La consejera de Sanidad de Aragón: “Nos afectó la gestión del brote de Lleida. Son fronteras ficticias”

Sira Repollés admite que apelar a la responsabilidad individual para limitar la movilidad en Zaragoza no ha surtido efecto

Sira Repollés, consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón.
Sira Repollés, consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón.Carlos Gil-Roig

La covid-19 no ha dado tregua a Aragón. Cuando la curva epidémica bajaba en toda España y el país avanzaba a la nueva normalidad, un brote entre temporeros de la fruta en cuatro comarcas aragonesas volvía a poner en alerta al Gobierno regional. Hoy, hay brotes también en Zaragoza, Huesca, Barbastro. El trajín en la consejería de Sanidad no cesa. La titular del ramo, Sira Repollés (Caspe, 57), atiende por teléfono a EL PAÍS entre reunión y reunión.

El Gobierno de Aragón ha retrocedido a una fase 2 flexibilizada —con controles de aforo— a cuatro comarcas orientales, Huesca, Zaragoza y su área de influencia. Y ha apelado a la responsabilidad individual para evitar los desplazamientos desde o hacia la capital aragonesa. Los contagios, sin embargo, siguen al alza. Cerca de 600 este fin de semana, y Repollés, ginecóloga de formación, no descarta más restricciones en la comunidad.

Pregunta. ¿Aragón está en una segunda ola?

Respuesta. A lo mejor es demasiado pronto para considerar que estamos en una segunda ola, pero sí que tenemos la visión de que probablemente vamos a estar en oleadas constantes durante todo el verano y el otoño hasta que encontremos una vacuna.

Más información
La transmisión comunitaria en Aragón y Cataluña dispara los nuevos casos: 580 en un día
Aragón logró frenar a tiempo el brote que se descontroló en Lleida

P. ¿Pueden trazar todos los contactos o hay transmisión descontrolada en Aragón?

R. Aunque el número de contagios ha subido mucho, mantenemos casi un 70% de posibilidad de rastreo de contactos y esto es mucho en vista de la situación epidemiológica que tenemos. Esto nos hace creer en la fortaleza de atención primaria y los sistemas de rastreo, y estamos trabajando en potenciarlos y no perder el control de este tipo de casos.

P. Entonces, ¿todos los casos están vinculados a brotes o hay transmisión comunitaria?

R. Cuando nos vimos obligados a tomar medidas de restricción de la movilidad y movimientos sociales en las comarcas orientales, en Zaragoza, Huesca y Barbastro, es porque hemos observado un inicio de transmisión comunitaria. Creo que las medidas de restricción han sido tomadas en el momento en el que ves que ya no son los brotes el origen, ya no están trazados el 100% de los contactos y esos brotes han podido iniciar una transmisión comunitaria.

P. El grueso de las nuevas infecciones están ahora en Zaragoza. ¿Qué ha ocurrido allí?

R. La mitad de la población de Aragón vive en Zaragoza capital y tenemos barrios determinados donde se concentra más población que habitualmente entre semana va a trabajar a las explotaciones hortofrutícolas de las comarcas orientales. Pensamos que los primeros casos pudieron tener su origen en esas comarcas, en trabajadores que el fin de semana volvían a estos barrios de Zaragoza donde tenían su residencia, y a partir de estos brotes se ha producido una extensión, fundamentalmente por gente joven asintomática, agrupaciones sociales, fiestas, ocio nocturno y actividades en las que se concentran grandes cantidades de personas de origen diverso y con aumento de la movilidad.

P. ¿Cuál es el foco que más preocupa al Gobierno regional?

R. Todas por igual porque, aunque nuestra capacidad de control se mantiene, el aumento de casos en comarcas orientales como en Zaragoza, nos hace pensar que tenemos que poner medidas ya para no perder el control que tenemos de la transmisión comunitaria.

P. Pese a la petición que hicieron a la población de evitar desplazamientos desde o hacia Zaragoza, ha habido un éxodo de gente este fin de semana, como ha ocurrido también en Barcelona. ¿La recomendación es suficiente?

R. Efectivamente, no ha sido muy efectivo apelar a la responsabilidad individual para evitar la movilidad desde o hacia Zaragoza. No hemos visto que haya tenido efecto y nos tendremos que ver obligados, en función de la situación epidemiológica, a tomar medidas restrictivas en este u otro sentido. En Zaragoza se ha producido una salida hacia los pueblos, hacia segundas residencias, donde a lo mejor hay personas mayores que deberíamos estar protegiendo.

P. ¿Se plantean un confinamiento más estricto?

R. En este momento no contemplamos este escenario. Tenemos muchos escenarios en los que nos podemos mover y realizar otras medidas restrictivas sin llegar a un confinamiento domiciliario.

