Bruselas propone que el pasaporte covid caduque a los nueve meses de la vacuna si no se recibe una dosis de refuerzo

En muchos países de la UE el certificado es requisito imprescindible para numerosas actividades sociales

El comisario de Justicia, Didier Reynders, este jueves en Bruselas.
El comisario de Justicia, Didier Reynders, este jueves en Bruselas.DELMI ÁLVAREZ

La Comisión Europea ha aprobado este jueves un proyecto de recomendación que supeditará la prolongación de la validez del certificado covid a la administración de una dosis de refuerzo de la vacuna. La propuesta, que necesita el visto bueno de los Estados de la UE para entrar en vigor, aboga por limitar la validez del certificado a un período de nueve meses, lo que obligaría a recibir un nuevo pinchazo a partir de ese plazo para disponer del documento que permite viajar sin restricciones por el territorio comunitario. En muchos países, además, el certificado es requisito imprescindible para numerosas actividades sociales. La Comisión propone que las nuevas normas entren en vigor el 10 de enero de 2022.

El proyecto de recomendación actualizará las normas vigentes, que permiten obtener el certificado cuando se acredita haber recibido la pauta completa de la vacuna, haber superado la enfermedad o haberse realizado una prueba con resultado negativo. En principio, el certificado no tenía fecha de caducidad en el caso de la vacuna, pero Bruselas considera necesario limitar temporalmente su validez tras haber constatado que la protección se reduce con el tiempo.

El Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) ya recomendó este miércoles que se administre una dosis de refuerzo a toda la población adulta de la UE, con especial prioridad a los mayores de 40 años. El ECDC sugiere que el nuevo pinchazo, que sería el tercero para la inmensa mayoría de los europeos, se realice seis meses después de haber completado la pauta inicial.

La Comisión también propone que las medidas preventivas tras un viaje dentro de la UE, como la obligación de realizar una prueba o de guardar una cuarentena, ya no se fijen en función del origen del viajero, sino de su certificado covid. La única excepción serían las personas procedentes de zonas con una tasa de vacunación muy baja y con un ritmo de propagación del virus muy acelerado. Esas zonas seguirán estando identificadas con el color rojo oscuro en el mapa de situación epidemiológica que el ECDC publica cada semana.

El mapa epidemiológico seguirá clasificando a los países con los colores verde (para la situación de la pandemia mejor controlada), naranja, rojo y rojo oscuro (para la situación más descontrolada). El proyecto de recomendación añade el color gris oscuro para identificar a los países donde el número de pruebas se considere insuficiente y el gris, para los países que no faciliten datos.

Bruselas confía en que las nuevas normas contribuyan a acelerar las campañas de vacunación, que en muchos países se han estancado en un nivel por debajo del 70% de la población y en algunos ni siquiera han llegado al 50%. “Hemos vacunado a más del 65% del total de la población de la UE, pero eso no es suficiente”, ha señalado la comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides, tras aprobarse la nueva recomendación. “Hay demasiada gente todavía que no está protegida”, ha añadido la comisaria.

La Comisión también quiere evitar que la aplicación de las dosis de recuerdo a las personas ya vacunadas derive en normas diversas o contradictorias en cada país en relación con la libertad de movimiento. El comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, ha señalado que el “principal objetivo es evitar normas divergentes en la UE y eso también se aplica a las dosis de refuerzo, que van a ser esenciales para la lucha contra el virus”.

El certificado covid, que entró en vigor el pasado verano, ha sido uno de los instrumentos de la UE para armonizar las normas sobre desplazamientos por territorio comunitario. En poco más de cinco meses se han expedido 650 millones de certificados, según los datos facilitados este jueves por la Comisión. El certificado es válido en los 27 países de la UE y en otros 24 países extracomunitarios que han decidido acogerse al sistema europeo.

Países terceros

La Comisión también ha propuesto este jueves actualizar las recomendaciones sobre viajeros procedentes de países terceros. Bruselas propone que a partir del próximo 10 de enero se permita la entrada de todas las personas que hayan recibido una vacuna autorizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En la actualidad, ese reconocimiento depende de cada Estado miembro.

El Ejecutivo comunitario, sin embargo, establece una salvaguarda: si la vacuna ha sido autorizada por la OMS pero no por la Agencia Europea del Medicamento, como es el caso de la vacuna rusa o de las chinas, el viajero deberá aportar también una prueba negativa realizada antes de iniciar el viaje.

Bruselas propone, además, suprimir a partir del próximo 1 de marzo el listado de países considerados seguros y desde los que se puede viajar a territorio de la UE. El listado, elaborado tras la reapertura de las fronteras cerradas en la primera fase de la pandemia, cuenta ahora solo con una veintena de países. Pero la Comisión considera que el avance de las campañas de vacunación en casi todo el planeta hará ya innecesario la clasificación de países en función de su presunta seguridad. Bruselas aboga por conceder la autorización de viaje en función de la situación de cada viajero (vacunado o recuperado de la enfermedad) con independencia de su país de origen.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS