Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La Sociedad General de Autores, en la picota

El juez toma mañana declaración a Teddy Bautista y a dos directivos más de la SGAE

La Audiencia investiga a la cúpula de la entidad por apropiación indebida.- La sede de la sociedad permanece cerrada y ya sin presencia policial

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz interrogará mañana al presidente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), Eduardo Teddy Bautista, y a otros dos directivos de esta entidad, el director general, Enrique Loras, y el director financiero, Ricardo Azcoaga, y decidirá si cabe imponerles medidas cautelares. Los tres, junto con seis personas más, fueron detenidos ayer dentro de la llamada Operación Saga, que investiga a la cúpula de la SGAE por apropiación indebida. El resto de los arrestados prestará declaración el lunes.

Estas nueve personas están prestando ya declaración en las dependencias de la Guardia Civil -la comandancia de Tres Cantos (Madrid) y un cuartel de Las Rozas (Madrid)- a las que fueron conducidos tras los registros en la sede de la SGAE y otros inmuebles.

La SDAE contrataba con una empresa dirigida por algunos de sus cargos

Bautista debía ser reelegido en su puesto el próximo 12 de julio

De momento, el juez Ruz les imputa los delitos de apropiación indebida, estafa y administración desleal por el fraude, cometidos de forma continuada entre los años 2003 y 2007 e investigados por la Fiscalía Anticorrupción. En la operación, desarrollada en Madrid, participaron más de medio centenar de agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) del instituto armado, así como personal de la Agencia Tributaria y de la Intervención General del Estado adscritos a la Fiscalía Anticorrupción, que denunció los hechos en marzo de 2010, aunque la Guardia Civil llevaba investigándolos desde 2008

13 horas de registro

No había pasado ni un día desde de las elecciones a la junta directiva de la Sociedad General de Autores (SGAE), cuando decenas de agentes de la Guardia Civil aterrizaron en el Palacio de Longoria, en Madrid, la sede de la sociedad. Desalojaron a los trabajadores para llevar a cabo un registro exhaustivo ordenado por el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz. La sospecha de la corrupción salpicaba de lleno a la entidad: cuatro directivos -entre ellos al presidente de su consejo directivo, Eduardo Teddy Bautista, a punto de ser reelegido en el cargo, fueron detenidos por participar en una trama que supuestamente desviaba fondos de la entidad a empresas privadas. Otras cinco personas fueron detenidas en la operación.

La Guardia Civil Guardia Civil registró la sede desde las 11.00 de ayer hasta poco antes de la 1.00 del sábado. A esas horas la sede permanecía cerrada y con la única presencia de dos vigilantes de seguridad privada. En el exterior tampoco había ya vehículos policiales. No se espera que hoy acuda nadie al lugar, al tratarse de un sábado.

Seis de los detenidos ellos fueron trasladados a última hora de ayer a la comandancia de Tres Cantos (Madrid) y a un cuartel de Las Rozas (Madrid), donde han pasado la noche, según ha informado la policía a la agencia Efe. Bautista y otros dos directivos permanecieron junto a los agentes que se encontraban efectuando el registro en la SGAE. A lo largo de la noche los agentes de la Guardia Civil han sacado del interior del Palacio de Longoria varias cajas con abundante documentación.

Además de su presidente, los otros dos directivos de la SGAE detenidos son su director general, Enrique Loras, que es también consejero de la SDAE (Sociedad Digital de Autores y Editores), y el director económico y financiero, Ricardo Azcoaga. Pero el principal implicado en la supuesta trama de corrupción es José Luis Rodríguez Neri, exconsejero de la entidad y actual director general de la SDAE (controlada al 100% por la SGAE y creada en el año 2000 para proteger los derechos de autor en Internet y otros desarrollos relacionados con las nuevas tecnologías). Junto a él fueron detenidos su mujer, Maria Antonia García Pombo, su cuñada, Elena Vázquez, y directivos y trabajadores de una empresa llamada Microgénesis (Rafael Ramos y Celedonio Martín). Es, precisamente, a través de esta sociedad desde la que se cometían los presuntos delitos.

Microgénesis era una de las principales contratistas de la SDAE. Se trata de una sociedad anónima dedicada a realizar labores de consultoría sobre aplicaciones informáticas y a suministrar programas. A ella corresponden algunos de los principales proyectos de la SGAE en el campo digital, como el sistema Teseo (Tecnología de Servicios y Organización), que diseña aplicaciones orientadas a defender los derechos de autor en la web, y el Portal Latino, encargado de difundir la cultura latina y prestar servicios a los autores en Internet. El juez investiga también un segundo escalón de empresas que contrataban con Microgénesis e igualmente relacionadas con los detenidos.

El papel de Teddy Bautista parece, en principio, secundario, según los investigadores. Pero Rodríguez Neri, según la denuncia de Anticorrupción, era una persona de la máxima confianza del presidente del consejo directivo de la SGAE, por quien fue designado para dirigir su filial digital. Fuentes de la investigación aseguran que, dado el control que Teddy Bautista ejerce sobre la sociedad, es muy difícil que no conociera o tolerara las actividades del principal imputado y la trama societaria que creó con el resto de implicados. Ahora tendrá que demostrar ante el juez que no estaba al corriente de esas operaciones para evitar ser imputado como cómplice o encubridor.

Denuncia de 2007

La investigación parte de una denuncia presentada en 2007 ante la Fiscalía Anticorrupción por la Asociación de Internautas, la Asociación de Usuarios de Internet, la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas de informática y nuevas tecnologías y la Asociación Española de Hosteleros Víctimas del Canon. En 2010, el entonces titular del juzgado central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, abrió diligencias. El caso se reactivó el jueves, cuando la Guardia Civil presentó ante el juez Ruz un oficio en el que anunciaba las detenciones y solicitaba permiso para realizar los registros.

Los detenidos de la empresa Microgénesis, la que presuntamente podría haber utilizado Rodríguez Neri para desviar fondos utilizando su cargo de director general de la SDAE para contratar servicios -que según los investigadores podrían no haberse prestado- están íntimamente relacionados con él. Son María Antonia García Pombo, su esposa y expresidenta de la entidad; su cuñada, Eva García Pombo, apoderada y exconsejera delegada de la entidad; Rafael Ramos, actual administrador único y un trabajador llamado Celedonio Marín. Eva García Pombo y Rafael Ramos compaginaron estos cargos con otros en la SDAE. Elena Vázquez, propietaria de la mayoría de las acciones de Microgénesis, también fue detenida.

Unos 50 agentes de la Unidad Central de Operaciones de la Guardia Civil llevaron a cabo los registros durante todo el día en el palacio de Longoria, sede de la SGAE en una operación que denominaron Saga. También entraron en otros 16 locales de las empresas investigadas y los domicilios de varios detenidos.

La operación se produjo horas después de que se anunciara el triunfo de la lista que apoyaba Teddy Bautista en las elecciones a la junta directiva de la SGAE. El resultado suponía otros cuatro años más de mandato del músico canario. Todos los puestos en competición fueron ocupados por gente afín a Bautista, ahora detenido. La oposición obtuvo el 43% de los votos pero no logró colocar a ningún vocal. La junta directiva salida de estas elecciones se reunirá el próximo día 12 para elegir presidente, tres vicepresidentes y presidente del Consejo de Dirección, el cargo que actualmente ocupa Bautista.

Reacciones políticas

El vicepresidente y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, tras el Consejo de Ministros, solo dijo, cuando fue preguntado por este asunto, que "es un procedimiento judicial y hay que esperar a que acabe", por lo que "acata y respeta" lo que diga el juez.

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, ha asegurado que la premisa del ministerio es el de colaborar "con todo aquello que nos pueda pedir la Fiscalía Anticorrupción", tal y como ha manifestado durante su visita al Festival de Teatro Clásico de Almagro (Ciudad Real), donde ha pedido también prudencia con el fin de respetar el principio de presunción de inocencia de las personas que han sido arrestadas.

El ambiente frente al palacio de Longoria, el bello edificio modernista de la SGAE en Madrid, mostraba la mañana de ayer a los agentes de la Guardia Civil, que no dejaban entrar ni salir a nadie, incluidos los trabajadores, y los dos accesos cerrados. Con el palacio desalojado, los empleados de la SGAE permanecieron en el patio interior, mientras unos alumnos del máster de Gestión cultural sí pudieron salir. Uno de ellos contó que estaban en mitad de una presentación cuando la Guardia Civil irrumpió en la sala. Les han permitido irse porque "no tenían nada que ver con la investigación". La calle no fue cortada, aunque había tres coches de la Guardia Civil, muchos medios de comunicación y curiosos que se acercaban a ver qué sucedía.

La SGAE, "sorprendida" porque el registro se haya producido al día siguiente de las elecciones

La SGAE, "ante la extraordinaria situación vivida en el día de hoy (por ayer)", confía en la inocencia de sus directivos y espera "conocer el sentido de las investigaciones y registros que la Guardia Civil está llevando a cabo en su sede central de Madrid". En un comunicado remitido a la agencia Efe, la SGAE afirma que la entidad está colaborando con las instancias judiciales "para aclarar las razones" que han motivado el registro de su sede. Asimismo, ha manifestado su "sorpresa" porque esta acción se produzca un día después de que se hayan celebrado elecciones a la junta directiva de la entidad.

Más información