Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México honra a Cervantes

Un programa con el Festival Cervantino de núcleo celebra los 400 años de su muerte

Jorge Volpi, director del Festival Cervantino.
Jorge Volpi, director del Festival Cervantino.

Además de autor del libro más importante de la lengua española, además de soldado en la batalla de Lepanto y además de tullido de la zurda por un arcabuzazo, Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616) fue un emigrante frustrado. "Pide y suplica humildemente", se lee en su petición, conservada en el Archivo General de Indias, "cuanto puede a V. M. sea servido de hacerle merced de un oficio en las Indias, de los tres o cuatro que al presente están vacíos, que es el uno la Contaduría del Nuevo Reyno de Granada, o la Gobernación de la Provincia de Soconusco, en Guatemala, o Contador de las galeras de Cartagena, o Corregidor de la ciudad de La Paz".

Con cualquier de ellos se hubiera quedado feliz. Pero su solicitud fue desechada. Este miércoles en una librería de la Ciudad de México, en un día que amaneció soleado y que luego soltó un pedrerío de granizo, después de comprarse de oferta un CD del Orlando de Händel y antes de arrancarse a desgranar el ingente programa que ha ayudado a articular, Jorge Volpi recordaba ese detalle de la vida del autor del Quijote como si el homenaje que viene de México al escritor castellano remendase poéticamente aquella injusticia: "Siempre quiso venir a la Nueva España y nunca se le autorizó".

En el 400 aniversario de su muerte, la Secretaría de Cultura de México ha organizado el programa de conmemoración Cervantes 400, del 23 de abril, fecha del entierro del novelista, a finales de octubre, cuando el Festival Cervantino le pondrá colofón. En siete meses 1.500 actividades por todo México, con la capital, Ciudad de México, y sobre todo Guanajuato, sede del Festival (30 de septiembre-23 de octubre), como principales núcleos de actividades. Honor a un hombre que no pudo cruzar el Atlántico pero, como dice Volpi, "fue capaz de crear uno de los personajes más universales de la literatura".

Guanajuato, con su Festival Cervantino, no es un lugar al azar para concentrar el homenaje. “En Guanajuato está la tumba de don Quijote”, afirma Volpi. Entiéndase: “Hace unos años se hizo una tumba y en una ceremonia solemne se enterró ahí una edición del Quijote hecha en Guanajuato”. Declarada en 2005 por la Unesco capital cervantina de América, esta antigua ciudad minera del centro de México echó a andar su festival en 1972 aprovechando la tradición que dos décadas atrás había impulsado el abogado y dramaturgo autodidacta Enrique Ruelas de representar los Entremeses cervantinos por las calles de esta belleza colonial.

El Cervantino tocará a Cervantes por todos los lados: se revisitará su obra de teatro completa, día a día habrá una lectura dramatizada del Quijote a cargo del público, habrá óperas, música de la época del Manco de Lepanto, danza, artes plásticas e incluso un concurso de rap cervantino, organizado con el Festival de Almagro y con el diario EL PAÍS. Participarán tres premios Cervantes: Elena Poniatowska, Fernando del Paso y Jorge Edwards, y conferencistas como Antonio Muñoz Molina, Enrique Krauze y Álvaro Pombo.