Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Reyes inauguran Arco y visitan el estand de EL PAÍS

Don Felipe y doña Letizia ponen el foco de su recorrido en el arte de Latinoamérica

Juan Luis Cebrián saluda al Rey en el stand de El País en la feria de ARCO en Madrid.

Aunque el orden de los factores no altere el producto, los Reyes Felipe y Letizia empezaron su visita de inauguración de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo (Arco), en el recinto de Ifema, de Madrid, por el estand de EL PAÍS. Allí, el artista figurativo Eduardo Arroyo (Madrid, 1937), encargado de la obra para este periódico en Arco, les explicó el concepto de El paraíso de las moscas, compuesta por 90 piezas, algunas enormes, que representan a estos insectos. Don Felipe, con traje gris claro, y Doña Letizia, con vestido y botas de mosquetero rojas, admiraron una obra concebida como escenografía. En el estand de EL PAÍS también recibieron a los Reyes los presidentes del grupo PRISA, Manuel Polanco, y de EL PAÍS, Juan Luis Cebrián.

Tras comentar a los Reyes su "simpática relación" con el rey emérito, don Juan Carlos, Arroyo ha señalado que "lo difícil no es hacer una obra, sino explicarla". No obstante, les ha comentado, en relación a El paraíso de las moscas, su obsesión por estos dípteros desde pequeño, cuando su abuela los cazaba en su casa de Robles de Laciana (León) y él lo contemplaba ensimismado. Luego incorporó las moscas a lo que para él representa una metáfora inquietante de España.

Después de salir del estand de este periódico, los Reyes, acompañados por el ministro de Educación Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, y por la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, entre otras autoridades, siguieron el itinerario previsto, 15 paradas seleccionadas entre las más de 200 galerías que se extienden por los dos pabellones de Arco. Los Reyes, eso sí, no pasaron delante de la galería Helga de Alvear, que albergaba la obra de Santiago Sierra retirada por Ifema, Presos políticos en la España contemporánea.

En una feria que tiene este año como lema El futuro no es lo que va a pasar, sino lo que vamos a hacer, se pararon en un espacio, la galería Hauser&Wirth, que prevé reabrir Chillida Leku en Hernani (Gipuzkoa) a mediados de 2018. En esta poderosa galería, que tiene sedes en Zúrich, Londres, Los Ángeles o Nueva York, recorrieron la obra Pavilion For Showing Rock Videos/ Films (2012) del artista Dan Graham. Recorrieron, porque la pieza es un pequeño pasillo formado por dos espejos de cristal y acero en cuyo interior hay instalados varios monitores. Además, tuvieron tiempo de preguntar al galerista por su buen español, "con un acento que no parecía londinense", le dijeron.

Latinoamérica

Durante la cerca de hora y media de recorrido, los Reyes pusieron énfasis en las galerías de arte latinoamericano. Así, se acercaron a una de las grandes de Brasil, Fortes D'Aloia & Gabriel, de São Paulo, donde se interesaron por las esculturas del limeño Armando Andrade Tudela y las fotografías de exvotos de la brasileña Tamar Guimarães.

Entre galería y galería, hubo el habitual revuelo de periodistas, curiosos con el móvil en alto y protocolo que seguía a los Reyes y que dio pie a alguna situación surrealista. "¿Me deja pasar, por favor, que soy de la colectiva?". "¿De la colectiva...?", preguntó un guardaespaldas extrañado. "Ay, de la comitiva, quiero decir". La parada en la galería berlinesa Barbara Thumm, interesada siempre en el arte de Latinoamérica, sirvió para interesarse por los "delicados dibujos" de Anna K. E y la obra de la peruana Teresa Burga. En la colombiana Casas Riegner, fue el turno para fijarse en el arte de la veterana Beatriz González y los Dibujos para tatuar de José Antonio Suárez Londeño.

Una de esas obras que atraen al público por su excentricidad llamó también la atención de los Reyes. Fue una performance, titulada Interruption (2017), en la galería española con sede en Londres The Ryder, del artista William Mackrell. En ella, una joven tumbada sobre una pieza de acrílico transparente con un fluorescente en su interior emite sonidos coincidiendo con los parpadeos de la luz.

A estas alturas del paseo, la nube que seguía los pasos de los Reyes hizo peligrar alguna obra de esas que a veces pasan inadvertidas, como El holandés errante (2018), de Kiko Pérez, formada por unas baldosas de cemento que, por estar en el suelo, estuvieron a punto de ser pisoteadas varias veces. Una anécdota en un itinerario que tuvo una parada no prevista, en la Fundación de Arte Cisneros Fontanals, noticia esta semana por la decisión de la mecenas cubana Ella  Fontanals-Cisneros de ceder parte de su notable colección, de 3.000 obras, para un nuevo gran centro de arte en Madrid compartido con el Museo Reina Sofía. Los Reyes se acercaron a saludar a Ella Fontanals-Cisneros.

El último stop de don Felipe y doña Letizia en esta edición de Arco, tras pasar por los estands de los diarios Abc y El Mundo, fue en la sala de la Fundación Arco-Daniel Steegmann Mangrané. Entre las piezas que colgaban, llamaba la atención el irónico mensaje de una realizada por el rompedor artista mexicano Gabriel Kuri, Trabaje desde casa.

La alcaldesa no acude a la inauguración

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, no ha acudido a la inauguración de Arco para expresar su "disconformidad" con la retirada de la obra de Santiago Sierra Presos Políticos de la feria, solicitada ayer por Ifema. Según fuentes municipales, la alcaldesa defiende la "libertad de creación" y que no se puede enviar "el mensaje hacia fuera de que si un artista viene con su obra a la ciudad le puede ocurrir esto". Carmena, que acudirá a la feria en otro momento, considera que este tipo de situaciones son "un retroceso en la democracia". "Si no hay una rectificación por parte de la dirección de la feria, el Ayuntamiento pedirá la dimisión de Clemente González Solero, presidente del Comité Ejecutivo de Ifema, informan fuentes municipales.

Mientras, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, ha recalcado que el Gobierno no ha tenido "absolutamente nada que ver" en la decisión de retirar la obra de Sierra y ha considerado que si querían evitar la polémica han provocado lo contrario. Méndez de Vigo ha defendido la libertad de expresión, especialmente en la cultura.

La Junta de Ifema, que se reunió ayer de forma urgente tras la retirada de Presos políticos, avaló la decisión de Clemente González. Esta mañana ha pedido disculpas pero no ha solicitado que se vuelva a exhibir la obra.

El Ayuntamiento de Madrid, que posee el 31% del consorcio dueño de Ifema, explicó ayer en un comunicado que no comparte la decisión, "tomada de manera unilateral por la dirección de Ifema", de solicitar a la galería Helga de Alvear la retirada de la obra.