Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apagón en el arte argentino contra el machismo

El Museo Nacional de Bellas Artes queda a oscuras durante media hora a excepción de las obras realizadas por mujeres

Día Internacional de la Mujer
Apagón simbólico contra el machismo en el Museo de Bellas Artes de Buenos Aires

Cada día, a las 6 de la tarde, la primera planta del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) de Buenos Aires queda casi a oscuras. Los focos sólo iluminan las obras realizadas por mujeres. En la mayoría de salas hay una sola, en otras ninguna, en la que más tiene, tres. Del total de 270 obras expuestas, sólo hay 20 de mujeres, el 7,4% del total. El apagón pone de relieve esta gran desigualdad.

“Queríamos hacer evidente la escandalosa baja representación de artistas mujeres en los museos del país, en las colecciones, en los programas de exhibiciones”, dice a EL PAÍS la comisaria argentina Andrea Giunta, integrante del colectivo Nosotras proponemos, motor de la iniciativa. “El apagón implica una crítica al museo, pero lo importante es que el museo la asume”, agrega.

Muchos visitantes no están al corriente y se muestran desorientados cuando se apagan las luces, pero el personal del museo informa de lo que ocurre. El Drama, de la pintora Raquel Forner, brilla en medio de una sala en penumbra, al igual que lo hace en otra la fotografía del puente del Riachuelo realizada por la pionera Grete Stern y en la sala de arte óptico y cinético las obras Mouvements chromocinétiques y Plus helicoidal de Martha Boto.

“La idea es que el público se haga preguntas, que reflexione cuál es el rol de la mujer hoy por hoy en el mundo del arte”, dice la directora artística del MNBA, Mariana Marchesi. El museo confía que esta iniciativa y la exposición temporal A la conquista de la luna, en la que se muestran obras de gran formato realizadas por argentinas, contribuya a generar debate y a la búsqueda de “políticas que pueden salvar estas inequidades que son históricas y que aún hoy prevalecen”.

“No es es un problema sólo de las instituciones argentinas. El mundo del arte es un mundo patriarcal, el gusto y el concepto están establecidos desde criterios patriarcales”, asegura Giunta. Las mujeres artistas eran minoría en el siglo XIX, pero no lo son en el XXI. “En una escuela de arte, el 70% son mujeres. El techo de cristal en el mundo del arte se ve en ferias, en museos, en colecciones privadas e institucionales…”, continúa.

Esta comisaria recuerda que al plantear la muestra Mujeres radicales: arte latinoamericano para el Hammer Museum de Los Angeles recibió innumerables críticas de comisarios de ambos sexos, entre ellas que era un tema pasado de moda. Sin embargo, en el momento de la inauguración, en septiembre del año pasado, el contexto había dado un giro de 180 grados gracias a la oposición a la misoginia de Donald Trump y al movimiento Ni Una Menos contra la violencia machista en América Latina.

Para Giunta, en Argentina la excepción es el Museo de Arte Latinoamericano (Malba), que trabaja desde hace años para romper con la exclusión y desvalorización histórica de las artistas. El 40% de su colección permanente exhibida son obras de mujeres y bajo la dirección artística del español Agustín Pérez Rubio, el Malba ha realizado numerosas muestras individuales en los últimos años de artistas como la fotógrafa neoyorquina Diane Arbus, la chilena Voluspa Jarpa y la argentina Mirtha Dermisache, entre otras. Para conmemorar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, este 8 de marzo el Malba exhibirá los nombres de 1.350 artistas argentinas.

Más información