España registra el primer retroceso en la desescalada por los brotes en Huesca

Las comarcas de Cinca Medio, Bajo Cinca y La Litera vuelven a la fase 2 tras detectar casos entre temporeros y en entornos familiares. Fernando Simón alerta del riesgo de que estos episodios infecciosos salten a Lleida

Sanitarios realizan pruebas de coronavirus a trabajadores de la empresa hortofrutícola del Bajo Cinca afectada por un brote, este domingo.EUROPA PRESS / VÍDEO: ATLAS

Aragón da varios pasos atrás en la desescalada y ordena el retorno a la fase 2 en tres comarcas de Huesca, en lo que supone el primer retroceso desde la entrada, este domingo, de toda España en la llamada nueva normalidad. En concreto, los 67.700 habitantes que viven en Cinca Medio, Bajo Cinca y La Litera, todas comarcas oscenses colindantes con la provincia catalana de Lleida, regresan a la fase 2 de la desescalada tras detectarse varios brotes de covid-19 en las localidades de Binéfar, Zaidín, Fraga y Monzón. Los episodios infecciosos se han producido, sobre todo, entre trabajadores de explotaciones de recogida de fruta, pero también se han detectado brotes en el ámbito familiar. La vuelta a la fase 2 implica aforos limitados al 50% en locales de restauración (sin uso de la barra) y a un tercio en las piscinas. El Gobierno de Aragón también recomienda limitar los desplazamientos hacia y desde estas comarcas, pero no puede prohibir la movilidad porque el estado de alarma ya decayó y no tienen competencia para ello.

In English

“Frente a una tendencia decreciente sostenida en las últimas semanas, la aparición de casos en los últimos días ha multiplicado entre 10 y 20 veces la incidencia en las tres comarcas. El aumento de casos e incidencia no es preocupante por ahora en términos de gravedad o de capacidad del sistema sanitario. Sin embargo, sí que supone un aumento de la transmisibilidad de la enfermedad en la comunidad”, ha explicado este lunes en rueda de prensa la consejera aragonesa de Sanidad, Sira Repollés. El director general de Salud Pública de Aragón, Francisco Javier Falo, ha matizado que los brotes se están produciendo entre gente “joven, la mayoría asintomática o con signos muy leves”, pero ha reclamado que no se banalice la enfermedad por la levedad de los casos. “Este brote es cuantitativamente importante y cualitativamente muy importante porque si no lo abordamos, tenemos la posibilidad de perder el control de la transmisión comunitaria”, ha avisado.

Los casos detectados rondan ya el medio centenar y se espera un aumento importante de nuevos diagnósticos en las próximas horas. “El día 18 de junio, en Huesca comunicábamos dos casos. El día 19, ya comunicamos 19 casos; fueron 10 al día siguiente; y ayer fueron 25. Probablemente los casos que notifiquemos en las próximas horas tendrán un volumen similar al que dimos ayer, pero esperamos para mañana un incremento significativo en la detección de casos ligado, sobre todo, a los procesos diagnósticos que ayer se hicieron en este territorio”, ha apuntado Falo. El Gobierno de Aragón ha hecho unas 200 PCR y pruebas Elisa a contactos cercanos de los casos positivos.

Más información

El grueso de los casos se circunscriben a los trabajadores del campo. En plena campaña de recogida de la fruta, el Gobierno de Aragón ya cerró la semana pasada una empresa hortofrutícola en Zaidín tras detectar los primeros 14 infectados. La compañía se encuentra a 11 kilómetros de Fraga, capital del Bajo Cinca, donde ya a principios de junio se detectó otro brote entre temporeros de la fruta. El brote de Zaidín, sin embargo, se ha extendido a las comarcas de La Litera y Cinca Medio porque algunos de los trabajadores contagiados residen en esas zonas. “En concreto, tenemos brotes detectados en la zona de Fraga y alrededores, tenemos también algún brote en Binéfar y también hay algún brote familiar que estamos investigando en Cinca Medio y, en concreto, en Monzón. En este último caso, la incidencia es más baja”, ha explicado Falo.

La vuelta a la fase 2 de estas comarcas implica retomar las indicaciones generales previstas por el Ministerio de Sanidad para esta etapa de la desescalada. No se aplican, de hecho, las exenciones que entonces había para los municipios de menos de 10.000 habitantes. Así, los velatorios y enterramientos o despedidas de cremación no podrán ser de más de 25 personas al aire libre (15 en velatorios en espacios cerrados). Habrá aforo limitado en locales comerciales (del 40%), lugares de culto (50%), grandes superficies comerciales (30% en espacios comunes y 40% en cada establecimiento) y restaurantes y bares (40%), entre otros. Los parques infantiles, así como los locales de ocio nocturno y discotecas, deben permanecer cerrados.

Lo que deja de ser una obligación, pero sí se mantiene como una recomendación importante, es la limitación de la movilidad. La consejera ha pedido que se evite, en la medida de lo posible, entrar o salir de las comarcas afectadas. “Si las condiciones epidemiológicas exigieran que tuviésemos que tomar medidas más drásticas en el sentido de limitar la movilidad, nos dirigiríamos al Estado que arbitraría las medidas oportunas para poder exigir esa limitación”, ha aseverado Repollés.

