Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
crítica: 'el bosc'

Secreto tras la puerta

Óscar Aibar no ha dejado de sorprender y alterar sus registros tras el debut problemático que supuso 'Atolladero'

Secreto tras la puerta

En Platillos volantes (2003), la película más austera y radical de un Óscar Aibar que no ha dejado de sorprender y alterar sus registros tras el debut problemático que supuso Atolladero (1995), un payés narraba, con desparpajo coloquial, el aterrizaje de un ovni en su huerto ante el cándido asombro de unos jóvenes aficionados a la ufología. El bosc parece emanar de esa secuencia: una masía, una puerta dimensional y la Guerra Civil como telón de fondo son los dispares elementos que maneja Aibar sin recurrir a la distancia irónica, ni al ya gastado choque cómico entre costumbrismo español y claves fantásticas percibidas como algo ajeno, inasumible para una mirada condicionada por años de tradición realista.

Albert Sánchez Piñol adapta su relato El bosc, incluido en el libro Les edats d’or, tomando decisiones razonables para adensar las relaciones entre sus personajes. Se pierde por el camino algo del controlado humor del original y se subraya demasiado —en especial con la llegada de los brigadistas— el sentido último de la historia: que todos somos el Otro del Otro y que una Guerra Civil, más que conflicto de otredades, es encrucijada de prejuicios. La película entra en la tradición abierta por El espíritu de la colmena (1973) y mutada en El espinazo del diablo (2001) y El laberinto del fauno (2006) y logra romper inercias de representación y caracterización referidas a ese periodo histórico. Podría ser un buen episodio de Twilight Zone o Historias para no dormir, pero es una película insólita, fresca y sorprendente que confirma la sana anomalía del toque Aibar.

'El bosc'

Dirección: Óscar Aibar.

Intérpretes: Àlex Brendemühl, Pere Ponce, Tom Sizemore, Maria Molins, Brian Lehane.

Género: ciencia-ficción. España, 2012.

Duración: 90 minutos.