se han sumado por un cambio de valores, Battaner destaca sororidad –amistad o afecto entre mujeres-, femicidio y una nueva definición de feminicidio: asesinato de una mujer a manos de un hombre por machismo o misoginia, así como una acepción más respecto a maltrato que incluye a los animales. De los americanismos, se han incluido, entre otros: gerenciamiento, guardiacárcel, efectivar, complotista, quechuista. “Muchos no nos llegan a la península pero se admiten indicando claramente en qué país de habla hispana se utilizan y con qué sentido”.

No faltaron por parte de los dos encargados de presentar las novedades alertas en cuanto a los anglicismos. Pero hubo hueco para una excepción de difícil traducción al castellano: feedback. Se admite sin españolizar y siempre que se utilice en cursiva: “El significado es muy amplio y alude a retorno, retroalimentacón, incluso eco”, aseguró Battaner.

Pero no solo del inglés llegan todas las influencias con poder contaminante. Hay que celebrar otras latitudes con conceptos específicos, en este caso muy bienvenidos, del portugués y el italiano: “Candomblé, en alusión a la religión proveniente de Brasil o cruceiro. Laburar, caso sobre todo de Argentina, es un término que adapta del italiano el equivalente a  trabajar.

Acerca de los tecnicismos o la adaptación de nuevas conceptualizaciones, destacaron multitarea, matematización, monitorear, multifunción, numerología, sismicidad, tercerización, autofinanciar, electro… También se han añadido acepciones y nuevos significados a palabras como humo –cosa hecha sin entidad o relevancia- o hilar, en el sentido de proceder con sumo cuidado. O las referentes en el caso del fútbol a local, visitante...

El Diccionario crece y recibe consultas por todas partes. En 2016 se superaron los 600 millones de visitas y este año, según Villanueva, esperan acercarse a los mil millones en 224 países distintos. Un conjunto que da prueba del predominio del español como lengua global. España es el territorio donde más consultas se realizan. Pero el segundo no es un país de habla hispana: Estados Unidos. Les siguen México, Colombia y Argentina.

Entre los vocablos más consultados destacan los verbos haber, ir, hacer, ser, dar, ver y estar. El primer adjetivo en la lista es fácil. Pero –ahí llega la rareza- entre los sustantivos el que manda es resiliencia, seguido de feminismo y cultura. Y una alusión a los bulos. La RAE no está exenta de noticias falsas, como la que se fabricó respecto a cocreta. “Se debe a un invento más bien malintencionado que venía a decir que lo habíamos incluido en el Diccionario. Ni ha sido así, ni será”. De todas formas, entre quienes realizan las consultas también se buscan términos inexistentes: cocreta es la palabra falsa más buscada entre quienes entran a buscar.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >