La Policía desarticula una red que falsificaba pasaportes covid y resultados negativos de PCR

Los agentes han detenido en Madrid y Barcelona a siete personas que se encargaban de crear los documentos falsos que beneficiaron a unas 1.600 personas, entre ellas el cantante Omar Montes

Dos policías, con uno de los detenidos de la red que falsificaba pasaportes covid y resultados negativos de PCR.Foto: P. N.

La Policía Nacional han desarticulado la rama española de una organización que proporcionaba pasaportes covid y PCR negativos falsos en diferentes países de la Unión Europea, llegando a inscribir fraudulentamente en el registro de vacunación a unas 1.600 personas, entre ellas al famoso cantante Omar Montes, según ha informado este martes la Jefatura Superior de la Policía de Madrid en una nota de prensa. Los agentes han detenido a siete personas —seis en Madrid y una en la provincia de Barcelona— acusadas de delitos de falsedad documental y contra la salud pública. Los arrestados se anunciaban en aplicaciones de mensajería instantánea aprovechando grupos de temática negacionista en los que ofrecían tanto pruebas PCR falsas como pasaportes covid falsificados.

La operación, que continúa abierta, ha permitido la detección e identificación de los líderes de la organización criminal que operaba desde Francia, cuyos datos ya han sido puestos en conocimiento de las autoridades del país. La investigación comenzó a principios de enero cuando se detectaron anuncios que ofrecían tanto pruebas PCR falsas como pasaportes covid falsificados en grupos de carácter negacionista de una aplicación de mensajería instantánea. Los agentes pudieron comprobar que personas integrantes de grupos criminales o intermediarios de estos se introdujeron en estos grupos para garantizar un pase de salud a personas que no estuvieran vacunadas.

Los policías averiguaron que el pago que exigían a cambio de las certificaciones fraudulentas era de 50 euros, en el caso de emitir certificados de pruebas PCR negativas, y cantidades que oscilaban entre los 200 y 1000 euros a cambio de expedir pasaportes covid en los que constaran dos o tres dosis de vacunación. Además, los investigadores pudieron constatar que, en la mayoría de los casos, los integrantes de la organización exigían el pago en criptomonedas, a través de cuentas que habían abierto en terceros países para hacer más complicado el rastreo por parte de las autoridades. Una vez que los implicados percibían el pago los interesados obtenían el código QR en el que constaba la pauta de vacunación fraudulenta. A los dos días podían obtener el pasaporte covid, en el que constaban como recibidas dos o tres dosis.

Las pesquisas llevadas a cabo han permitido detectar que la organización había creado dos tipos de redes clientelares, una a la que cobraban alrededor de 200 euros para que pudieran obtener el documento fraudulento, y otra, con mayor poder adquisitivo, a la que se exigía un pago de 1.000 euros por introducirlas en el registro con la pauta de vacunación completa.

Tras identificar a los intermediarios en España de la red criminal, la Policía Nacional llevó a cabo un operativo que permitió la detención de todos ellos, así como la identificación de los líderes de la organización. La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones. Las 1.600 personas que han adquirido las pruebas fraudulentas han quedado sujetas a investigación. Entre ellas, además de Montes, aparece Ana María Cameno, más conocida como La Reina de la Coca. Entre los detenidos está el otrora famoso alucinero y butronero, S.R.G, conocido como Moli. De los siete detenidos, cinco son hombres y dos mujeres, la mayoría acusados por delito contra la salud pública y falsedad documental. Hay una mujer enfermera también arrestada además por revelación de secreto y acceso ilegal a bases de datos. Introducía en las bases los nombres de las personas que deseaban.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS