Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Feria del Libro de Buenos Aires, un antídoto contra la caída de las ventas

Dos Nobel de Literatura y más de 100 invitados internacionales en el mayor evento literario del Cono Sur

Argentina es un país de tradición literaria. Quién ame los libros no encontrará una ciudad más acogedora que Buenos Aires, con sus grandes librerías en la calle Corrientes o pequeños templos de culto a las letras desparramados por Palermo, el barrio donde nació Jorge Luis Borges. No hay sitio de la capital que no tenga un pequeño espacio donde refugiarse entre bibliotecas atestadas de novedades o ejemplares de segunda mano. Este espíritu tiene cada año su gran evento, con más de 100 invitados internacionales, 1.200 eventos y un millón de visitantes. La Feria del Libro de Buenos Aires arrancó este jueves con las palabras de la escritora argentina Luisa Valenzuela. Estará abierta hasta el 15 de mayo, día en que se podrá decir, como cada año, que fue un éxito. El balance ocultará, sin embargo, que la crisis económica golpea duro a la venta de libros en un país de lectores: en 2016 las editoriales imprimieron 20 millones menos que en 2015 y 60 millones menos que en 2014.

Esa crisis llegó de lleno al acto de inauguración de la Feria del Libro, dominado por la polémica entre el ministro de Cultura, Pablo Avelluto, que viene del mundo edorial, y el director de la Fundación El Libro, Martín Gremmelspacher, que trasladó la enorme preocupación del sector. "Estamos en una situación de mera supervivencia. Es una de las situaciones más delicadas de la historia de esta idustria", sentenció señalando al ministro. Y Avelluto, que subió después al estrado, le contestó indignado: "Yo conozco esta industria, y esta no es la peor crisis de la historia. Hemos vivido hiperinflaciones, dictaduras, el tequila, el corralito, y siempre hemos salido adelante". sentenció después de reivindicar que las cosas poco a poco está mejorando. La escritora Luisa Valenzuela, encargada de hacer el discurso inaugural, utilizó un tono irónico para criticar la situación económica y política en Argentina y en "el mundo de la postverdad". "Propongo que recuperemos nuestro papel de intelectuales", reclamó a sus colegas, "que no es aquel que se propone resolver un problema sino quien puede plantearlo correctamente". Y reivindicó la lectura: "En tiempos tan poco solidarios, la lectura genera empatía. La literatura debe echar luz sobre los lugares que se tratan de mantener a oscuras en tiempos de la postverdad", remató. Fue la más aplaudida de la noche.

La caída de las ventas de los libros derivada de la crisis argentina es fuerte pero no impacta a todos de la misma forma. Los grandes grupos editoriales, como Penguin Random House o Planeta registraron bajadas de 1,5% y 11%, respectivamente. Para las pequeñas y medianas, concentradas en obras de autor de tiradas chicas y poco comerciales, las ventas se derrumbaron el año pasado “entre 15 y 20%”, dijo Diana Segovia, gerente de la Cámara Argentina del Libro (CAL), donde se agrupan unas 500 editoriales. La tendencia para 2017 es desalentadora, en línea con los datos de la economía, que no acompañan. “La caída del consumo no es sólo de libros, hay muchos rubros con caídas similares. Es una cuestión macro que impacta más en el libro porque los bienes culturales son lo primero que se corta”, dice Segovia.

Se vende menos, pero se edita la misma cantidad de títulos. Esa es una de las particularidades del mercado argentino. Más de 28.000 novedades en 2016, el 40% de ellas literarias, dan cuenta de un impulso que no se detiene. La estrategia ha sido, entonces, disminuir las tiradas. “La media bajó de 3.000 a impresiones de entre 2.000 y 2.500. Hay una tendencia a sacar tiradas incluso de 1.000 unidades con impresión digital, que es más barata, y ver cómo van las ventas. Se imprime a demanda”, explica Segovia. Entre los grandes grupos la tendencia es similar, pero el volumen de títulos editados y “los tanques”, como llaman a los autores récord, compensan lo que pueda no funcionar.

“Las editoriales grandes vendemos siempre. Es casi imposible que no te guste algo, el 99% de los premio Nobel son nuestros y también tenemos Cincuenta sombras de Grey. Nuestro abanico o el de Planeta es muy amplio”, dice Florencia Ure, gerente de Comunicación de Penguin Random House, que ha perdido 1.5% de su volumen de salida en librerías. La caída de ventas de Planeta fue de 11%, pese a que hoy tiene el libro más vendido del mercado, Descubriendo el Cerebro, un libro de neurociencia para niños de Facundo Manes. “El problema es que ha bajado la cantidad de público que compra en librerías”, explica Sebastián Ansaldi, director de Comunicación de Planeta.

La Feria del Libro es entonces una oportunidad para revertir los efectos de la crisis, aunque las editoriales prevén que será más una vidriera de productos y autores que un fenómeno de ventas. “Nosotros vemos a la Feria como una plataforma de posicionamiento de autores, de colecciones y novedades”, dice Ansaldi. Para Ure, “hay gente que va a la Feria del Libro como el acto cultural del año, como pueden ir a ver a Julio Bocca en el Obelisco, pero la realidad es que no es un público que consuma cultura. Y eso es lo que tiene la feria, se abre a un público que no es de librería”. “En la Feria se puede vender mejor, pero la feria para las editoriales es el espacio de vínculo con el lector”, coincide Segovia.

Las apuestas de la Feria, que este año celebra su edición 43, son los clásicos de siempre, como los Nobel Mario Vargas Llosa y J.M. Coetzee, y referentes locales como Eduardo Sacheri a Claudia Piñeiro. Desde España vendrán Almudena Grandes, Arturo Pérez-Reverte y Javier Cercas. Se podrá participar de una maratón de lectura de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez, que este año cumple 50 años de su publicación, en Buenos Aires. Y habrá, además, algunas novedades seductoras para el público más joven. Desde Los Ángeles, ciudad invitada, llegarán guionistas de cine y televisión, además de booktubers, bookstagrammers y bloggers, a cargo de la difusión de la literatura en las redes sociales. Allí estará la gran apuesta.

Más información