Miguel Satrústegui rechaza el encargo de presidir la SGAE

La negativa del exsubsecretario de Cultura se produce en vísperas de la asamblea de los firmantes del manifiesto que pide la refundación de la entidad de gestión

Miguel Satrústegui ha rechazado la propuesta de la comisión rectora de la SGAE de presidir la entidad. Tras días de reflexión, el que fuera subsecretario de Cultura entre octubre de 1987 y julio de 1989 ha decidido decir no al encargo que le trasladó la comisión surgida en la SGAE tras el descubrimiento de una trama corrupta en la primera sociedad de autores de España. Satrústegui ha reconocido a este periódico su decisión de rechazar la invitación de la SGAE sin querer entrar en más detalles. "Las razones de mi negativa las he dado a quien corresponde", aseguró.

La creación de una comisión rectora, integrada por Imanol Uribe (cineasta), Ernesto Caballero (dramaturgo), Álvaro de Torres (editor musical), Victor Manuel San José (Músico) y Tomás Marco (compositor), fue decidida el pasado día 12 por la junta directiva surgida de las elecciones y tras la renuncia de Teddy Bautista, hombre fuerte de la SGAE desde 1995 e imputado por tres delitos.

Más información
El grupo crítico con la SGAE propone una reestructuración de los estatutos y la convocatoria de elecciones generales

En esa reunión se tomó la decisión de designar como presidente de la misma a un gestor externo e independiente que asumiera las máximas funciones ejecutivas encomendadas en los estatutos al presidente del Consejo de Dirección. La designación de Satrústegui fue debatida y aprobada por la junta y lo único que faltaba eran unos flecos para rematar el acuerdo. Tras la negativa de Satrústegui se abre un periodo incierto en los órganos de dirección de la SGAE. Fuentes de la comisión rectora aseguran que de momento no tienen recambio y están estudiando nuevas fórmulas.

Este nuevo traspiés se produce en vísperas de la asamblea convocada para mañana en el Círculo de Bellas Artes de Madrid por los más de 300 firmantes del manifiesto -entre los que se cuentan a Almodóvar, Fernando Colomo, Alejandro Sanz, Fermín Cabal, Ana Diosdado o Achero Mañas- en el que pidieron, tras los graves escándalos descubiertos, una refundación de la entidad que engloba a 100.000 socios. En la asamblea se procederá a la lectura de una propuesta enviada por la comisión rectora a los firmantes del manifiesto en la que se les tiende una mano.

En el escrito enviado, la comisión se muestra de acuerdo en la refundación de la SGAE, en la creación de una gestora unitaria de consenso y en la reforma de los estatutos de la entidad. También piden unidad en la defensa de la propiedad intelectual y en la gestión colectiva y proponen la celebración de una asamblea para estudiar la nueva situación. En todos estos puntos están de acuerdo con el espíritu del manifiesto, aunque algunos de los firmantes no se mostraban en absoluto de acuerdo con el nombramiento de Satrústegui.

En esta estrategia de acercamiento entre los socios de la entidad, esta tarde hay una reunión importante entre los hermanos Pedro y Agustín Almodóvar con Imanol Uribe, uno de los miembros de la comisión rectora, que también se ha puesto en contacto con José Miguel Fernández Sastrón, cabeza de lista de la candidatura que fue derrotada en las elecciones de la SGAE del pasado 30 de junio, sin que, hasta el momento, se haya llegado a ningún acuerdo. Todos estos movimientos buscan la transición más idónea para la SGAE, aunque también existe un pequeño grupo ligado a la actual junta directiva que son partidarios de que todo continúe como estaba y que Teddy Bautista vuelva cuando se aclare su situación judicial.

Teddy Bautista, saliendo ayer de la sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), junto a un empleado de la entidad.
Teddy Bautista, saliendo ayer de la sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), junto a un empleado de la entidad.CARLOS ROSILLO
Miguel Satrústegui en una imagen de archivo
Miguel Satrústegui en una imagen de archivoCRISTÓBAL MANUEL
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS