Opinión

La nueva gobernanza de las ciudades

No se puede planificar, supervisar y controlar la mutación hacia la urbe sostenible del futuro con las herramientas y planteamientos que ya han demostrado su obsolescencia

Muere Adolfo Suárez
Tribuna:

Un modelo que funciona

Tribuna

Reflexiones sobre las razones y sinrazones de la huelga del día 14

Tribuna:POLÉMICA POR UN CAMPO DE TIRO

El error de Anchuras:Cabañeros bis

Tribuna:LAS TENSIONES EN LOS MERCADOS DISMINUYEN

Sobresalto o crisis en los mercados de valores

Tribuna:TEMAS DE NUESTRA ÉPOCA

China y su futuro: ¿reforma o cambio de sistema?

Tribuna:UNA INICIATIVA DEL CLUB DE ROMA PARA ÁFRICA / Y 3

Tecnología y antropología del desarrollo para la region subsahariana

Tribuna:UNA INICIATIVA DEL CLUB DE ROMA PARA ÁFRICA / 2

La región subsahariana, en el Cuarto Mundo

Tribuna:UNA INICIATIVA DEL CLUB DE ROMA PARA ÁFRICA / 1

La solidaridad internacional y la ayuda al desarrollo

Tribuna:LA POLITICA EXTERIOR ESPAÑOLA

La izquierda y la presencia militar de EE UU en España

Cartas al director

Revolución copernicana

Tribuna:LAS ELECCIONES DEL 10 DE JUNIO / MADRID

Las municipales y la revolución copernicana

Tribuna:LA UNIVERSIDAD DEL SUR

Una demanda educativa

Tribuna:HOMENAJE A RAÚL PREBISCH

La teoría del centro / periferia y el comercio mundial de armas

Tribuna:TEMAS DE NUESTRA ÉPOCA

Japón, el Pacífico y el Atlántico

Tribuna:

El futuro está al caer

Tribuna:A LOS 11 AÑOS DE LA FIRMA DEL TRATADO DE MADRID

No podemos olvidarlo

Tribuna:PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO

Un proyecto conservador, derrochador y continuista

Tribuna:

Los madrileños y las elecciones municipales de 1987

RAMÓN TAMAMESDesde hace ya algunos meses, pero con indudable intensificación en las últimas semanas, los medios de comunicación están refiriéndose a los posibles candidatos a las elecciones municipales en diversidad de lugares de España, y muy especialmente en el caso de la capital del Estado.

Tribuna:LA CAMPAÑA ELECTORAL

¿Una España de primera? Doce preguntas a Felipe González

Tribuna

La neutralidad si es posible

La neutralidad si es posible. El presidente del Gobierno ha manifestado reiteradamente en sus intervenciones de Prensa, radio y televisión que España no puede ser un país neutral, que la neutralidad en nuestro caso es imposible. Pero la realidad es bien distinta: en ningún momento se ha intentado elaborar una política de neutralidad, y precisamente porque no se intenta, se presenta como algo imposible. Es una actitud ésta de Felipe González que ya evocaba, en los primeros años de nuestra era, el gran cordobés Lucio Anneo Séneca: "No nos falta valor para emprender ciertas cosas", decía, "porque sean difíciles, sino que se hacen difíciles porque nos falta valor para emprenderlas".En la hora presente, el pensamiento de la cúspide atlantista del PSOE se ha convertido en una explicación roma y alicorta de sus equivocaciones y rectificaciones por el salto que supone haber preconizado en otro tiempo la no permanencia a la OTAN y considerar hoy la Alianza Atlántica como única opción medular de la política exterior y de defensa de España. La neutralidad la relegan a una imposibilidad metafísica, sin perjuicio de que a veces, cada vez menos, la evoquen con una falsa nostalgia.