Los expertos consultados señalan que las condiciones de trabajo y habitabilidad de los trabajadores de la fruta, la mayoría temporeros inmigrantes con pocos recursos, están detrás de estos brotes. “Esto pone de manifiesto las malas condiciones en las que vive esa gente: alojamientos donde deberían vivir tres y viven 10. Trabajan al aire libre y eso va en contra del contagio, pero las cuadrillas se rozan y no cumplen la distancia de seguridad y luego, donde se alojan, hay hacinamiento”, valora Juan José Badiola, director del Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes de la Universidad de Zaragoza.

Aunque el Gobierno de Aragón lanzó un documento con recomendaciones para las explotaciones agrarias (con limitaciones de ocupación en el transporte de los empleados, distancia de seguridad entre las cuadrillas y alojamientos donde se extreme la higiene y la distancia física), Badiola advierte de que este sector “tiene que estar bajo un control sanitario estricto”. “Hay que obligar a los empresarios a crear alojamientos dignos y hacer test a todos los temporeros ahora y repetirlas cada cierto tiempo”, agrega.

Además de las residencias de ancianos y los centros sanitarios, los mataderos y las explotaciones hortofrutícolas aglutinan los grandes focos de contagio. “Estos brotes están completamente ralacionados con las condiciones en las que viven y se relacionan los traajadores. Hay que tener en cuenta si las condiciones laborales son las adecuadas, como vimos en los mataderos, pero también fuera del horario de trabajo. En los hospitales y residencias el impacto puede ser mayor por la vulnerabilidad de los huéspedes, pero aquí lo que preocupa es que haya una transmisión comunitaria descontrolada”, apunta Jesús Molina Cabrillana, portavoz de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene.

De hecho, en Binéfar y también en Lleida se detectaron en abril y mayo varios brotes en mataderos. “Lo común entre los mataderos y la recogida de fruta son las personas que trabajan allí. Los de la fruta son temporeros que se mueven según las necesidades del sector frutícola. En los mataderos son más estables, pero suelen ser subsaharianos, mano de obra barata que también viven hacinados”, lamenta Badiola, que es veterinario y ha participado en sendos comités de expertos para la desescalada en las ciudades de Zaragoza y Madrid. En el caso de los mataderos se añade que son “sitios cerrados, donde se trabaja a temperatura baja y el virus se propaga mejor, con mala ventilación y donde hay mucho ruido, lo que obliga a hablar más alto y se expulsan más partículas”, agrega el experto.

Riesgo de rebrote en Lleida

En cualquier caso, los expertos concluyen que la decisión de Aragón de retroceder a la segunda fase en las tres comarcas es adecuada. “Cuando se empieza a ver que hay un rebrote y transmisión en la comunidad, la medida me parece proporcionada. Hay 34 brotes en España, lo que significa que el virus está circulando y el riesgo cero no existe. Tenemos que ser precavidos”, señala Juan Pablo Horcajada, jefe del servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital del Mar de Barcelona. Coincide Blanca Borrás, epidemióloga del Vall d’Hebron: “Es una buena actuación. El número de casos no es muy alto pero es en muy pocos días. Hay que hacer una vigilancia intensa de los contactos de estos casos”. Para Cabrillana ahora es “cuando más justificado está retroceder porque hay libre circulación y el riesgo es mayor”.

Sobre el riesgo de que estos brotes salten a Lleida, próximo territorialmente y donde también hay una fuerte industria agroalimentaria con las mismas características que en las comarcas oscenses, Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias del Ministerio de Sanidad ha advertido de que es posible: “Hay riesgo de que el brote de Huesca se traspase a Lleida, hay mucho intercambio y mucho contacto. El trabajo de los temporeros va por fincas y va cambiando. Estamos trabajando con ambas comunidades autónomas. Hasta ahora no tenemos información clara que indique que ha habido traslado de un lugar a otro. Lo que se está haciendo en Aragón esperamos que tenga el impacto suficiente y habrá que valorar día a día”. Borrás, por su parte, valora que los brotes detectados “son muy localizados y la capacidad de vigilancia epidemiológica está preparada para detectar precozmente” eventuales casos en esta provincia catalana. Horcajada sostiene que “podría ocurrir por la proximidad”, pero todo dependerá “del control de flujos de la población y del control de los brotes”.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, que había informado también de la medida de Aragón en una entrevista en la Cadena SER, ha asegurado que el brote producido en la explotación hortofrutícola se detectó precozmente y se actuó con “mucha contundencia”. El titular de Sanidad ha asegurado que se está haciendo un seguimiento “muy especial” de la situación, aunque ha considerado que el brote “está en vías de ser controlado”, y ha confiado en que el retroceso a la fase 2 sea “suficiente”. Este martes se celebrará una reunión bilateral con las autoridades aragonesas para seguir analizando la situación.

El ministro ha señalado que el resto de brotes activos en toda España, unos 11 en total, están controlados y ha insistido que el que más preocupa al ministerio es el de Aragón.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Sobre la firma

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción