Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento retira las placas con nombres de los republicanos fusilados en La Almudena

PP y Ciudadanos consideran que el homenaje a los ejecutados en la capital entre 1939 y 1944 no cumplía las recomendaciones del Comisionado de Memoria Histórica

Destrucción del memorial histórico inacabado en el cementerio de La Almudena. En vídeo, grabación de las placas retiradas compartida en Twitter por José Luis Ábalos, ministro de Fomentos en funciones y secretario de Organización del PSOE.

Tres operarios han comenzado a retirar este lunes las placas con los nombres de los fusilados por el franquismo en la capital entre 1939 y 1944. Las láminas formaban parte del Memorial que el Gobierno de Manuela Carmena comenzó a construir durante el pasado mandato en el Cementerio de La Almudena. Las obras comenzaron en mayo, apenas unos días antes de las elecciones municipales, pero se paralizaron tras la llegada del PP y Ciudadanos al poder. Para el nuevo equipo de Gobierno, el monumento no cumplía las premisas del extinto Comisionado de Memoria Histórica, que recomendó “honrar a todas las víctimas del periodo bélico para evitar nuevos agravios”. La intención del Consistorio es unificar ambos homenajes. Los descendientes de las víctimas republicanas aseguran sentirse hundidas con la decisión.

“Teníamos asumido que este gobierno quería borrar sus nombres, pero ver las placas ahí en el suelo es tremendo. Los han fusilado de nuevo”, asegura Tomás Montero, presidente de la Asociación Memoria y Libertad. Su abuelo fue ejecutado en este lugar en 1939, cuando su padre solo tenía un año. Montero asegura que nadie del Consistorio se ha puesto en contacto con los familiares y critica que PP y Ciudadanos se escuden en un informe del Comisionado, del que hacen “una lectura interesada”. En el inacabado Memorial se habían instalado placas con la identidad de un tercio de los 2.936 fusilados republicanos. Las láminas con el nombre de otro tercio permanecían apiladas en la zona por decisión del Ayuntamiento, que decidió parar la obra en julio. “Quieren borrar la misma parte de la historia que borró el franquismo”, insiste Montero.

Un guardia de seguridad merodea la zona, rodeada de una valla metálica para impedir la entrada de personas ajenas a la obra. Una malla verde dificulta la visión. En su interior, tres trabajadores de la empresa Flodi, concesionaria del proyecto, se afanan por acabar de retirar los nombres grabados en enormes placas de granito. Lo hacen subidos en una escalera metálica y con un martillo eléctrico que provoca un ruido ensordecedor que se propaga por el camposanto. “No es fácil. Las láminas están muy duras. Se unieron a la estructura con pegoland y fibra y ahora cuesta arrancarlas”, explica uno de los operarios. Y añade: “No sé para qué nos hicieron ponerlas”. Las placas retiradas se amontonan sobre unos palés. Aún es posible leer algunos de los nombres: Feliciano García, Maximiliano González…

“Prácticamente acabado”

“El Memorial estaba prácticamente acabado. Es vergonzoso que se retire un bien público que se acaba de construir sin ninguna justificación. Esto va a representar unos sobrecostes injustificados que se podrían haber evitado. Aunque lo más importante es el daño a las familias, que es incalculable”, subraya Rita Maestre, portavoz de Más Madrid. En su opinión, PP y Ciudadanos no están siguiendo las recomendaciones del Comisionado. “El acta dice que se hagan dos memoriales distintos. Hacer lo contrario va contra el sentido común”, insiste Maestre.

El Gobierno municipal, liderado por José Luis Martínez Almeida (PP), interpreta que el memorial no cumple las recomendaciones del extinto Comisionado, creado por consenso de todos los grupos políticos en mayo de 2016 para asesorar al Consistorio sobre cuestiones memorialistas. Antes de su disolución, en junio del año pasado, el ente recomendó levantar dos monumentos, uno para las víctimas de cada bando, a lo que las asociaciones respondieron con una carta en la que acusaban de “poner al mismo nivel a quienes defendían la legalidad democrática y quienes la querían destruir”. Al llegar al poder, PP y Ciudadanos se tomaron un periodo de reflexión. El objetivo era reinterpretar el Memorial, lo que pasaba por eliminar los nombres de los fusilados, como recomendaba el órgano independiente presidido por Francisca Sauquillo. Un portavoz municipal sostiene que los cambios no suponen sobrecostes, ya que son mínimos.

