Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

En la emergencia educativa nos queda aún mucho por hacer

La Politécnica de Valencia reanuda sus clases, aunque más de 200.000 universitarios siguen en sus casas, mientras cada vez más colectivos claman por la presencialidad educativa en todas las etapas

El campus de Vera de la Universidad Politécnica de Valencia retoma este lunes las clases presenciales para más de 20.000 alumnos tras dos semanas ofreciendo la formación por internet por un brote de covid-19 detectado después de una fiesta no autorizada en la azotea del Colegio Mayor Galileo Galilei.
El campus de Vera de la Universidad Politécnica de Valencia retoma este lunes las clases presenciales para más de 20.000 alumnos tras dos semanas ofreciendo la formación por internet por un brote de covid-19 detectado después de una fiesta no autorizada en la azotea del Colegio Mayor Galileo Galilei. EFE

Una estudiante pasa por delante de una pintada en la pared con un mensaje que parece enviado desde el más allá. "Mucho por hacer". El grafiti, del artista peruano Elliot Tupac, cobraba ayer tono de advertencia en la Universidad Politécnica de Valencia, donde 20.000 universitarios volvían a las aulas, por segunda vez en menos de dos meses. Habían pasado dos semanas en sus casas por un contagio masivo tras varias fiestas. Pero áun hay más de 220.000 alumnos confinados sin clases presenciales por brotes vinculados al ocio nocturno. Sobre ello hablamos con el ministro de Universidades, Manuel Castells, que cree que debe buscarse una solución más allá de la sanción. Mientras, en Madrid, asistimos hoy a una rueda de prensa inédita: por primera vez familias y directores se unen en una rueda de prensa para denunciar la situación "insostenible" del sistema educativo en la Comunidad de Madrid. Y como respuesta ante la emergencia educativa desde el Congreso de los Diputados aprobaban una solución esta semana: flexibilizar la evaluación para que la repetición vuelva a ser excepcional.

Bienvenidos otro martes más a este recorrido semanal por la actualidad educativa en el que nos detendremos también en los héroes cotidianos que hay en las escuelas de medio mundo. Gracias por abrirnos la puerta de tu casa y compartir esta newsletter con quien pueda estar interesado. Y si tienes alguna historia con la que podamos aprender, puedes contárnosla aquí.

1. La universidad contra la fiesta universitaria

″No podemos poner un policía detrás de cada estudiante". Lo dice el ministro de Universidades, Manuel Castells, en una entrevista en EL PAÍS, ante el confinamiento que ha llevado a suspender las clases de 300.000 universitarios. Cree el ministro que debería haber algo más que medidas restrictivas y sancionadoras a los universitarios que incumplen las normas sanitarias. Quizás el camino lo marcaba el editorial de este periódico de ayer mismo: convencer a los jóvenes de que protegiéndose ellos protegen a toda la comunidad.

Y en cierre de las aulas en Cataluña, Granada o la Politécnica de Gijón manteniendo en algunos casos los bares abiertos ha despertado la indignación de la comunidad universitaria. Como la rectora de la Universidad de Granada Pilar Aranda que en esta entrevista llegaba a preguntarse si iba a tener que impartir clase en un bar: “Me entristece que se valoren más los bares que la formación universitaria”. Incluso los alumnos se mostraban desconcertados con este doble rasero: “Va a ser más fácil pedir un cubata que sacar un libro de la biblioteca".

2. Presencialidad, incluso en la universidad

También de ello habló la profesora universitaria y psicóloga Elisa Martín Ortega en la quinta entrevista de nuestra serie del regreso a las aulas, según sus protagonistas. En ella, Martín Ortega habla de la necesidad de las administraciones de buscar culpables para cubrir su negligencia, pero también del aumento de la violencia en las aulas por el estrés normativo al que se está sometiendo a los escolares de Primaria, y de la trascendencia de las clases presenciales en Secundaria, Bachillerato y la universidad: “Primero se culpó a la infancia, luego a los adolescentes y ahora tocan los universitarios”.

