Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El grupo crítico con la SGAE propone una reestructuración de los estatutos y la convocatoria de elecciones generales

Los escasos participantes de la asamblea han consensuado, con 3 abstenciones, la necesidad de una junta unitaria y la democratización de la sociedad

"La imagen de la SGAE, después de la de los controladores aéreos, es la peor de España". La frase de Álvaro Sáenz de Heredia, director de cine y uno de los firmantes del manifiesto a favor de la refundación de la SGAE marcó el tono de la asamblea de esta mañana. La reunión, a la que apenas asistieron unas 50 personas de las más de 300 que apoyaron el manifiesto, ratificó la decisión de pedir una asamblea general extraordinaria de todos los miembros de la sociedad y la convocatoria de unas elecciones generales, lo que supondría un cambio de los estatutos internos.

Según los convocantes, existe una "urgente necesidad" de refundar la SGAE, para contar con una participación más democrática y una gestión más transparente. Las elecciones generales deberían celebrarse tras la creación de una "gestora unitaria", en la que se incluyan tres miembros de la junta directiva -la que surgió de las elecciones del pasado 30 de junio que encabezaba Teddy Bautista-, tres del grupo opositor (DOM) de José Miguel Fernández Sastrón, y cinco miembros independientes, según ha explicado el dramaturgo Fermín Cabal, que, junto al cineasta Achero Mañas, comenzó la recogida de firmas.

La asamblea, celebrada a puerta cerrada tras la invitación a los periodistas a abandonar la sala del Círculo de Bellas de Artes, en Madrid, ha aprobado también la constitución de una mesa de trabajo, encabezada por la compositora Mercedes Ferrer, con el objetivo de crear comisiones y formular propuestas.

"Se ha dado una imagen de oscurantismo y de afán recaudatorio de la SGAE", ha sostenido Mercedes Ferrer, "por ello mismo cuando se quiere cambiar la imagen conviene cambiar los contenidos". El propósito de los firmantes, aseguraron, no es la ruptura o el desmantelamiento total de una institución que tiene más de cien años y 100.000 socios. "Ir en contra de la SGAE es ir en contra de los derechos del autor", según ha apostillado Sáenz de Heredia.

Han reconocido que "una sociedad democrática no puede ser una representación de 10.000 personas, de las cuales votan unas 8.000, de los 100.000 integrantes". "Que no exista el 90% de los socios no es democrático. El método de elección era legítimo porque estaba contemplado en los estatutos, pero no democrático", ha matizado el cineasta Sáenz de Heredia.

Escasa participación

La escasa participación en la asamblea fue calificada de "típica" entre los socios de la SGAE. Entre los que acudieron a la cita se encontraban el cineasta Fernando Colomo, el productor Pedro Costa, el guionista Jorge Guerricaechevarría, el director Antonio del Real o la compositora Carmen París. Los reunidos estaban a la espera de que llegara algún miembro de la junta actual, tal y como se habían comprometido. Sin embargo, solo se han presentado dos directivos y una abogado de la sociedad, "a título personal".

Los asistentes se han querido desvincular de cualquier tipo de asociación o apoyo a José Miguel Fernández Sastrón, y han remarcado que son independientes. "Somos miembros de la SGAE como autores y como autores queremos solucionar esto", han subrayado. De hecho, ninguno de los portavoces ha participado nunca en una junta directiva.