Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El México más negro vuelve al cine con ‘El complot mongol’

Sebastián del Amo inicia el rodaje de la adaptación cinematográfica de la novela de Rafael Bernal

El elenco de 'El complot mongol', de Sebastián del Amo.
El elenco de 'El complot mongol', de Sebastián del Amo.

Una novela principal en México. Un relato pionero del género negro ambientado en la capital del país norteamericano. Un hito reconocido internacionalmente de Rafael Bernal. Estas son algunas de las reseñas que ha recibido El complot mongol, publicada en 1969. A estas, y a otras muchas más, ha decidido enfrentarse el director de cine mexicano Sebastián del Amo, quien ha iniciado esta semana el rodaje de su próxima película en la Ciudad de México, una adaptación de título homónimo de la obra de su compatriota. No está solo: lo hace acompañado de un gran elenco, conformado por uno de los actores latinoamericanos más taquilleros, Eugenio Derbez; el gran ídolo mexicano Xavier López, más conocido por su personaje de Chabelo; la actriz uruguaya Bárbara Mori, protagonista de la telenovela Rubí; y el reconocido Damián Alcázar.

La novela y la película están ambientadas en la capital mexicana de la década de los sesenta. Son los años crudos de la Guerra Fría y el detective Filberto García (Alcázar) recibirá el encargo de un político corrupto (Derbez) de desbaratar un plan que pretende acabar con el presidente de Estados Unidos en su próxima visita al país latinoamericano. Para salpimentar el cóctel de intriga, donde no hay narcos, pero sí fumaderos de opio, estarán el agente de la KGB (Iván M. Laski) y la chica, en esta ocasión chino-mexicana (Mori). Este enredo se puso de actualidad en España después de que Íñigo Errejón, ex número dos de Podemos y diputado de la formación morada recomendara este verano la lectura de la novela policiaca: "Cuenta con maestría unos años convulsos y decisivos para América Latina".

Después del "agradable tropiezo" que significó para Del Amo Cantinflas (2014), el cineasta se lanza a esta adaptación cinematográfica de la obra de Bernal porque desde que la leyó, aún adolescente, le pareció una gran novela y pensó que podría ser "una gran película". Ahora, con unos modestos 25 millones de pesos (112.000 dólares) para una producción de tal calibre, con tales intérpretes y una ambientación de época, pretende "llevar al cine a gente que normalmente no iría a ver este tipo de película". Una gran apuesta por la taquilla, con el riesgo de decepcionar a la critica.

La obra y su adaptación tienen grandes ecos del presente. El político corrupto que interpreta Derbez "no era muy diferente de los de ahora; de hecho, es igualito", describió el actor en una conferencia de prensa en el Club de Periodistas de México, donde acaba de empezar el rodaje de El complot mongol. Esta no es la primera adaptación cinematográfica de la novela de Bernal –ya en 1977, el director de cine Antonio Eceiza se atrevió con ella, pero la relación actual de México con EE UU hace la trama aún más enigmática.

Para Xavier López, interpretar un papel distinto del de Chabelo es una oportunidad. No obstante, aseguró que si dejara el papel que le convirtió en un icono, "sería muy ingrato". Damián Alcázar, por su parte, criticó a aquellos que no hayan leído la novela de Bernal, la que ha calificado de "extraordinaria": "Están reprobados [suspensos]".

Queda saber si en la película Alcázar, en el papel del detective, dirá tantas veces pinche como Filiberto García hace en el libro. Por ahora lo que más les tiene en vela, al director, a los actores y a los periodistas, es si la filmación de la película Godzilla: King of Monster en el centro histórico de la Ciudad de México afectará a la grabación de El complot mongol: "Esperamos que no", sonríe Del Amo.

Más información