Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mujeres de las que se enamoró Juan Carmona

El artista ha unido poesía, música y danza para crear, al abrigo del flamenco, un homenaje a la Generación del 27 y una reivindicación de las autoras que la historia reciente ha silenciado

Juan Carmona estrena este miércoles '27 Flamenco'.
Juan Carmona estrena este miércoles '27 Flamenco'.

Juan Carmona dice que a ratos se ha sentido pequeño, muy muy pequeño. Y para, en un par de ocasiones, para recitar el Tristes guerras de Miguel Hernández. “Tristes guerras si no es amor la empresa. Tristes. Tristes. Tristes armas si no son las palabras. Tristes. Tristes. Tristes hombres si no mueren de amores. Tristes. Tristes”, y parece que lo gime con la voz ronca y la insistencia de su enamoramiento, “hasta el fondo”, de la Generación del 27; que tanto tuvo que ver con el flamenco de principios de siglo en una Granada que reivindicaba el flamenco de la mano de Manuel de Falla y Federico García Lorca. De los autores se enamoró primero, y de repente de ellas, de las mujeres de aquella estirpe que hasta hace relativamente poco seguían siendo apenas un renglón en alguna página, una nota al pie, un pie de foto.

Lleva cuatro años rumiando este proyecto, 27 Flamenco, que se estrena este miércoles en el Teatro de la Luz Philips Gran Vía de Madrid. Y llorando, llorando mucho: “Trabajar con los genios de la mejor generación cultural que este país ha dado da miedo. He estado cambiando detalles hasta última hora, necesitaba la perfección porque tiene que ser música a la altura de los mejores. Pues eso, que me he sentido mu chico”. Poesía, danza, música, luz e imágenes al abrigo del flamenco para homenajear a aquella generación y reivindicar a sus autoras. “Y crear un puente hacia lo que está por llegar dentro del género. Quiero ser el Sánchez Mejías de la nueva generación del flamenco”.

Parte de un ensayo de '27 Flamenco', al fondo, Juan Carmona.
Parte de un ensayo de '27 Flamenco', al fondo, Juan Carmona.

Carmona se refiere a aquella especie de padre que tuvo la Generación del 27 en el torero Ignacio Sánchez Mejías (Sevilla, 1891 - Madrid, 1934), mecenas, amigo y también escritor; y recuerda la noche de mediados de diciembre de aquel año, noche y año que dio nombre al grupo, en el cortijo Pino Montano —donde llegaron, desde la capital y en tren, Federico García Lorca, Rafael Alberti, José Bergamín, Juan Chabás, Jorge Guillén, Dámaso Alonso y Gerardo Diego—. Se celebraba el tercer centenario de la muerte de Góngora, los autores llevaban meses celebrándolo, el diestro era amigo del presidente del Ateneo y no vio mal que este hiciera la convocatoria oficial y él quien organizara el fin de fiesta en una finca del sur. Y así, con ese espíritu, Carmona quiere visibilizar a los que se fueron, por supuesto, pero también a los que llegan y a lo que llega.

“Vídeos, imágenes… hay una unión también con el audiovisual que hasta ahora no se ha hecho en el género. Y en ese mundo nuevo que hemos creado están cantaoras como Almaría y Ángela Bautista; cantaores como Rafita de Madrid y David de Jacoba. Son la nueva generación”. Está preocupado por el desconocimiento, la umbría en la que quedan las artes en el día a día, la falta de apoyo a todos los niveles a la cultura: “Si la gente leyera más, mirara más, escuchara más. Si la juventud conociera las historias que hay detrás de los poemas, si los patrocinadores no se dedicaran solo a entrar en el mundo del deporte, si el Gobierno no pusiera obstáculos…”.

Maruja Mallo en una calle de Madrid, en 1983.
Maruja Mallo en una calle de Madrid, en 1983.

El mundo sería distinto, sí. Pero por el momento es este. Carmona lo sabe y ha sido su bolsillo, y el de unos cuantos amigos, del que ha salido la financiación de este proyecto que ya se incrustó en la mente del cantaor cuando hincó voz y rodilla ante el recuerdo de Miguel Hernández, en 2013. Desde que se puso a escarbar en las biografías y lo publicado de aquella generación, hay dos cosas que le han levantado ampollas.

Una es el entramado de circunstancias de cada uno de los escritores y la forma en que las plasman; el dolor, la distancia, el confinamiento. “Las alegrías o las penas. En Altolaguirre es impresionante cómo se refleja el dolor; las Nanas de la cebolla, que son otras cuando conoces la historia… “. La otra, los nombres de Maruja Mallo, Josefina de la Torre, Concha Méndez o Ernestina de Champourcín: “Te quedas hecho polvo cuando ves la vida de estas mujeres, adelantadas a su época, inteligentes, brillantes… y silenciadas. Necesitaba hacer algo”. Así entraron las mujeres en el espectáculo de Carmona, y en su vida.

“Nada en mi carrera ha sido tan enriquecedor ni tan importante ni que me haya completado más que conocer a fondo esta Generación”. No sabe si ganará o perderá y le da igual; mientras dice que solo de recordar ciertos versos la piel se le pone “de gallina”, asegura que se da por contento si ayuda a que a difundir las letras, las historias y los nombres de una generación que aunque no ha sido la más perjudicada entre las víctimas de la historia, siempre, según el cantaor, merece más. “Hablo de estos poetas y en general del arte. Cualquier cosa que no sea leer, aprender, conocer… Todo lo que no sea eso, es dejar una herencia muy fea a nuestros hijos. Una losa".

'27 Flamenco'

Dirección musical: Juan Carmona.

Coreografía y Dirección de Escena: Anna López Infante y Carlos López Infante.

Cantaores: Almaría, Ángela Bautista, Tere Bautista, David de Jacoba, Rafita de Madrid y Saúl Quirós.

Bailaores: Anna López Infante Annita, Mónica Guerrero, Chey Jurado y Cristian González.

Músicos: Carlos de Jacoba, Antonio Ramos Maca, Jorge Fernández, José María Cortina y Lucky Losada.

A partir del miércoles 20 de septiembre, 15 únicas funciones el Teatro de la Luz Philips Gran Vía (Madrid).

Más información