Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vía diplomática que abrió la cultura

En el 40 aniversario del restablecimiento de relaciones entre España y México, una exposición y varias charlas reivindican el papel cultural de los exiliados

De izquierda a derecha: Pablo Raphael de la Madrid, Enrique Iglesias, Roberta Lajous, Santiago Miralles, Juan Manuel Bonet, José Carreño Carlón y Darío Villanueva.
De izquierda a derecha: Pablo Raphael de la Madrid, Enrique Iglesias, Roberta Lajous, Santiago Miralles, Juan Manuel Bonet, José Carreño Carlón y Darío Villanueva.

Con motivo de la celebración del 40 aniversario del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre México y España, Casa de América en Madrid dedicó el día de ayer a la cultura. Primero, con la inauguración de una exposición de arte popular contemporáneo mexicano y, después, con una mesa redonda entre José Carreño Carlón, Director General del Fondo de Cultura Económica, y Juan Manuel Bonet, Director del Instituto Cervantes, sobre el futuro de las relaciones y el trasvase cultural entre ambos países.

La sala Frida Kahlo de Casa América es desde ayer refugio de 64 piezas contemporáneas firmadas por artesanos como Elizabeth Guillén, Salvador Bacao Valentín Enríquez. Piezas “hijas de un mestizaje que significa artesanía. Una mezcla de técnicas prehispánicas y actuales, que explican el México de hoy”, en palabras de la embajadora mexicana en España, Roberta Lajous. Tras ella, un multicolor alebrije con forma de dragón enfurecido; a su alrededor jarras, jubones, bordados y tallas de madera. La exposición, que indaga en el periodo posrevolucionario que buscaba generar entre los mexicanos una identidad como pueblo, podrá visitarse hasta el próximo 15 de mayo.

“Enfrentamos un futuro de hostilidad a nuestro mundo en español”, explicó en la posterior mesa redonda José Carreño Carlón, director del Fondo de Cultura Económica. Se refería, claro, al hostigamiento al español y a los migrantes mexicanos impulsado por la administración de Donald Trump en Estados Unidos. “Un futuro que no escogimos, pero que tenemos que enfrentar”, expuso.

“Enfrentamos un futuro de hostilidad a nuestro mundo en español”, dice José Carreño Carlón, director del Fondo de Cultura Económica

“¿Contra eso qué podemos hacer?” Se preguntaba Juan Manuel Bonet, director del Instituto Cervantes. “Pues trabajar en positivo en lo nuestro, la lengua y la cultura que compartimos”, sentenció, antes de glosar a los artistas e intelectuales exiliados en México desde la Guerra Civil. México, que nunca reconoció al régimen de Franco, acogió hasta 1942 a más de 25.000 exiliados españoles. No hubo pues relaciones formales entre los dos países, “pero sí un trasvase cultural importantísimo”, explicó Bonet, que recordó a escritores como Max Aub o Luis Cernuda, cineastas como Luis Buñuel, pintores como Ramón Gaya o José Moreno Villa y arquitectos como Félix Candela, que encontraron refugio en México refugio y no dejaron extinguirse la llama que unía a los dos países. “Esa relación cultural abrió un camino”, dijo Carreño. “Un camino, que se concretó con el restablecimiento de las relaciones”, hace ahora 40 años” hace ahora 40 años.

Una de las obras, de César Jiménez.
Una de las obras, de César Jiménez.

El acto se cerró con la intervención de Fernando García Casas, Secretario de Estado para Iberoamérica, y la embajadora Roberta Lajous, que hablaron sobre las relaciones económicas y comerciales (“un win win, un enriquecimiento mutuo”, aseguró García Casas; “Un éxito que empezó de cero hace cuatro décadas”, terció Lajous) donde también se volvió sobre el exilio. “Una contribución intelectual importantísima para equilibrar un México que quizá se había vuelto demasiado hacia lo indígena, y quería borrar todo rastro de lo español”, aseguró la embajadora, en referencia al cambio surgido tras el exilio, y al<NO>país surgido tras el exilio. Un México que “hoy luce con orgullo el mestizaje como una de sus más profundas señas de identidad”.

“Frente a los intentos monocolores o de instaurar un monolítico orden mundial, ha de primar la evolución del derecho de las gentes y el fomento de la cultura”, cerró García Casas, que repitió los versos que el poeta Pedro Garfías escribió en 1939, en el barco camino al exilio en Veracruz: “Con España presente en el recuerdo, con México presente en la esperanza”.