Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘pop-art’ de Andy Warhol, oculto en unos disquetes

El museo del artista en Pittsburgh anuncia el hallazgo de varias creaciones que realizó en el ordenador por encargo de Commodore

Una de las obras de Warhol hallada en unos disquetes e inspirada en 'El nacimiento de Venus', de Botticelli.
Una de las obras de Warhol hallada en unos disquetes e inspirada en 'El nacimiento de Venus', de Botticelli.

En 1985 la compañía Commodore International encargó a Andy Warhol unas obras que demostraran las capacidades artísticas de sus ordenadores Amiga. Y el creador respondió a su manera, con unas piezas sorprendentes. Las obras, sin embargo, permanecieron escondidas en unos disquetes hasta que hoy el museo Andy Warhol de Pittsburgh dio a conocer el hallazgo que se encontró en sus archivos.

El descubrimiento se debe a un equipo informático procedente de la Universidad Carnegie Mellon (CMU, en su sigla inglés) y del estudio creativo Frank Ratchye, que trabajó sobre todo en el proceso de recuperación de las obras, complicado por el soporte obsoleto que las contenía. Finalmente, resultó que los disquetes atesoraban desde una versión warholiana y pixelosa de El nacimiento de Venus de Botticelli hasta una adaptación a los ordenadores de aquel entonces del mítico bote de Sopa Campbell, uno de los iconos creativos del artista, pasando por una imagen de Marylin Monroe.

'Campbell’s', una obra de Warhol de 1985.
'Campbell’s', una obra de Warhol de 1985.

El proyecto arrancó después de que el artista Cory Arcangel descubriera un vídeo en YouTube en el que Warhol promocionaba el lanzamiento de un nuevo modelo de Amiga (el 1000). Tras una visita de Arcangel a Pittsburgh, se puso en contacto con Tina Kukielski, comisaria de la exposición Maestros, en el museo Carnegie. En busca de respuestas, el dúo acabó hablando primero con  el estudio Frank Ratchye y luego con la CMU. A partir de ahí, Arcangel y Kukielski acudieron al responsable de los archivos del museo de Warhol, Matt Wrbican, pidiéndole que se investigaran los disquetes almacenados en el centro.

El museo también posee una carta con anotaciones a mano del mánager de Warhol, Fred Huges, quien se encargó del contrato entre el artista y Commodore, según el propio centro. “Podemos solo imaginar cómo [Warhol] habría explorado y explotado las tecnologías que hoy en día son tan omnipresentes”, defiende en el mismo documento Wrbican. Y el director del museo Warhol de Pittsburgh, Eric Shiner, afirma que el creador "no tenía límites para su trabajo artístico. Estas imágenes creadas por ordenador subrayan su espíritu de experimentación y su voluntad de abrazar nuevos medios".