Cartas al director

Precisión sobre tratados

Precisión sobre tratados. En sus 10 razones para salir de la Alianza Atlántica (véase EL PAÍS de 27 de enero de 1986), Ramón Tamames afirma que "México y Argentina no están en ningún bloque". Totalmente inexacto. Ambos países están adheridos al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, que en su artículo octavo contempla "el empleo de la fuerza armada" en caso de agresión contra cualquiera de los países de América. Argentina invocó el TIAR durante la guerra de las Malvinas para solicitar la ayuda de Estados Unidos y de sus hermanas latinoamericanas contra el Reino Unido, pero afortunadamente nadie le hizo caso. Lo cual demuestra, parmayor tranquilidad de los auténticos amantes de la paz, que a la hora de la verdad estas alianzas están dotadas de una saludable dosis de pragmatismo que quita hierro a los auguriosPasa a la página 12

Tribuna:EL DEBATE SOBRE LA OTAN

Diez razones para salir de la Alianza Atlántica

Diez razones para salir de la Alianza Atlántica. 1. Los bloques militares, sin entrar en su posible distinta significación y contenido, representan una confrontación que evidentemente pone en peligro el futuro de la paz y la propia supervivencia de la vida en el planeta Tierra, tal como hoy se conoce. La racionalidad humana, a nivel de los últimos años del siglo XX, no puede sino manifestarse en favor de la desaparición de los bloques: por la vía de la distensión, de la negociación y del desarme. Estar en un bloque es contribuir a la crispación y al enfrentamiento. Por ello, España debe salir de la OTAN.2. España puede ser un país neutral, como actualmente lo son en Europa Suiza, Suecia, Finlandia y Austria, cuatro Estados de democracias avanzadas cuyos ciudadanos disfrutan de plenitud de derechos, donde no se sabe de torturas ni malos tratos. Todos esos frutos de la neutralidad son posibles en esos países, porque en ellos no hay imposiciones ni bases extranjeras, ni complejos industriales-militares dirigidos por poderes transnacionales. España, con un estatuto de neutralidad, podría ir en esa misma dirección de progreso. Por ello, España debe salir de la OTAN.

Cartas al director

El referéndum sobre la OTAN

El referéndum sobre la OTAN. Le escribo esta carta en mi calidad de presidente de la Mesa por el Referéndum sobre la OTAN para contribuir a lo que debe ser la expresión de un reconocimiento público a EL PAIS, por la transparencia de su encuesta sobre la OTAN cuyos resultados se publicaron el pasado domingo 3 de noviembre. Creo interpretar el sentir de todos los muchos participantes del movimiento de las Mesas por el Referéndum de toda España al poner de relieve la circunstancia de que el diario EL PAIS se sitúa, en su editorial de la misma fecha citada, en la postura cívica que desde las Mesas por el Referéndum venimos defendiendo desde el momento de nuestra propia autoformación el 26 de julio de 19 84, es decir: 12 La ineludible obligación del Gobierno de convocar un referéndum prometido en la campaña electoral de 1982, el cual, con toda una serie de medidas de ambigüedad calculada, ha venido demorándose hasta ahora. 2º Exigencia de que la pregunta al pueblo en el referéndum sea absolutamente clara y referida exclusivamente a la cuestión; con base en el propio texto de la promesa electoral del PSOE, la Mesa por el Referéndum ha planteado cuál podría ser, a su juicio, el texto de esa pregunta: "¿Quiere usted que España pertenezca a la OTAN?". 3º El carácter vinculante del resultado del referéndum, de modo que el propio Gobierno convocante acate la decisión mayoritaria de las urnas y proceda de inmediato a hacer operativo lo que el pueblo desee (que, según la encuesta publicada en EL PAIS, sería la salida de la OTAN).Ahora que nos encontramos ante una especie de fraglipismo en formación, en cuyo contexto Fraga y Felipe González parecen estar negociando para ir en coalición al referéndum y a casi todo lo demás, resulta bastante revelador que, en contra de las presunciones de Alfonso Guerra en su conferencia secreta a los militantes, de hace ya bastantes meses, los ciudadanos partidarios de que España continúe en la OTAN se mantengan prácticamente estancados entre un 18 y 19% en nada menos que cuatro años; en tanto que casi la mitad son favorables a la salida del bloque militar que hegemoniza Estados Unidos.

Tribuna:TRIBUNA LIBRE

El verdadero 'estado de la nación' (acotaciones al margen de un debate)

Tribuna:TRIBUNA LIBRE

La OTAN y la soberanía nacional