Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cítricos sostenibles, agricultores con futuro

Un proyecto de Coca-Cola ayudará a 50 productores a ahorrar 800 millones de litros de agua en 750 hectáreas citrícolas

Ärboles de una de las plantaciones piloto de ahorro de agua.
Ärboles de una de las plantaciones piloto de ahorro de agua.

A Joaquín Pallarés, director técnico de la finca citrícola La Reva, en el término municipal de Chiva, a 18 kilómetros de Valencia, los números le cuadran. En cuatro meses, el ahorro hídrico en cuatro de sus seis campos dedicados al cultivo de naranjas y mandarinas supera los 49 millones de litros gracias a la implementación de sistemas optimizados de riego. Es una de las medidas que contempla el proyecto ‘Cítricos Sostenibles’ impulsado por Coca-Cola. Cuatro meses es el tiempo transcurrido desde que Joaquín Pallarés, y 110 hectáreas de La Reva, se sumaran a la iniciativa.

Pretende mejorar la competitividad de los cultivos citrícolas a través del fomento de las prácticas sostenibles de fertilización y riego, reducir los impactos ambientales asociados a la producción de esta fruta y contribuir a preservar y mejorar los empleos rurales. En un margen de dos años, espera ahorrar 800 millones de litros de agua sustituyendo 919 kilómetros de sistemas de riego en 750 hectáreas de cultivos de la Comunidad Valenciana y la provincia de Tarragona. Lo que vendría a ser el contenido de 320 piscinas olímpicas. El impacto –traducido en menores costes de fertilización y operativos, en la reducción de la huella de dióxido de carbono o en la obtención de mayores cosechas, más rentables y sostenibles- prevé alcanzar a 50 agricultores. Pero el cupo aspira a ir a más. “El proyecto está abierto a cualquier productor de cítricos en España”, indican sus responsables. A la mochila de beneficios para ellos se une ganar confianza en el producto y posicionarse en nuevos mercados.

La Reva forma parte ya de la red. También la finca Villarosa en Castellón. Allí, la directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola, Ana Gascón, ha presentado oficialmente este proyecto, del que forman parte también la Universitat Jaume I de Castellón; Inèdit, empresa del Parque de la Universitat Autònoma de Barcelona, y el Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries (IRTA) de la Generalitat catalana.

‘Citricos Sostenibles’ ofrecerá cofinanciación de los costes del equipo de fertirrigación y un servicio de asistencia técnica para asesorar, acompañar y ayudar a los citricultores a poner en marcha algunas de las actuaciones en materia de fertilización de cultivos y riego. A su vez, los agricultores que participan en el proyecto deberán colaborar en el seguimiento de todas las operaciones agrícolas para una correcta evaluación de la iniciativa e informarán sobre los resultados anuales de ahorro de agua durante los siguientes cinco años.

El ahorro hídrico en el campo es una de las cuestiones que resalta el catedrático de la UJI Ignacio Morell de ‘Cítricos Sostenibles’. Más, indica, si se tiene en cuenta la realidad de la Comunidad Valenciana, donde el 70% de la demanda de agua es para fines agrícolas y casi la mitad de recursos se extrae ya de acuíferos. También si se echa un vistazo a las principales amenazas para el campo. “La más importante es la casi certeza de que cada vez va a llover menos, o va a llover peor”. “Hay estudios que indican que en 2030 las precipitaciones caerán entre un 5% y un 10%. En 2070 el porcentaje se eleva al 25%”, señala este experto.

Frenar esta deriva, o al menos buscar alternativas, es el eje que mueve al proyecto ‘Cítricos Sostenibles’. Forma parte “del compromiso de Coca-Cola con la sostenibilidad a lo largo de toda la cadena de valor”, ha indicado Ana Gascón. “La implementación de prácticas sostenibles permitirá reducir los costes económicos y los impactos ambientales asociados al cultivo de cítricos, al mismo tiempo que contribuye a preservar y mejorar los empleos rurales”, añade. También se integra en la línea de compromiso de la marca “con la agricultura sostenible y, en concreto, con el cultivo de cítricos”, del que se abastece para dos de sus principales productos: compra a agricultores españoles 3,5 millones de kilos de zumo de naranja y 1,1 millones de kilos de zumo de limón para elaborar Fanta Naranja y Fanta Limón.

Los carteles de la experiencia piloto. ampliar foto
Los carteles de la experiencia piloto.

Este compromiso quedó plasmado ya en la ‘Guía Fanta de buenas prácticas’, que recoge doce medidas a implementar por los agricultores para convertir la producción de naranjas en una producción de agricultura sostenible. Aplicadas ahora, constatan unas reducciones del uso del agua en un 30 % y del 23% en el caso de los fertilizantes.

Según la ‘Guía Fanta’, la correcta utilización de abonos ahorra un 23% de emisiones de la huella de carbono y reducir el consumo de agua por riego supone disminuir los costes de producción 8,8 euros por tonelada de cítricos.

El proyecto ‘Cítricos Sostenibles’ ha logrado durante sus primeros cuatro meses de vida evitar el consumo de 58 millones de litros de agua, que podría elevarse a final de 2017 a los 344 millones de litros considerando los datos de un año entero, lo que supone un ahorro del 11%.

Más información