Una presencialidad sobre la que también reflexiona, entre referencias literarias, Javier Rodríguez Marcos en su columna Maestros del zen y del Zoom donde defiende el hecho educativo como acto relacional y concluye que "la pantalla se vuelve tarima vertical y da la sensación de que todo el mundo se sienta en la última fila".

Una madre ayuda a sus hijos confinados en casa a hacer las tareas durante una cuarentena escolar en Madrid.
Una madre ayuda a sus hijos confinados en casa a hacer las tareas durante una cuarentena escolar en Madrid.

Para evitarlo, Diego del Alcázar Benjumea, vicepresidente de IE University, reclama con urgencia un nuevo modelo educativo: "Lo necesitamos con urgencia para entender y hablar el idioma de la tecnología, para someterla a nuestro beneficio y no someternos nosotros a los que la controlan". Y lo decía en el contexto de la inauguración de la tercera edición del encuentro sobre educación e innovación EnlightED que este año será virtual y por el que pasarán noventa pensadores internacionales del 19 al 23 de octubre.

3. Maestros que merecen la pena

Era un de esos profesores excelentes que marcan. Que invitan a pensar, a relacionar, a desarrollar el sentido crítico de los adolescentes y a cuestionar el universo en el que vivimos. Al menos así lo describen sus alumnos de 13 años. Se llamaba Samuel Paty, tenía un hijo, y daba clases de geografía e historia. A los 47 años fue decapitado por mostrar a sus alumnos las caricaturas de Mahoma. Su historia debe hacernos pensar, y mucho.

pincha para ver el vídeo
La profesora Ana Masnit camina a diario para acceder a una escuela con solo seis estudiantes de una pequeña aldea rumana.

En el capítulo de reconciliaciones con los maestros, nos detenemos en la historia de una profesora rumana que recorre a pie a diario 13 kilómetros para atender a sus alumnos "si no voy yo, tendrían que venir ellos, y son muy pequeños" explica en este vídeo. O la de los profesores de la Escuela de Canto y el Conservatorio Superior de Música de Madrid que han tenido que reinventarse y aprender a cantar con mascarilla para poder reabrir sus escuelas. Ideas y respuestas excepcionales en esta pandemia donde entre los docentes han llovido las buenas ideas para hacer frente a esta situación extraordinaria.

Para dar voz a iniciativas trasformadoras, FP Innovación y la Fundación Bankia han organizado un encuentro en el que los docentes puedan compartir sus propuestas para abordar la nueva educación. Lo han llamado Hackaton –como los encuentros de hackers, en los que desarrollan software colaborativamente– se celebrará el 13 y 14 de noviembre y los profesores interesados pueden inscribirse hasta el 8 de noviembre. Se elegirán los tres mejores proyectos a los que se les ayudará a llevarlos a cabo y se premiará al ganador con 1.500 euros. También pueden aportar sus propuestas docentes que no sean de Formación Profesional.

4. Novedades en las políticas educativas

En el apartado de novedades políticas llegaba desde el Congreso de los Diputados esta semana el acuerdo que flexibiliza las evaluaciones para que los alumnos puedan pasar de curso y obtener el título más fácilmente. La ministra de Educación Isabel Celaá, lo justifica asegurando que busca adaptarse “a realidad del alumnado de cada centro” y que garantiza “que nadie se queda atrás”. Pero la oposición lo resume con tres palabras “aprobado general encubierto”.

También en el Congreso ha seguido la tramitación de la reforma educativa. Y hoy martes se votará una enmienda a la reforma pactada por PSOE y Podemos con varios grupos del bloque de la investidura para que las autonomías y los centros educativos puedan fijar una mayor parte del currículo. 

Lo dicho, queda mucho por hacer...

Hasta la semana que viene.

Ayúdanos a difundir esta newsletter.

Gracias por seguir EL PAÍS EDUCACIÓN en Twitter o Facebook y compartir esta newsletter.

Si quieres recibirla, apúntate aquí.

Si crees que podemos aprender algo con tu historia, o quieres contactarnos escríbenos a educacion@elpais.es

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >