Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘efecto contagio’ de Madrid Central logra que 2019 sea el mejor año de la década en cuanto a contaminación

Ecologistas en Acción denuncia en los tribunales los intentos de Almeida de descafeinar el área de bajas emisiones de la capital

contaminacion
Varios coches circulan por la Gran Vía, en el interior de Madrid Central.

Madrid Central, el área de bajas emisiones del centro de la capital, ha impulsado en 2019 una reducción de la contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2) en 22 de las 24 estaciones de medición de la capital respecto a la media de los nueve años anteriores, según un informe de Ecologistas en Acción basado en datos municipales presentado este jueves. Desde 2010, Madrid ha incumplido los niveles máximos de NO2 y ese incumplimiento ha motivado la amenaza de sanción por parte de la Unión Europea. Estos datos se deben a un positivo ‘efecto contagio’ de esta zona de tráfico restringido, dado que la meteorología -que también influye- no ha sido favorable. A pesar de estos datos, el Ayuntamiento de la capital, gobernado por PP y Ciudadanos, sigue negando la efectividad de la medida y trabaja para descafeinarla y permitir entrar a más vehículos contaminantes al centro de la capital y reducir el perímetro de la zona. Ecologistas en Acción, que ya impidió que el alcalde aplicara una moratoria de multas, ha presentado un recurso contra esta modificación ante el juzgado contencioso-administrativo.

“La evidencia es que Madrid Central funciona y mejora la contaminación. Por eso consideramos que hay que extenderlo y ampliar algunas de sus medidas al resto de la ciudad”, ha explicado Paco Segura, portavoz de la organización ecologista. En 2019, tan solo dos estaciones han incumplido los valores límite legales de 40 microgramos de NO2 por metro cúbico (µg/m3) de valor medio anual, las de plaza Elíptica y Escuelas de Aguirre, cuando entre los años 2010 y 2018 el número de estaciones que vulneraron este límite se mantuvo entre las 18 estaciones infractoras en el año 2010 y las seis del año 2014 (la media fue de 11 estaciones incumplidoras al año). "Madrid ha continuado incumpliendo la legislación sobre dióxido de nitrógeno, pero han sido muchas menos estaciones de las que estamos acostumbrados", ha señalado Juan Bárcena, responsable de calidad del aire de Ecologistas.

“Si miramos el mapa de las estaciones, el epicentro de donde se ha reducido la contaminación es Madrid Central, y hay una gran reducción también en las estaciones que cincundan este área. En cambio, donde menos se reduce es en estaciones muy periféricas, como El Pardo, Villaverde o Barajas”, ha añadido Bárcena. Así, “los datos muestran claramente que no hay un ‘efecto frontera’, como decían PP y Ciudadanos, sino un ‘efecto contagio’ que actúa de forma positiva en toda la ciudad”, ha continuado el portavoz ecologista. La reducción del NO2 alcanza el 10% en comparación con los valores medios de la década, pero llega al 22% si se miran los valores de la plaza del Carmen, la única estación de medición situada en el interior de Madrid Central. Este punto ha logrado meses con valores inferiores al valor límite anual de NO2, y seis meses con los valores mínimos de la década (hay registros desde 2010).

Y esto es así, dicen los ecologistas, “a pesar de la política errática del nuevo Ayuntamiento dirigida a favorecer el uso del coche, prorrogar el uso de vehículos contaminantes y dejar entrar a más coches al centro”, ha explicado Segura. Es lo que llaman el 'efecto Almeida', que ha restado eficacia al plan de Manuela Carmena para reducir las emisiones. De hecho, tras el anuncio del regidor de la moratoria de multas, la estación de la plaza del Carmen, que había registrado sus mejores datos históricos entre marzo y junio, sufrió un incremento superior al 50% cuando se anunció la moratoria de multas, algo que no ocurrió en el resto de los medidores.

“El equipo de Gobierno municipal ha negado que Madrid Central funcione usando los datos de forma torticera. Se pintaron de verde en la Cumbre del Clima a la vez que eliminaban carriles bici y reducían el perímetro de la zona de bajas emisiones, algo que creemos que es ilegal. Por eso, hoy mismo lo hemos llevado a los tribunales de lo contencioso-administrativo”, ha añadido el portavoz. Fue precisamente una denuncia de Ecologistas en Acción la que consiguió paralizar la moratoria de multas que el Ayuntamiento pretendía aplicar durante tres meses, y que se suspendió tras un varapalo judicial.

“Además, Almeida y Villacís presentaron Madrid 360 como si fuera un plan ya aprobado, cuando no son más que medidas deslavazadas que todavía no están aprobadas, por lo que generaron una tremenda confusión entre la ciudadanía, que no sabe si están activas unas medidas u otras”, ha señalado Segura. “Nos jugamos muchísimo con estas políticas, que deberían ser coherentes y permanentes. Cuando le pides a la ciudadanía que dejes el coche en casa no se puede dar marcha atrás”, ha concluido.

Sin embargo, el Ayuntamiento de Madrid sigue instalado en el negacionismo climático, opuesto a las evidencias científicas serias: este mismo jueves, el concejal de Medio Ambiente y Movilidad de la capital, Borja Carabante, ha vuelto a repetir que Madrid Central "es ineficaz", sin aportar datos o estudios que apoyen su afirmación. El informe de Ecologistas se ha presentado en el primer día que se activa el escenario 1 del protocolo anticontaminación este año por la mala calidad del aire en Madrid, que limita la velocidad a 70 kilómetros por hora en la M-30, la M-40 y las grandes vías de acceso a la capital. El Consistorio ya ha avisado de que este viernes se mantendrá el mismo escenario con las mismas medidas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información