Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Franco ordenó el bombardeo de Gernika, no hay duda”

El Investigador y escritor, Xabier Irujo, certifica que había órdenes concretas de no bombardear centros urbanos sin autorización del Caudillo

El investigador y escritor, Xabier Irujo, en Bilbao.
El investigador y escritor, Xabier Irujo, en Bilbao.

Xabier Irujo, (Caracas, 1967), autor del libro Gernika, 26 de abril de 1937 sostiene que el debate histórico sobre la autoría o no de Franco en el bombardeo de la villa ya no se sostiene. Fue una decisión suya como la de bombardear cualquier núcleo urbano de España. El director del Centro de Estudios Vascos de la Universidad de Nevada, en Estados Unidos, demuestra, además, que el bombardeo, lejos de ser una operación de destrucción indiscriminada contra todo el núcleo urbano, discriminó con precisión quirúrgica las dos fábricas de armas que siguieron operando desde el día siguiente del bombardeo. Infraestructuras básicas como ferrocarril y un puente, las villas de los más pudientes, y el Árbol de Gernika quedaron intactas. Esto último para satisfacer a los carlistas que protestaron tras el bombardeo de Durango

Reproducción sobre baldosas del Guernica.
Reproducción sobre baldosas del Guernica.

Pregunta: ¿Franco ordenó o no el bombardeo de Gernika?

Respuesta: No hay polémica a nivel historiográfico. Lo que hay es la pasión por la ignorancia. Una pasión que suscita este caso y que no debería tener ninguna ramificación política. En el caso de la orden o no de Franco, sabemos que existía una orden sin paliativos de que ningún núcleo urbano fuera bombardeado sin consentimiento expreso del Cuartel General. Obviamente en el Cuartel General no firmaba nadie. De los 2.200 bombardeos que he registrado en suelo vasco, no hay una sola orden firmada. En Mallorca se bombardeó un puerto y al responsable le llamaron al orden. Fíjate como era la cosa que este mismo militar solicitó autorización para bombardear Málaga y como no lo hizo, pidió al Cartel General autorización para no bombardearlo. No puede haber debate historiográfico sobre quién ordenó bombardear Gernika, fue Franco.

P. ¿Es cierto que la aviación alemana entrenó para Gernika con el bombardeo de Albacete?

R. Todo era un entrenamiento. Richthofen, que asumió el mando como Jefe del Estado Mayor de la Legión Cóndor en la Guerra Civil Española, estuvo varios meses en Italia, estudiando de las estrategias de los bombarderos italianos. Su función era prepararse, como decían en toda su correspondencia, "para la próxima guerra". Albacete fue un experimento y en el caso de Gernika es un experimento quirúrgico de laboratorio.

P. Usted describe cómo planificaron el ataque con diferentes aviones, bombas y ametrallamientos contra la población

R. El objetivo era aniquilar a todo un pueblo, Gernika, y además fríamente. La combinación y coordinación en cuatro fases con siete diferentes unidades de aviones que salían de Burgos, de Vitoria y de Soria, que actuaron con diferencias de minutos y utilizando diferentes tipos de bombas y armamentos, con ametrallamientos a diferentes alturas requirió de una planificación impresionante. Desde el Cuartel General, hasta Mola, pasando por el entonces Jefe del Aire, Alfredo Kindelan, y los responsables de las otras dos unidades aéreas que participaron además de la que dirigía Richthofen, la italiana y la española.

P. Tres horas y veinte minutos de bombardeos masivos, con cinco fases diferentes y sin embargo, se mantuvieron en pie ciertas infraestructuras.

R. No se tocan las dos fábricas de armas, ni las vías, ni el puente que después dijeron que era el objetivo de la operación, pero tampoco tocaron las villas de los más pudientes, ni el Árbol de Gernika. Destruyeron lo que planificaron milimétricamente pese a que lanzaron entre 31 y 47 toneladas de proyectiles explosivos e incendiarios en mucho menos de un kilómetro cuadrado, 0,13 en concreto, y dejaron intacto lo que les interesaba.

P. En el libro explica que los bombarderos daban hasta dos pasadas...

R. Los Junkers 52 son los que efectúan el bombardeo pesado. Tenían unos depósitos en los que cabían hasta 1.800 kilos de bombas, pero ese modelo de avión podría llevar hasta 3.000 kilos de carga. Richsthofen ordenó meter cajas de armas incendiarias en los pasillos para ser lanzadas a mano desde las puertas. Por eso hicieron dos pasadas. Primero lanzaban unas y después como podían las otras, a mano. Eran tres escuadrillas de al menos siete aviones cada una.

P. En Gernika ese día había miles de personas entre refugiados, vecinos y visitantes que llegaban al mercado.

R. Por eso parece un milagro que solo murieran 1.654 personas el día del bombardeo y los siguientes, más los 450 que estaban en el refugio del centro, de los más de 10.000 civiles que había en el pueblo ese día. Pero claro, mucha gente muere durante los bombardeos y se queda bajo los escombros y Gernika no se empezó a desescombrar hasta tres años después, en diciembre del 1939, cuando Franco adopta a esta y otras localidades para su recuperación. Solo se habían limpiado las calles. El desescombro no se finalizó hasta diciembre de 1941. Se retiraron 60.000 metros cúbicos de escombro y no se encontró ni un solo cuerpo. Nunca sabremos cuantos murieron, pero al menos 2.000 personas no hay ninguna duda.

P. El Parlamento y el presidente alemanes ya lo hicieron hace años. ¿Tiene que pedir perdón alguien más a los ciudadanos de Gernika por esa matanza?

R. El Gobierno español y el italiano tienen que hacerlo aunque no guarden ninguna relación con aquellos regímenes. La Alemania que pidió perdón nada tenía que ver con el régimen de Hitler, pero sentó un precedente. Y el Gobierno español podría hacerlo para evitar que en el futuro se hagan este tipo de cosas. ¿Por qué no? Es bueno hacerlo de forma natural. Es una cuestión de Justicia que se haga. La negación alimenta muchas cosas negativas.

P. El bombardeó no coincidió con el cumpleaños de Hitler por unos días...

R. Les venía muy bien la fecha a los militares para subir en el escalafón. El 20 de abril la legión Cóndor no pudo bombardear Gernika por el tiempo, pero los peores bombardeos, los más densos, se produjeron, en la Segunda Guerra Mundial, los días 19 y 20 de abril. Curiosamente los británicos también se fijan en la fecha y cuando deciden bombardear Berlín lo hicieron un 20 de abril. Esa fecha no solo era el cumpleaños de Hitler, sino del Partido Nazi. Los británicos también utilizaron la fecha de la coronación de la Reina, el 12 de mayo, para hacer bombardeos masivos.

P. Cómo eran políticamente los ciudadanos de Gernika.

R. Sobre todo conservadores, nacionalistas y carlistas. El socialismo apenas si tenía arraigo. Pero en Gernika murieron las personas más allá de su ideología. Cualquier interpretación de otro tipo es una barbaridad. Decir que esto fue o no un crimen porque murieron o franquistas o nacionalistas es una auténtica barbaridad. Pero es cierto que tras el bombardeo de Durango protestaron los carlistas y eso era un problema grave para Mola y Solchaga.  Cuando se bombardea Gernika se tiene mucho cuidado en no bombardear el Árbol por la significación que tenía para los carlistas navarros.

Más información