Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Y ahora, ¿qué pasa con la SGAE?

La entidad, descabezada, afronta una situación sin precedentes que reaviva las críticas a su labor - La crisis desata una guerra entre los bandos enfrentados en las elecciones.- Sisa: "Sastrón está haciendo el papel del general Armada"

No debe de ser fácil hoy encargarse de la imagen de la Sociedad General de Autores y Editores. Si la entidad tenía en contra a parte de los españoles, ahora muchos más se sumarán a las críticas a su gestión, más aún con parte de su cúpula en el calabozo esperando declarar ante el juez. Renace así el debate sobre una gestión pública o privada de los ingresos de los autores, con discursos como el que lanzó ayer Izquierda Unida, por boca de Amanda Meyer, su secretaria federal de Comunicación Interna: "Deben gestionarlos organismos públicos".

Mientras, los dos bandos enfrentados en las elecciones del pasado jueves, el de la candidatura oficial CPAC, que obtuvo todos los vocales posibles, 30, y la opositora De Otra Manera (DOM), han comenzado a atizarse.

Son varios los miembros de la junta directiva saliente como entrante (algunos repiten en ambas) de la SGAE que han coincidido en la misma frase: "Se me agotan las pilas del teléfono en cuanto me descuido y tengo la oreja dolorida de tanto hablar por teléfono". Estos días de obligada inactividad hasta que se sepa cuáles son las conclusiones a las que llega el juez que lleva el caso están siendo altamente estresantes para el equipo dirigente de esta entidad de gestión que no para de tener conversaciones y reuniones más o menos espontáneas, algunas en populares locales madrileños, como la del pasado viernes en el Café Gijón, emblemático espacio madrileño que cuenta con la misma edad que la SGAE. Una de esas reuniones ha sido convocada por Sastrón, lo cual no termina de ser entendido por algunos miembros de la junta directiva de la SGAE, quienes dejan bien claro que la SGAE no está, "ni mucho menos", descabezada, ya que la Junta Directiva de los últimos cuatro años es la que está operativa hasta que se cree la nueva, prevista para el próximo día 12.

De arranque, una llamada realizada el viernes mientras la SGAE estaba siendo registrada por la Guardia Civil. El compositor José Miguel Fernández Sastrón, cabeza visible de los opositores, telefoneó a Marina Rossell, presidenta en funciones que suple a José Luis Borau, por los problemas de salud de este cineasta, señala respecto a la convocatoria de Sastrón, que cualquiera está en su derecho de convocar a quien le parezca. Rossell no quiere hacer ningún comentario acerca de la llamada que Sastrón le hizo el viernes: "Fue un momento de incertidumbre y no veo nada raro en ello, no tiene mayor importancia, horas antes estuvo, completamente sólo, hasta las 6,30 de la madrugada con nosotros, que terminó el recuento de las elecciones y cuando nos despedimos, nos felicitó porque todo fue impecable", señala la cantautora quien cree que hay que constituir la nueva junta, que ha sido refrendada por todos los socios en un sufragio universal y escrupulosamente legitimada de manera impecable. Con el fin de que siga ejerciendo sus funciones y se siga hacia adelante, sin olvidar el respeto a todo el proceso judicial y la presunción de inocencia para todos".

Una portavoz de Sastrón explica: "Llamó para preguntar por las posibilidades de futuro en un momento sin precedentes". No todos lo ven igual, y los siguientes movimientos de Sastrón han dolido a los vencedores. Esta tarde, "empujados por muchos socios preocupados", dice la portavoz, Sastrón y DOM asistirán a una reunión convocada por nadie sabe quién. Miguel Hermoso, de los DOM, asegura: "Los estatutos son injustos, y no nos dan ningún vocal con el 43% de los votos, pero aceptamos esas reglas al concurrir a las elecciones. Ahora bien, la situación es peligrosa, no queremos que esto acabe con 100 años de SGAE".

Para la gente de Bautista la anterior junta sigue en funciones hasta que el 12 de julio se reúna la nueva y elija Presidente, tres vicepresidentes y Presidente del Consejo de Dirección (Teddy Bautista); no existe el descabezamiento. Más clarificador se mostraba el productor y cantante Víctor Manuel San José, quien afirmó "lo que veo en esa convocatoria es la medida de la estupidez de Sastrón, no tiene sentido lo que ha hecho y menos aún que el que convoque sea él; yo estoy por convocar a todos los socios, pero él es el menos indicado para hacerlo".

Jaume Sisa, cantautor galáctico, dijo no saber nada de la reunión de Sastrón: "Creo que lo que hay que convocar es la nueva Junta Directiva, que está legitimada por las urnas, para abordar esta situación de emergencia, y cuanto antes se haga mejor; en cuanto a Sastrón creo que está haciendo el papel del general Armada". Preguntado acerca de a qué papel se refería Sisa contestó tajante: "Todo el mundo sabe en qué consiste ese papel, no hay que aclarar, con eso está todo dicho, lo único que hay que hacer es recuperar la normalidad".

Sin embargo, los ganadores ya se juntaron ayer por la tarde, como explica el cantante Juan Carlos (Caco) Senante, uno de los que fundió la batería de los dos teléfonos móviles que tiene, señaló: "La convocatoria para hoy domingo me parece digna de Sastrón, quien tanto él, como su gente, no han sido capaces de llamar a nadie desde la solidaridad; ya tuvo una actuación imbécil el viernes por la mañana haciendo una llamada a la presidenta de la junta electoral, y si ahora convoca una reunión se olvida de que la SGAE no está descabezada, de que hay una junta directiva que sigue operativa y de que el lunes a las 9 de la mañana todo estará funcionando correctamente", comenta Senante quien señala que, en principio, el día 12 se constituirá la nueva junta y a los pocos días se dará a conocer el planteamiento de esa Junta: "Sí es cierto que nosotros nos estamos reuniendo entre los diferentes colegios para articular una nueva estrategia que presentaremos a la junta directiva y después a la ciudadanía. Nosotros no tenemos ninguna duda de que lo que ha ocurrido no es un problema de SGAE, sino de una empresa que trabaja con la SGAE y, si alguien de la sociedad ha actuado mal ya pediremos explicaciones", aseguró Senante quien ante todo quiere ver cómo se producen las diligencias, "pero es ilógico presuponer una cosa, no podemos especular sobre lo que piensa un juez, ni por parte de la Guardia Civil, ni por parte de los medios de comunicación".

Por su parte Hevia, que al igual que sus compañeros de la nueva Junta ignoraba la convocatoria de Sastrón, apuntó que lo de convocar para reflexionar es muy bueno, lo haga Sastrón o cualquier ciudadano, sea o no socio de la SGAE: "Lo único que sé es que estoy muy entristecido, porque hay gente que lo está pasando muy mal y que sé positivamente que no han hecho nada ilegal, lo que pasa es que es muy fácil hacer chivo expiatorio de este país a la SGAE, que todos sabemos que no tiene buena prensa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de julio de 2011