Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez reactiva Madrid Central para evitar que la contaminación suba “sin control alguno”

Los ecologistas logran frenar la reversión de la zona de bajas emisiones de la capital

Manifestantes durante la protesta a favor de Madrid Central en Madrid el pasado 29 de junio. En vídeo, Almeida tiene tres días para presentar alegaciones a la suspensión de Madrid Central por el juez.

Vuelven las multas a Madrid Central. Cinco días después de la entrada en vigor de la moratoria aprobada por el alcalde José Luis Martínez Almeida (PP) —que gobierna la capital junto a Ciudadanos—, el Juzgado 24 de lo Contencioso-Administrativo de Madrid ha paralizado la medida. El auto impone como “medida cautelar provisionalísima” suspender la moratoria de multas, una decisión que no puede ser recurrida. Jesús Torres Martínez, titular del juzgado, ha dado un plazo de tres días hábiles al Ayuntamiento para presentar sus alegaciones por escrito, plazo tras el cual el juez dictará otro auto para levantar, mantener o modificar la medida. [Lea íntegro el auto que paraliza la moratoria de multas de Madrid Central (PDF)]

La paralización de las sanciones aprobada por el Consistorio se hizo efectiva el 1 de julio, pero el Ayuntamiento acordó la medida el 27 de junio. "El auto del juez admite el recurso, pero además suspende el acuerdo de la junta de Gobierno del 27 de junio: ahora mismo ya está en vigor Madrid Central tal y como lo hemos conocido estos meses", ha celebrado Paco Segura, coordinador de Ecologistas en Acción, que junto a Greenpeace —y otras organizaciones que forman la Plataforma en Defensa de Madrid Central, que aglutina a más de 80 entidades— había presentado a primera hora de este mismo viernes un recurso contencioso administrativo contra la moratoria de las derechas. Un día antes, el jueves, el PSOE había acudido también a los juzgados para exigir la anulación de la decisión municipal al considerarla “ilegal”.

Portavoces de la organización, que convocó una rueda de prensa a última hora del viernes para comunicar la noticia, reconocieron estar "encantados": "El juez ha dado importancia a la salud de la gente frente al supuesto derecho de ir en coche". Por un lado, el auto considera que no se ha “producido una modificación sustancial” en el plan instaurado por la exalcaldesa Manuela Carmena (Ahora Madrid) y no encuentra razón en la moratoria, pues ya hubo un periodo de avisos cuando arrancó la medida, en noviembre de 2018. Por otro, estima que la paralización de facto de Madrid Central produce “una evidente emisión de gases contaminantes en la zona de bajas emisiones”. Esto se debe a la entrada de “vehículos contaminantes no autorizados” que ahora mismo pueden cruzar el área “sin limitaciones ni control”. Todo ello generaría un perjuicio sobre el “interés público”.

El juzgado ha considerado los argumentos de los ecologistas en los que explican que la moratoria de multas produce una “lesión de los intereses generales”. También considera que medidas como Madrid Central resultan “imprescindibles” para cumplir con la legalidad europea e internacional en materia ambiental. “¡La justicia paraliza la moratoria de Madrid Central! Esta victoria es de todas las que os habéis movilizado y mostrado apoyo. Toca no bajar los brazos y seguir peleando”, celebraba la plataforma en defensa de la zona de bajas emisiones.

El colectivo congregó en la Gran Vía el pasado sábado, con más de 40 grados y en plena ola de calor, a decenas de miles de personas —10.000, dijo la Policía Nacional; 60.000 personas, según la organización— en una manifestación contra la paralización de Madrid Central. En este área en el centro de la ciudad pueden circular residentes y transporte público; los no residentes pueden acceder siempre que tengan etiqueta ambiental y vayan a un aparcamiento de uso público. Las multas por acceder sin permiso a Madrid Central son de 90 euros (45 por pronto pago). [Así funciona Madrid Central]

"Estamos contentos y satisfechos con la suspensión de la moratoria", ha manifestado el portavoz del grupo municipal socialista, Pepu Hernández. El PSOE presentó un recurso similar al de los ecologistas este jueves, pero en su caso, el juez decidió dar trámite de audiencia al Ayuntamiento; es decir, escucharle antes de aplicar la medidas cautelares que solicitaron. Fuentes socialistas explican que sus argumentos eran parecidos a los de los ecologistas. Por un lado, explicaban que "la suspensión de las multa suponía de facto eliminar la zona de bajas emisiones", por otro, "existía un riesgo muy importante para la salud de las personas". En tercer lugar, señalaban que "España se arriesgaba a que la UE reactivara el procedimiento sancionador" por superar los límites legales permitidos de contaminación atmosférica.

Para el abogado de Ecologistas en Acción, Jaime Doreste, "las multas deberían reactivarse el lunes". Por su parte, fuentes policiales explicaron que la reversión de la moratoria se podría retrasar "hasta el martes o el miércoles, como muy pronto". Antes de suspender la moratoria, el Ayuntamiento debe ser informado del auto: a última hora del viernes, Cibeles no había recibido ninguna notificación. Esto no se hará “de la noche a la mañana”, dicen los agentes, ya que cualquier sanción sin previo aviso podría ser anulada.

Mandato europeo

Ecologistas en Acción recordó que Madrid no ha cumplido nunca los valores máximos fijados por la legislación europea y española para el dióxido de nitrógeno desde que estos límites están vigentes, (desde 2010, aunque tampoco cumplía antes). También han explicado que gracias a Madrid Central se han conseguido "grandes avances". Así, señalan que los valores medios de toda la red de medición de la contaminación (24 estaciones) para el dióxido de nitrógeno durante el segundo trimestre del año han sido los más bajos desde que hay registros: con 25 microgramos de contaminante por metro cúbico de aire de media entre abril y junio.

Hace unos días, la organización ecologista mostró en un informe (basado en datos oficiales) que evidenciaba que el segundo trimestre del año, el único completo con sanciones, ha sido el mejor en cuanto a contaminación de la última década. "En pocos meses de funcionamiento ha conseguido reducciones históricas de los niveles de contaminación", resume la ONG.

En cambio en estos cinco días sin multas la calidad del aire en el centro ha empeorado mucho. "Los datos del último trimestre mostraban que en abril, en plaza del Carmen, la única estación de medición en el interior de Madrid Central, se tuvo el valor mensual más bajo de la historia, y esa tendencia se ha mantenido en mayo y junio", explica Juan Bárcena, de Ecologistas en Acción. "Sin embargo, esta semana ha habido un subidón de contaminación en esa estación. Y eso a pesar de que ya no hay colegios y de que julio suele ser el segundo mes del año con menos tráfico, solo por detrás de agosto".

Madrid Central es una iniciativa que ya fue propuesta por los anteriores alcaldes del PP (Gallardón y Botella) y que el Consistorio de Manuela Carmena puso en marcha por razones de salud pública debido a la lucha contra la polución, impulsada por la Comisión Europea. Con la restricción al tráfico se espera reducir un 40% la emisión de contaminantes en el área. Muchas ciudades europeas han tomado medidas contra los humos de los coches. Cuatro han ido más allá que Madrid y han impuesto un peaje para entrar al centro: Londres, Milán, Estocolmo y Gotemburgo.

Desde el arranque de la moratoria, el pasado lunes, la capital ha sufrido atascos y colapsos tanto en el interior de Madrid Central (con un área de 4,7 kilómetros cuadrados) como en la M-30, pero también en los alrededores de la circunvalación y los accesos. Así lo constata el Centro de Gestión de la Movilidad, dependiente del Consistorio. A pesar de que es un organismo municipal, desde el Ayuntamiento iniciaron una guerra de cifras y aportaron su propio balance: “No ha habido repercusión negativa ni en el tráfico ni en la calidad del aire”, afirmó este jueves Borja Carabante (PP), delegado de Medioambiente del Ayuntamiento. La Empresa Municipal de Transporte, según los datos que publica en su informe diario sobre su red de autobuses públicos, ha registrado incidencias y retrasos durante toda la semana.

Plano de Madrid Central. ampliar foto
Plano de Madrid Central.

El PP llevó a los tribunales la medida de Carmena

La Comunidad de Madrid, gobernada por el PP, ha intentado torpedear de todas las formas posibles Madrid Central. El Ejecutivo de Ángel Garrido (ahora en Ciudadanos) llevó a los tribunales el proyecto estrella de Manuela Carmena “por falta de trámites” y pidió medidas cautelares para detenerlo. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha rechazado dos veces las peticiones del Gobierno regional, aunque todavía no se ha pronunciado sobre el fondo de la cuestión. Madrid Central ha enfrentado a la Comunidad y el Ayuntamiento desde el inicio. En octubre, la Administración regional pidió al Gobierno de Carmena que no llevara a cabo la medida. Una vez que se instauró con éxito, el pasado 30 de noviembre, el Ejecutivo de Garrido no reforzó el transporte público como pedía el Consistorio (en parte por la falta de trenes y maquinistas en Metro de Madrid). Y después llevó la medida a los tribunales.

Ahora que el alcalde, José Luis Martínez-Almeida (PP), ha dejado sin efecto las multas de Madrid Central, el PSOE y las organizaciones ecologistas han denunciado al Ayuntamiento por quitar la zona especial, lo contrario por lo que denunció la Comunidad (instaurarla).

Antes de la puesta en marcha de Madrid Central a finales de 2018, en la capital ya existían cuatro zonas donde el acceso de los coches está limitado (las áreas de prioridad residencial o APR de Cortes, Letras, Embajadores y Ópera), que quedaron englobadas en Madrid Central. 

La contaminación se ha convertido en una de las principales preocupaciones de las ciudades. La Agencia Europea de Medio Ambiente estima que en Europa se producen más de 400.000 muertes prematuras al año por la polución (en España, 6.084 muertes anuales se atribuyen a la exposición al dióxido de nitrógeno). Hasta ahora, los coches ocupan la mayor parte del espacio urbano: en Madrid, por ejemplo, el 80% de la ciudad. Por eso los Ayuntamientos quieren redimensionar sus calles para proteger la salud y el medioambiente y dotar de mayor protagonismo a peatones y a otros tipos de movilidad. Londres, Berlín y París avanzan en esa línea, como Barcelona, Sevilla, Pontevedra y Zaragoza.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información