Nombres de chequistas

“En un primer informe, el Comisionado no dijo nada sobre la inclusión de los nombres. Lo hicieron a raíz de las quejas de la derecha”, revela Ramón Silva, concejal del PSOE. En su opinión, la decisión del Ayuntamiento de retirar las placas es “algo que perseguía desde el primer momento el PP con el apoyo de Ciudadanos y el aplauso de Vox”. En su opinión, hay una intención de “blanquear permanentemente el franquismo y la dictadura fascista”. Silva denuncia que el Gobierno municipal interpreta los informes del Comisionado según le conviene, ya que este también recomendó levantar un centro de interpretación en la cárcel de Carabanchel. La intervención había sido aprobada por el Gobierno de Ahora Madrid durante el pasado mandato. En un pleno celebrado el 29 de julio, la concejal de Hacienda, Engracia Hidalgo, aseguró que la intervención “solo serviría para dar una visión sesgada de nuestra historia”.

El Gobierno municipal explica que su decisión se basa en un informe (que no era vinculante) aprobado por el Comisionado. Su idea era que los nombres de las víctimas pudieran consultarse a través de un código QR para evitar así la polémica, ya que entre los fusilados figuran 335 miembros de checas, centros de detención y tortura de la zona republicana durante la contienda. Para Gutmaro Gómez, profesor de Historia en la Universidad Complutense de Madrid y experto en Memoria Histórica, habría que determinar con rigor el concepto de chequista, ya que se trata de una calificación obtenida a partir de juicios sumarios. “Viene dado por un juicio franquista. No se pueden justificar asesinatos 80 años después de esa manera. Es un error histórico. Si no se cuestiona la causa general, mal empezamos”, subraya.

El Memorial fue adjudicado en abril a la empresa Flodi S.L. por 210.000 euros. Las obras comenzaron el 12 de mayo. Cuando el Ayuntamiento las suspendió dos meses después, el 12 de julio, se había completado el 80% del proyecto y apenas quedaban tres semanas para su finalización, explicó a este diario Julia Chamorro, la arquitecta que dirige el proyecto. El monumento se levanta sobre un antiguo parterre del flanco izquierdo de la puerta de O´Donnell. El objetivo inicial era unir la tapia en la que tradicionalmente se homenajea a los fusilados, entre los que se encuentran Las 13 Rosas, con el Memorial. A pesar de haberlo paralizado, el Consistorio deberá pagar 90.000 euros en honorarios al autor del monumento, el escultor Fernando Sánchez, según informa Europa Press.

Concentración en Cibeles y comparecencia en el pleno

Organizaciones de memoria histórica, sindicatos y movimientos sociales se concentrarán este martes a las puertas del palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento, para protestar contra las políticas memorialistas del gobierno municipal de PP y Ciudadanos, cuya investidura hizo posible el partido ultraderechista Vox. La protesta había sido convocada antes de que se conociera la retirada de las placas con los nombres de los fusilados en la capital entre 1939 y 1944. La intención de los manifestantes es exigir al Consistorio la conclusión del memorial en homenaje a las víctimas iniciado durante el pasado mandato. Los trabajos en la estructura permanecen parados desde julio y ayer comenzaron las obras para desmontar las placas con nombres de fusilados.

Por este motivo el concejal socialista Ramón Silva registró el 14 de noviembre una petición para que compareciera el presidente del pleno y responsable de memoria, Borja Fanjul, en la sesión que se desarrolla hoy. Silva quiere conocer qué políticas desarrolla el Ayuntamiento respecto al "reconocimiento todavía pendiente a las víctimas del fascismo en Madrid" y “el cumplimiento de los informes del Comisionado de Memoria Histórica y de la ley 52/2007”, aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

La Asociación Memoria y Libertad se ha desmarcado de la protesta que tendrá lugar a las puertas del Consistorio. Sus integrantes se concentrarán a mediodía junto al memorial de La Almudena. El encuentro servirá para que los familiares de los represaliados relaten sus experiencias a un grupo de estudiantes de periodismo que preparan un documental sobre el tema.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información