Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pases imposibles y datos mentirosos en el fraude de las subvenciones

Inspectores de Cultura detectaron en una cadena de cines un “incremento extraordinario” de público en ‘Holmes & Watson’ de Garci, antes de constatar que ni se había proyectado

Fotograma de 'Holmes & Watson. Madrid Days', de José Luis Garci.

Los inspectores del Ministerio de Cultura que dieron pie a la investigación judicial del fraude en las subvenciones a películas españolas descubrieron en 2012 que al menos 16 salas de nueve multicines españoles de la cadena AbacoCine-Cinebox habían incurrido en irregularidades. Los responsables de esas salas anunciaron durante semanas pases imposibles de la película La montaña rusa, dirigida por Emilio Martínez-Lázaro, producida por Enrique Cerezo y distribuida por Altaclassic, S. L. Es decir, que “hubo solapamiento de horarios en esta y otras proyecciones”, de lo que infieren que eran falsos los datos elevados al Ministerio de Cultura para alcanzar los 60.000 espectadores que dan derecho a subvenciones.

El informe remitido por Cultura a la Fiscalía de Madrid, que hasta el momento ha derivado en cuatro investigaciones judiciales, muestra la imposibilidad de que La montaña rusa, de 110 minutos de duración, se hubiese proyectado “durante 48 días” seguidos en las franjas horarias que anunció, por ejemplo, la sala Abaco de San Fernando (Cádiz). Los inspectores lo explican: “Este cine declaró que, entre el 13 de abril y el 31 de mayo de 2012 (48 días seguidos) había proyectado La montaña rusa a las 21.20”. Cultura no se lo cree porque en la cartelera de esos días se proyectaron películas anteriores y posteriores que hacían inviable esa secuencia de exhibición del filme.

Las salas están obligadas a facilitar a Cultura cifras certeras de espectadores, pues de su volumen dependen en buena medida las subvenciones (de hasta 1,5 millones). Y tienen una semana para hacerlo. Como no encajaban los datos facilitados por Abacocine, Cultura envió a sus inspectores al multicine de esta compañía en Cuenca. Tampoco allí cuadraban los datos. Comprobaron que la cifra de espectadores declarada respecto a La montaña rusa en la sala 1 durante los días 13, 14, 15, 17, 18 y 19 de mayo de 2012 fue de 18, 33, 42, 19, 0 y 0 entradas, respectivamente. Pero lo llamativo surgió a continuación: “A partir del día 20 de mayo (en la misma sala 1), todas las proyecciones se solapan con la anterior o posterior (…). Existe una imposibilidad cronológica de que la película Los juegos del hambre, que dura 142 minutos y Marvel, los vengadores, que dura 145, o la propia La montaña rusa, que dura 110, se solapen con la siguiente sesión declarada”. Es decir, que no era posible proyectar a las 22.20 Los juegos del hambre y que La montaña rusa lo fuera a las 23.30 en la misma sala, cuando la primera dura 142 minutos.

Otra película inspeccionada es Holmes & Watson. Madrid Days (129 minutos, dirigida por José Luis Garci y distribuida por Alta Classics primero y por World Line Cinema después). La exhibió la misma cadena, Abacocine. En sus informes, los inspectores de Cultura aluden a una noticia de prensa del 23 de octubre de 2012 que indicaba que “en su séptima semana en cartel Holmes & Watson. Madrid Days, de Garci, había vendido 29.666 entradas merced a las 7.414 despachadas entre los días 19 y 21”.

Películas ‘invisibles’

En la base de datos de Rentrak, a la que las salas deben enviar los datos oficiales, los inspectores constataron que el filme figuraba como proyectado los días 19 a 21 de octubre en 22 multicines de esta cadena. Lo siguiente que hicieron fue buscar las carteleras de los periódicos de esas fechas y esos cines. Y se llevaron otra sorpresa: la citada película no figuraba en la cartelera de los diarios. También les resultó llamativo que a partir del 17 de octubre de 2012 la película cambió de distribuidora y la cifra de espectadores pasó de 196 en la semana del 8 al 14 de octubre con Alta Classics, a 8.168 en la del 15 al 21 del mismo mes con World Line Cinema.

investigacion@elpais.es

Conclusiones del informe de Cultura

El informe que el Ministerio de Cultura remitió al fiscal exponiendo el fraude en numerosas películas españolas concluye que los hechos pueden constituir “falseamiento o manipulación de datos” catalogables “como infracciones administrativas muy graves”. Y, si bien inicialmente quien falsea es la sala que exhibe el filme, hay indicios de “prácticas, previsiblemente acordadas o concertadas entre exhibidores, distribuidores y productores”. Cultura mandó su informe a la fiscalía porque, señala, este departamento “no puede llegar más allá” del ámbito administrativo “ni obtener pruebas que pudieran corroborar los ilícitos penales” cometidos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información