Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Tres anuncios en las afueras’ triunfa en los Globos de Oro

Hollywood aprovecha la gala para lanzar un grito contra el acoso sexual. Guillermo del Toro obtiene el premio a mejor dirección por 'La forma del agua'

El equipo de 'Tres anuncios en las afueras'.

Desde el primer segundo. Desde el primer plano de la alfombra roja. Sin tregua. La primera puesta de largo de Hollywood este año, la 75ª edición de los Globos de Oro, fue una gran conversación sobre el movimiento feminista que ha dado un vuelco a la industria del cine. El fin del acoso sexual en la industria, del comercio de sexo por trabajo que las mujeres han sufrido desde la época dorada, está en marcha. Se decidió que el negro era el color de la solidaridad con las víctimas que han tenido la valentía de hablar, y ese fue el color que dominó la alfombra roja. Se le sumaron pines de Time is up (Se acabó) y contundentes declaraciones a los micrófonos. Si algo dejan estos Globos de Oro es que Hollywood ya no sonríe y calla. “Os vemos, os oímos y vamos a contar vuestras historias”, dijo Reese Witherspoon resumiendo el momento.

El presentador de la gala, Seth Meyers, tenía el imposible trabajo de hacer gracioso lo que no tiene ninguna gracia y al mismo tiempo es inevitable. “Los que tienen que presentar otras entregas de premios me están mirando como el primer perro que mandaron a la luna”. Su decisión fue ir a por todas. Mencionó al productor Harvey Weinstein por su nombre y dijo que “volverá dentro de 20 años para ser la primera persona abucheada durante el segmento in memoriam”. Un suspiro encogió el salón del Beverly Hills Hilton. “Sí, va a sonar así”. Las risas indicaron que Weinstein ya ha muerto para este mundo. Hubo muchas más bromas sobre acoso sexual. Se discutirá su gusto, pero Meyers habló sin tapujos, en la noche en que Hollywood decidió hablar sin tapujos.

La película dramática del año para la Hollywood Foreign Press es Tres anuncios en las afueras, dirigida por Martin McDonagh y con una poderosa Frances McDormand en el papel principal. El gran premio de la noche era prácticamente una moneda al aire. No había apuestas seguras. Las otras eran nada menos que Dunkerque, Llámame por tu nombre, La forma del agua y Los archivos del Pentágono. Cualquiera habría sido una justa ganadora.

Guillermo del Toro, con el Globo de Oro al mejor director.
Guillermo del Toro, con el Globo de Oro al mejor director. REUTERS

A pesar de no ganar el premio a la mejor película, Guillermo del Toro es el mejor director del año para la Hollywood Foreign Press Association, por La forma del agua. Es el tercer director mexicano en esta década en recoger este premio, tras Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu. Los otros dos alargaron su éxito hasta el Oscar en sus respectivos años. Se trata de un gran reconocimiento para el más radicalmente original de los tres grandes directores mexicanos que han lanzado el cine de ese país. La forma del agua es una personalísima fábula sobre una historia de amor entre una mujer y un monstruo acuático. El triunfo es de la imaginación más íntima de Del Toro. “Es muy bonito premiar la imaginación mexicana, un punto de vista único que llevamos”, dijo en la sala de prensa. “Hay que recordar al mundo que hay mucho que contar, y un contar muy mexicano”. La forma del agua ya es una película imprescindible este año.

En comedia, triunfó la aclamadísima Lady Bird, dirigida por Greta Gerwig, que cuenta la historia de una adolescente deseando romper con su familia y su Sacramento natal. Lady Bird es una de las películas mejor valoradas por la crítica popular (léase Rotten Tomatoes) en la historia. Su protagonista, Saoirse Ronan, ganó el premio a la mejor protagonista de comedia a la enorme Margot Robbie en Yo, Tonya, la otra gran competidora. Allison Janney fue premiada como secundaria en esa película por una terrorífica madre maltratadora. Fue el año de las mujeres también en la comedia.

El equipo de Lady Bird, con los premios a la mejor comedia y a la mejor actriz, Saoirse Ronan, a la derecha.
El equipo de Lady Bird, con los premios a la mejor comedia y a la mejor actriz, Saoirse Ronan, a la derecha. AFP

Este era un año de mujeres, tanto en los rostros como en las historias que más han brillado, pero merece mención especial James Franco. Después de dos décadas peleando en Hollywood, el malo de Spiderman se encuentra en un momento asombroso. Este domingo recogió un Globo de Oro como actor principal en una comedia, The Disaster Artist, que además dirige y produce. Franco es la estrella además de la última serie de David Simon para HBO, The deuce, en la que hace un doble papel y además dirige un par de capítulos. Si la suya es la mejor interpretación (frente a Daniel Kaluuya en Get out) puede ser discutible, pero no que es uno de los hombres del momento en Hollywood.

La mujer más famosa del espectáculo en Estados Unidos, Oprah Winfrey, recogió el premio Cecil B. De Mille a toda su carrera. Winfrey es una leyenda, no solo por haber triunfado como mujer sino como mujer negra. En un discurso sobrecogedor que vivirá durante años en YouTube, trazó un paralelismo entre el momento en que la comunidad negra decidió levantarse contra la discriminación institucionalizada y lo que está pasando en Hollywood con el movimiento Time is up y Me too.

“Durante demasiado tiempo a las mujeres no se las ha escuchado o no se las ha creído si se atrevían a decir la verdad al poder de los hombres, pero se ha acabado”, dijo Winfrey. “Quiero que todas las niñas que me están viendo hoy sepan que hay un nuevo día en el horizonte. Y cuando ese día finalmente amanezca, será gracias a muchas mujeres magníficas, muchas de ellas presentes aquí esta noche, y algunos hombres bastante fenomenales luchando duro por ser los líderes que nos lleven a una época en la que nadie tenga que decir ‘Yo también nunca más”.

En la categoría de actores de drama apenas había dudas sobre el triunfo de Gary Oldman por su poderoso Winston Churchill en El instante más oscuro. Oldman, uno de los actores más celebrados de su generación, nunca había recibido un gran premio de Hollywood. La verdadera competición de la noche estaba en la categoría de mujeres, donde triunfó Frances McDormand por Tres anuncios en las afueras. “Me suelo callar mi política”, dijo. “Pero ha sido divertido estar aquí esta noche y ver el cambio tectónico en nuestra industria”.

El fenómeno de Coco tuvo su primer gran reconocimiento de este año. La deliciosa fábula mexicana de Pixar fue premiada como mejor película de animación, aunque no se llevó el de mejor canción para Remember me, que es casi un personaje más. El director de Coco, Lee Unkrich, dijo en el escenario que la película “no existiría sin la gran gente de México y su tradición de Día de Muertos. Muchísimas gracias”, añadió en español.

Los premios a las actrices de televisión vinieron a replicar la elección que hicieron los Emmy hace unos meses. Los dos rostros femeninos del año en televisión son Elizabeth Moss y Nicole Kidman, que recogieron premios por El cuento de la criada y Big Little Lies, respectivamente. Laura Dern fue premiada como secundaria en Big Little lies. Se suma al grupo Rachel Brosnaham, a la que recordamos por House of Cards y que se levó el premio a mejor actriz de comedia por The Marvelous Ms. Maisel. La tendencia se repitió con Sterling K. Brown, celebrado por su papel en This is us.

El premio a la mejor serie fue también para El cuento de la criada, la distopia sobre mujeres esclavas basada en la novela de Margaret Atwood que ha relanzado la plataforma Hulu en Estados Unidos. Y la mejor miniserie es Big Little Lies. Estos son los premios que encumbraron a Transparent, The Crown o Atlanta. Este año, los Globos de Oro han roto con cierta tradición de descubrir por primera vez grandes series para el público, pero solo a medias. Nos dejan la recomendación de ver The Marvelous Ms. Masel (Amazon), premiada como mejor comedia de televisión. No suelen equivocarse.

Como siempre, los Globos de Oro apenas sirven de guía para saber quiénes llegarán a los Oscar con opciones de premio. La temporada de premios apenas empezó el domingo. Por primera vez en años, no hay una duelo entre dos claras favoritas. El sindicato de productores, por ejemplo, ha nominado nada menos que 11 películas para sus premios. Hay tantas apuestas distintas como publicaciones especializadas. Pero también como siempre, los Globos de Oro cumplieron su función de decirnos cuáles son las películas imprescindibles del año. Y esas son La forma del agua, Lady Bird y Tres anuncios en las afueras.

Más información