Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Y el cine, el teatro y la música... ¿Qué?

La decisión del Gobierno de reducir el IVA del arte deja atónitos al resto de sectores culturales

Intérpretes y productores celebran la medida, pero exigen a Hacienda un trato equitativo

El Teatro Cervantes de Alcalá de Henares, vacío. Ampliar foto
El Teatro Cervantes de Alcalá de Henares, vacío.

La reducción por sorpresa del IVA en el arte del 21% al 10%, anunciada hoy por el Consejo de Ministros, ha dejado atónitos al mundo del teatro, la música y el cine. ¿Por qué nosotros no? Por supuesto que se alegran de la buena noticia para el mercado del arte, pero se preguntan las razones de su exclusión en esta primera rectificación del Gobierno de Mariano Rajoy de la medida tomada en septiembre de 2012, y que ha provocado un debacle en las industrias culturales.

Daniel Martínez, presidente de la Federación Estatal de Empresas de Teatro y Danza (FAETEDA), acoge la decisión del Gobierno con una doble sensación. “Estamos muy contentos de que al menos a un sector como es el del arte se le rebaje el IVA, y confío en que sea una señal positiva, un movimiento esperanzador para que se amplíe al resto de los sectores culturales”, explica Martínez. Para él, el argumento ofrecido por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría de que la medida adoptada acerca el tipo de IVA cultural español al resto de los países europeos de nuestro entorno —la media del IVA cultural es de un 7%— es una novedad positiva que nunca hasta ahora había sido señalada por los responsables del Gobierno. “Espero que, a partir de ahora, se vaya dosificando la reducción del IVA al resto de los sectores afectados. Nosotros tenemos paciencia, pero no podremos aguantar mucho más”, añade Martínez. Según el último estudio de FAETEDA, el impacto en el incremento del IVA en las artes escénicas en el primer año de su aplicación (de septiembre de 2012 a agosto de 2013) ha sido devastador. La recaudación en ese espacio de tiempo ha sido un 26,04% inferior que en el mismo periodo del año anterior.

En las dos reuniones mantenidas el jueves por Cristóbal Montoro con los sectores del cine —por un lado la Academia de Cine y por otro los productores audiovisuales— en ningún momento dejó caer que 24 horas después el Gobierno anunciaría la rebaja del IVA para las artes plásticas. Fueron las exenciones fiscales y los pagos pendientes a las productoras las que protagonizaron ambos encuentros. Sin embargo, Montoro sí sacó el tema del IVA en la reunión con el sector de la producción, algo que para el presidente de la FAPAE, Ramón Colom, fue esperanzador. “Siempre intento tener una visión lo más ajustada posible de las cosas que suceden y no creo que haya ningún ministro de Hacienda a quien le guste subir los impuestos, porque saben que se contrae el consumo. En la reunión de ayer, llegué a la conclusión de que en un plazo más o menos corto, y en cuanto las cuentas presupuestarias lo permitan, se acometerá la reducción del IVA en el cine”, ha señalado Colom a este periódico, no sin antes mostrar la importancia de la rebaja en el arte. “Aunque nosotros seamos los últimos, es importante para todos. Mi impresión es que de todos los afectados por la subida del IVA cultural el más perjudicado había sido el mundo del arte, y es justo que sean los primeros en volver al tipo reducido. No es lo mismo pagar un 21% de siete euros que de una obra de arte de unos 70.000 euros”.

Los intérpretes, agrupados en la Unión de Actores, se mostraron menos compresivos con la política del titular de Hacienda, y en un comunicado mostraron su indignación por la política fiscal “suicida” de este gobierno que “vuelve a dejar pasar una oportunidad de solventar uno de los errores fiscales más grandes que ha cometido, el de grabar todo el sector cultural con un IVA del 21%”. “Todo el mundo entiende que esta medida se adelanta por la proximidad de ARCO y su importancia para la llamada marca España, lástima que este gobierno siga pensando en la cultura como evento puntual y no como tejido social. Es necesaria una política cultural coherente y continua en el día a día de todas las artes, una política fiscal que permita la producción y desarrollo cultural en los pueblos y ciudades del país independientemente de los grandes eventos, que sin el tejido cultural son imposibles", aseguran los actores, que piden a los ministros José Ignacio Wert y Cristóbal Montoro que recapaciten y reduzcan ya todo el tipo del IVA cultural.

Poco espacio hay para el aliento y la alegría en las reflexiones de Carlos Mariño, un activo promotor musical, que considera totalmente “discriminatoria” la decisión adoptada ayer por el Gobierno de Mariano Rajoy. “Hay una especie de venganza por parte del Gobierno hacia el cine, principalmente, y hacia nosotros los músicos, que nos consideran del mismo palo. Nos la tienen jurada y dudo mucho que salgamos afectados por una rebaja. A la música no la consideran ni arte ni cultura, además del desprecio absoluto que ha demostrado siempre el ministro Wert hacia estos dos sectores, que juega al desprestigio de cara a la opinión pública”.

Al promotor musical Gay Mercader la noticia le ha cogido por sorpresa: "Me alegro mucho por ellos, pero no es suficiente. Todo el sector está a dos velas, y esto no basta para revitalizarlo". Asegura que muchos artistas han dejado de actuar en España porque los promotores no pueden pagar tanto como antes, debido a la subida del IVA, y pide que el Gobierno se fije en el teatro y la música: "que dan empleo a miles de personas, y la cosa cada vez va peor. Todavía no han cerrado todas las empresas que tienen que cerrar".