Bruselas extenderá la aplicación del certificado covid hasta el verano de 2023

La Comisión Europea estima que con el contexto actual de la pandemia podría seguir siendo una herramienta útil para facilitar los viajes intracomunitarios

Empleados de protección civil, en un control de pasajeros en el aeropuerto Charles de Gaulle de París, el pasado 11 de enero.
Empleados de protección civil, en un control de pasajeros en el aeropuerto Charles de Gaulle de París, el pasado 11 de enero.CHRISTOPHE PETIT TESSON (EFE)

La Comisión Europea tiene previsto aprobar en los próximos días, posiblemente esta misma semana, el proyecto legislativo para extender hasta el verano de 2023 el uso del certificado digital covid, el pase sanitario creado para facilitar los movimientos de los ciudadanos europeos. El documento, que acredita si una persona ha sido vacunada, ha superado el coronavirus o ha dado negativo en una prueba diagnóstica, comenzó a ser usado en julio de 2021 con un marco temporal limitado a un año, al tratarse de una medida ligada a la crisis sanitaria, una situación extraordinaria. Pero el Ejecutivo comunitario ve necesario prolongar 12 meses más su uso al considerar que, dado el contexto actual de la pandemia, podría seguir siendo una herramienta útil para los Estados miembros, según indican a EL PAÍS fuentes conocedoras de la propuesta.

“No es que digamos que queramos que el certificado exista un año más”, según estas mismas fuentes. “Pero necesitamos reconocer que, con el desarrollo actual de la pandemia, quizá necesitemos hacer uso más allá de un año. Si los Estados miembros siguen requiriéndolo a los ciudadanos para facilitar los viajes, porque existen medidas sanitarias aún impuestas, tenemos que dar la opción. No es que les estemos pidiendo a los países que lo utilicen”, argumentan.

La Comisión tiene previsto presentar la propuesta de extensión por un año más, hasta el 30 de junio de 2023, junto con otras pequeñas modificaciones del certificado, como alguna laguna relativa a las pruebas diagnósticas. La propuesta deberá ser acompañada de un informe que justifique la necesidad de las modificaciones legislativas, que deberá tener listo el Ejecutivo comunitario antes del 31 de marzo. A continuación, deberá superar el preceptivo trámite legislativo antes del 30 de junio, cuando expira el actual plazo de vigencia del certificado covid.

Fuentes europarlamentarias aseguran que ya han sido contactadas por Didier Reynders, comisario europeo de Justicia, para abordar el debate sobre la prórroga de los plazos. “[El certificado] no está destinado a durar para siempre, pero en la medida en que el instrumento de la UE siga siendo útil, se ampliará”, aseguran estas fuentes.

El documento europeo, cuyo nombre técnico es certificado covid digital de la UE, fue creado en un momento en que cogía fuerza en la UE la estrategia de vacunación, como un escudo ante la cacofonía de medidas (cuarentenas, aislamientos, pruebas PCR antes o después de viajar, test de antígenos…) que imponían los distintos Estados miembros. La idea era que con un solo documento los europeos pudieran demostrar su situación sanitaria y atravesar las fronteras interiores, garantizando a la vez que las restricciones pudieran levantarse de forma coordinada. Los Veintisiete, en cualquier caso, han conservado la opción de imponer restricciones a los viajeros intracomunitarios, de la que han hecho uso, por ejemplo, durante la reciente ola de la variante ómicron.

La duración limitada a 12 meses fue una de las batallas de los colegisladores europeos (el Parlamento Europeo y el Consejo) durante la negociación del certificado, una herramienta excepcional creada para tiempos excepcionales que toca derechos fundamentales muy sensibles, como la libertad de movimiento, el derecho a la vida privada y familiar o la protección de datos. El eurodiputado socialista Juan Fernando López Aguilar, que lideró las discusiones por parte de la Eurocámara, explicó en el momento de su aprobación que se había logrado arrancar en aquella negociación legislativa el compromiso de la temporalidad limitada, pero con la posibilidad de ampliar el plazo de aplicación.

El martes entró en vigor otra modificación del documento, que supedita la prolongación de la validez del certificado covid a la administración de una dosis de refuerzo de la vacuna. Los documentos, en caso contrario, tendrán una validez de nueve meses.

La Comisión asegura que el certificado “es un caso de éxito de la UE”, según un comunicado del pasado mes de diciembre, en el que se afirmaba que hasta esa fecha (tras poco más de seis meses de aplicación) se habían emitido 807 millones de certificados en la UE, estableciendo además una norma mundial. “Hasta ahora, 60 países y territorios de los cinco continentes se han adherido al sistema”, decía la nota.

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Guillermo Abril

Es corresponsal en Bruselas. Durante más de una década ha sido reportero de El País Semanal. Especializado en el gran reportaje con vocación internacional, ha cubierto la crisis de refugiados en la frontera exterior de la UE y zonas de conflicto como Siria y Libia, así como las consecuencias del Brexit y el auge de la ultraderecha.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS