Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid ensancha su corazón

Es insostenible que los vehículos privados copen el 80% del espacio público cuando solo el 29% de los desplazamientos se hacen por este sistema

La Gran Vía preparada para la nueva configuración diseñada por el Ayuntamiento de Madrid.
La Gran Vía preparada para la nueva configuración diseñada por el Ayuntamiento de Madrid. EL PAÍS

La Gran Vía va a cambiar a partir de este 1 de diciembre. Tendrá una nueva configuración que conlleva 5.400 metros cuadrados más para los peatones, aumenta la anchura de los pasos de cebra, reserva un carril para el transporte público, los taxis y las motos; y otro para los coches y las bicicletas. La velocidad estará limitada a 30 kilómetros por hora. El protagonismo lo tendrán los peatones, los residentes y el transporte público.

Madrid es una ciudad abierta, acogedora y diversa. Y ahora queremos que el centro –su corazón– se ensanche para que las personas paseen, hagan compras y respiren un aire más limpio. Queremos que el cielo de Madrid recupere ese azul que el pintor Diego Velázquez plasmó en sus lienzos de forma magistral.

La Gran Vía es una arteria que sufre una gran presión de tráfico, principalmente por parte de automovilistas que van de paso, y el objetivo es convertirla, junto al distrito de Centro en una zona de bajas emisiones. Con los cambios de esta Navidad y la futura remodelación que queremos hacer desde el Ayuntamiento, es deseable que los madrileños y los visitantes usen más la red de transporte público, que es magnífica.

La zona centro es una de las que mejor oferta de transporte público tiene de Europa, ya que a ella se puede acceder a través de más de 70 líneas de EMT, 6 de metro, 8 de cercanías y hay unas 50 bases de Bicimad.

El objetivo es convertir la Gran Vía, junto al distrito de Centro en una zona de bajas emisiones

La nueva Gran Vía formará parte de la futura Área de Prioridad Residencial (APR) de Centro o Área Central Cero Emisiones, que comenzará el próximo junio, donde se limitará el acceso a este distrito a los no residentes, excepto los incluidos en las excepciones. Es decir, se eliminará principalmente la circulación de paso.

El Ayuntamiento ha mantenido encuentros con vecinos, comerciantes y organizaciones sociales y económicas para explicarles el dispositivo de Navidad y tiene previsto continuar con estos contactos, así como informar por carta a vecinos y comerciantes de Centro. Hablar y escuchar es la forma más adecuada para mejorar nuestra ciudad. Estoy convencida de que más pronto que tarde veremos las ventajas: los madrileños y los turistas podrán admirar los espléndidos edificios que jalonan la Gran Vía y, además, será más fácil y agradable hacer compras o ir a los cines, teatros y restaurantes. Todos saldremos ganando con el cambio.

Creo que hay que cambiar el modelo existente hasta ahora. Es insostenible que los vehículos privados copen el 80% del espacio público cuando solo el 29% de los desplazamientos se hacen por este sistema. Esta situación no solo es irracional, sino que, además, supone un grave problema para la salud pública. Todas las ciudades modernas caminan en esa dirección. Y nosotros debemos seguir ese mismo camino por el bien de todos.

Manuela Carmena es alcaldesa de Madrid.

Encuesta

¿Estás de acuerdo con la restricción de tráfico en la Gran Vía madrileña?

Votar Ver resultados »

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.