Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Movilización por la demora en las obras escolares

Ciudadanos impulsará cambiar los contratos y Podemos denuncia a una constructora

Una madre llega con sus hijas al colegio Cervantes que tiene aún dos fases pendientes.
Una madre llega con sus hijas al colegio Cervantes que tiene aún dos fases pendientes.

Durante meses, una decena larga de asociaciones de padres alertaron de que era imposible que el centro educativo de sus hijos se concluyese a tiempo y a esta denuncia se suma ahora con fuerza la oposición cuando la demora es un hecho y los niños están hacinados o se trasladan cada día a otro centro. Ciudadanos quiere impulsar una iniciativa regional que cambie los criterios de adjudicación de las obras y Podemos ha llevado a la Fiscalía Anticorrupción documentación sobre una empresa. Los socialistas creen que la clave es supervisar.

El mayor perjuicio, en los nuevos barrios

Colegios afectados. La Comunidad reconoce que 10 de las 31 “actuaciones” (ampliaciones o nuevas construcciones) no se han terminado a tiempo. Comisiones Obreras, que incluye obras que se arrastran desde pasadas legislaturas no solo los compromisos de este curso, aumenta la cifra a 25.

Alumnos a la espera. Educación afirma que hay 530 niños desplazados a otros centros y que hay barracones en dos colegios pues así lo quisieron los padres. CC OO duplica esta cifra.

Escenarios. Afecta sobre todo a los PAUS, al sur de la región (Getafe, Arroyomolinos o Leganés) y a pequeños municipios como Alalpardo o Cobeña.

Un portavoz de Educación explica que la ley de contratación del Estado —a la que se deben de ajustar las licitaciones— obliga a excluir del concurso las ofertas con “baja temeraria”. Es decir, que rebajan en exceso el precio de salida, lo que impide construir con garantías. Sin embargo,un tercio de la partida presupuestaria para infraestructuras educativas queda sin gastar cada año “porque las empresas ganan los concursos con una rebaja del 30% o 40% sobre lo presupuestado”, explica el diputado socialista Juan José Moreno. En 2014, por ejemplo, se quedaron en la caja 37,7 milones de euros.

Los niños del colegio Constitución 1812 acudieron con chaleco y casco para protestar por las obras.
Los niños del colegio Constitución 1812 acudieron con chaleco y casco para protestar por las obras.

El citado portavoz del Gobierno regional sostiene también que las contratas cumplen todos los requisitos a los que obliga la contratación pública (que no estén incursas en prohibición de contratar o que acrediten su solvencia económica). Para Moreno es “inconcebible” cómo están al frente de las obras compañías “sin apenas capital social o que han dejado a medio hacer otras obras públicas”. Lo cree también Beatriz Galiana, diputada de Podemos, que no se explica cómo se sigue contratando a compañías a las que se está investigando en otras comunidades.

El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea, Ignacio Aguado, visitó el jueves las obras del primer instituto de Las Tablas, y lanzó la idea de presentar una iniciativa parlamentaria para que se cambie la forma en que adjudica las obras —“con pliegos que priman los precios”, dijo— a constructoras que por razones diversas no terminan las obras por quiebra o suspensión de pagos.

Moreno, del PSOE, no cree que haya “materia legislativa suficiente” para una iniciativa regional, pero está dispuesto a estudiarlo. También se sentaría Galiana, de Podemos, que acudió el viernes a la Fiscalía a presentar papeles sobre una empresa responsable de que las obras de tres centros de la Comunidad se pararan. La parlamentaria cree que en los pliegos de contratación no debería “permitirse bajar los precios un 30%, ni que prime el coste y sí que las empresas oferten un plus, por ejemplo, montar una cocina en el centro, en vez de traer la comida en un catering”. También Isabel Galvín, secretaria general de Enseñanza de CC OO en Madrid, aboga por que exista un “código ético” que, por ejemplo, también obligue a las constructroras a probar calidad en el empleo y que realmente paguen la penalización si hay incumplimientos.

Aguado habló en Las Tablas de “la improvisación y falta de planificación” de la Comunidad, y Podemos y el PSOE no solo comparten la impresión sino que la hacen extensible al retraso en el nombramientos de profesores interinos en primaria. CC OO calcula que faltan aún el 10%.

Los problemas no acaban aquí. “Hay Ayuntamientos dispuestos a mandar a sus técnicos para seguir las obras, pero no les dejan”, asegura Moreno. Y desde la crisis muchos centros se construyen por fases, así que la molestia de las obras durará años. El PP recuerda que el Ayuntamiento de Madrid no ha inaugurado las escuelas infantiles comprometidas por Manuela Carmena.

Galvín llama a sentarse a pensar una estrategia a largo plazo ahora que la economía parece mejorar. “Estamos 400 millones de euros por debajo del presupuesto en enseñanza pública de 2007”. El presupuesto regional de este año en Educación ha crecido en 117 millones.

Psicomotricidad en el pasillo y gimnasia en el parque

Julio Núñez

Pedro tiene dos años. Sus padres lo matricularon en el colegio Miguel de Cervantes en Getafe, pero desde el viernes va a subir a un autobús e ir a otro centro. Tiene que subir grandes peldaños para entrar en su aula y si tiene ganas de ir al baño, no hay uno dentro de la clase. Hay que cruzar un pasillo. Como Pedro, 100 niños han sido desplazados al centro público Gabriel García Márquez porque su escuela aún no está terminada. La Comunidad prometió finalizar la segunda fase de ampliación antes del comienzo del curso, pero las obras de las seis aulas de primaria, el comedor y la pista cubierta están casi paralizadas.

Algunos padres han decidido acudir cada mañana con pancartas a la entrada del centro para protestar por el modelo de construcción por fases. “Cuando yo era pequeño estaba acostumbrado a ir un cole terminado, no a uno que estuviera a cachos”, destaca Fernando Lapuente, portavoz de la asociación de padres. Según afirma, la consejería se reunirá con las familias para dialogar sobre las obras. El comedor no es suficiente para albergar a los 324 niños del colegio —los trasladados también comen allí—, así que la dirección ha establecido dos turnos: a las 14.00 y a las 15.00. “Mi hijo es muy pequeño, no conoce a nadie y tarda en comer. Hay días que acaba muy tarde”, expresa Javier Julián, uno de los padres.

La sala multiusos es usada como comedor y la polivalente en aula. Los niños de primaria salen fuera del colegio para hacer Educación Física en un parque y los pequeños de infantil realizan las actividades psicomotrices en el pasillo. El Cervantes se concibió para tres clases por curso y van por cinco. Ocurre en muchos nuevos barrios, como este de Los Molinos, donde se construyeron antes las casas que los servicios públicos y la natalidad está disparada,

La empresa no ha podido hacer frente al proyecto que se le adjudicó cuando ofreció una rebaja del 30% al presupuesto. Educación ha informado de que el abandono se ha producido por “problemas internos ajenos a la Comunidad”. Se paga un alquiler al colegio. Muchos padres dudan de que la escuela se termine el 30 de noviembre. “Tengo dos niñas, una comenzará el cole en 2018. ¿Qué hago si no hay plaza aquí? ¿Las separo y a una la llevo a otro colegio más lejos?, comenta Miguel Ángel Lucas.

Un portavoz de la Consejería explica que se hacen cargo de la ruta y que la solución adoptada ahora -el traslado temporal al colegio público García Márquez- es la misma que puso en marcha el Ayuntamiento, encargado de edificar la primera fase del colegio, al sufrir también el incumplimiento de plazos por parte de la empresa.

Más información