La crisis del coronavirus

El brote entre temporeros de Aragón deja una cuarta comarca en la fase 2

Lleida detecta 18 casos en una residencia de ancianos e intensifica la vigilancia en la movilidad de los trabajadores de la fruta en las zonas próximas al episodio de Huesca

Trabajadores temporeros en el municipio de Fraga (Aragón)
Trabajadores temporeros en el municipio de Fraga (Aragón)JUAN BARBOSA / EL PAÍS

Aragón da otro paso atrás en la desescalada. Un día después de que tres comarcas oscenses (Cinca Medio, Bajo Cinca y La Litera) retrocediesen a la fase 2 de la desescalada tras detectar casos de covid-19 entre temporeros, el Gobierno aragonés ha extendido la orden de repliegue a la comarca zaragozana de Bajo Aragón-Caspe para contener la transmisión del virus. Sin restricciones de movilidad ni estado de alarma, Aragón recomienda limitar los desplazamientos mientras Lleida, próxima a las zonas afectadas, intensifica el control de la movilidad entre los trabajadores de la fruta en las zonas limítrofes.

“La movilidad entre estas comarcas es muy fácil, es cotidiana y habitual. Coincide también en que desde las últimas semanas estamos teniendo [en el Bajo Aragón-Caspe] un goteo de casos que cuantitativamente quizás no es tan comparable a las otras tres comarcas, pero que se mantiene durante estos últimos días”, ha justificado este martes el director general de Salud Pública de Aragón, Francisco Javier Falo. Las cuatro comarcas oscenses suman 125 casos positivos en los últimos días.

Con el retorno a la fase 2, los parques infantiles y las discotecas están cerrados y Aragón puede limitar el aforo en locales comerciales (al 40%), bares y restaurantes (50% y prohibido el uso de la barra) y lugares de culto (50%), entre otros. Lo que no puede hacer es restringir los desplazamientos, solo “recomendar” que se reduzca la movilidad desde y hacia las comarcas afectadas. “Si la situación empeora y hay que tomar medidas más extremas nos tendríamos que dirigir al Gobierno central”, ha puntualizado la consejera de Sanidad, Sira Repollés.

Por su proximidad geográfica con las cuatro comarcas aragonesas y la similitud de sus actividades agrícolas, Lleida también se ha puesto en alerta. Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias del Ministerio de Sanidad, alertó el lunes del “riesgo de que el brote de Huesca se traspase a Lleida, porque hay mucho intercambio y mucho contacto”, dijo. Para evitar que este foco infeccioso les alcance, la Región Sanitaria de Lleida ha intensificado el control de la movilidad de algunos temporeros. “Estamos en contacto con las autoridades de Aragón para identificar la movilidad de gente que trabaja allí y vive aquí e intentar que se reduzca al máximo. Nos conviene a los dos lados”, señala la gerente de la región sanitaria, Divina Farreny.

No hay constancia de que haya saltado ningún caso del brote de Huesca a Lleida, pero Farreny admite que “es difícil identificarlo”. Lleida mantiene aisladas a 30 personas, la mayoría temporeros, en el hotel Rambla, un espacio habilitado para acoger a personas que no pueden hacer una cuarentena segura en su domicilio. De todos los aislados, siete han dado positivo. Asimismo, en otro espacio similar, la granja escuela La Manreana de Juneda, hay otros 24 temporeros infectados.

Las condiciones laborales y de habitabilidad de los trabajadores de la fruta, la mayoría temporeros migrantes con pocos recursos, están detrás de estos brotes. En el trabajo no siempre se guarda la distancia de seguridad y fuera de él, tampoco, porque a menudo viven hacinados en viviendas donde es complicado mantener las medidas de seguridad.

Pere Godoy, responsable de Vigilancia Epidemiológica en la región sanitaria de Lleida, advierte de que, en brotes como estos, más que el riesgo de exportación de casos entre territorios, “lo definitorio es cumplir disciplinadamente el distanciamiento social”. E insta a “mentalizar a los empresarios de que es rentable cumplir la distancia de seguridad” e involucrar de forma más proactiva a los equipos de prevención de riesgos laborales. “En colectivos concretos se ha de hacer un plus, tanto desde las autoridades locales como el sector empresarial, para habilitar mecanismos para minimizar los riesgos”, zanja.

Lleida también ha informado este martes de un brote en una residencia con 18 infectados (13 ancianos y cinco trabajadores) tras realizar pruebas a los 67 residentes y empleados. Cuatro ancianos han sido hospitalizados.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad




Más información

Lo más visto en...

Top 50