P. ¿Cuál sería el siguiente paso?

R. Podemos pasar a restricciones en aforos, en agrupaciones sociales, restricciones horarias, anulaciones de actos y endurecer las medidas en ocio nocturno. Podemos pasar a una fase 2 estricta o ir hacia atrás en fases y restricciones.

P. ¿Descartan, a corto plazo, un estado de alarma?

R. En esta pandemia, nos encontramos en una situación dinámica. En este momento no contemplamos escenario de confinamiento pero horizonte temporal no lo puedo dar en ningún caso.

“La situación social de los temporeros es muy compleja, de difícil abordaje con los medios que tenemos
Sira Repollés, consejera de Sanidad de Aragón

P. ¿Los brotes entre temporeros se han contenido?

R. Al principio de establecer las medidas de fase 2, conseguimos un período de meseta y estabilización de casos, pero estos días estamos viendo un segundo repunte, lo que nos hace pensar que nos encontraremos con esta situación todo el verano mientras persista la situación de trabajo de los temporeros. Se ha hecho un gran esfuerzo de control, pero es una situación social muy compleja, de difícil abordaje con los medios que tenemos hoy en día. A lo mejor tendríamos que realizar alguna actividad más social, de control de estas personas, un censo, mediadores que nos ayuden a entendernos con la realidad de estas personas.

P. A Aragón se le alaba la gestión temprana en el brote de temporeros, mientras se critica la de Cataluña en el brote de Lleida, próximo a las comarcas aragonesas y de las mismas características. De hecho, la Generalitat ha admitido que han llegado tarde al brote de Lleida. ¿A Aragón le ha afectado el retraso de Cataluña?

R. Las comarcas orientales de Aragón y las de Cataluña comparten una misma realidad, tanto de tipo de explotaciones hortofrutícolas, trabajadores. Era prácticamente imposible que lo que se diera en un lado no se diera en el otro. Es una frontera ficticia. Pensábamos que las medidas que nosotros tomamos eran las oportunas cuando las tomamos, pero cada autonomía es libre de realizar las medidas cuando considere oportuna. En Lleida esperaron a tener una situación epidemiológica radicalmente distinta a la nuestra, con un estrés del sistema sanitario que nosotros no hemos sufrido en ningún momento y ellos optaron por medidas más restrictivas que las nuestras. ¿Si nos ha afectado a nosotros? Indudablemente nos ha afectado. Son fronteras ficticias y son realidades idénticas.

P. ¿Se puede cuantificar el impacto en Aragón del retraso de Cataluña en tomar medidas para contener el brote de Lleida?

R. Es difícil. Son territorios hermanos. Cuando se realizó el confinamiento del Segrià, hubo mucha gente que pasó a Aragón para no estar confinados. Sí que vimos en ese momento un éxodo de gente de esta comarca que vino a Aragón.

P. ¿Trasladaron alguna vez su inquietud a la Generalitat porque Lleida no estaba tomando medidas?

“Cuando se realizó el confinamiento del Segrià, hubo mucha gente que pasó a Aragón para no estar confinados.
Sira Repollés, consejera de Sanidad de Aragón

R. Diariamente tenía personalmente contacto con la consejera catalana y le informaba por nuestra realidad y preguntaba por la suya, entendiendo que deberíamos de compartir un mismo tipo de situación epidemiológica. Pero cada comunidad es libre de tomar las medidas que considera oportunas. No podríamos más que sugerir, preguntar o estar en contacto. Cada uno ha realizado las medidas que ha considerado oportunas, a lo mejor sin tener muy en cuenta las medidas de la comunidad vecina.

P. En España faltan rastreadores de casos y contactos. Aragón tiene una media de cuatro contactos por caso. ¿Está funcionando bien el rastreo?

R. Aragón está mejor que la media. Tenemos cinco contactos por cada uno de los casos. Nosotros el rastreo lo hacemos con personal sanitario desde atención primaria y disponemos de refuerzos según la situación epidemiológica. Previendo que tenemos más casos, vamos a disponer de otros centros de rastreo y recogida de muestras. Estamos manteniendo el tipo.

P. ¿Cuál es el riesgo de que se descontrole la pandemia de Aragón? ¿Están preparados para ese escenario?

R. Cuando hablamos de limitar la movilidad, lo intentamos hacer para tener control territorial sobre dónde se están produciendo los casos. En el Pirineo aragonés no tenemos brotes ni circunstancias que nos preocupen de momento, pero inevitablemente, tal y como se comporta esta pandemia, no podemos dar nada por hecho y tenemos que estar siempre alerta e intentar adelantarnos a la evolución del brote.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad



Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS