El Gobierno quiere implantar el etiquetado nutricional Nutriscore en los alimentos en 2021

Se trata de un código de colores asociados a letras que analiza grasas saturadas, azúcar, sal, calorías, fibra y proteínas de cada producto

Un producto con etiquetado con el sistema Nutriscore en Alemania.
Un producto con etiquetado con el sistema Nutriscore en Alemania.picture alliance / dpa/picture alliance via Getty I

El Gobierno quiere implantar en el primer cuatrimestre de 2021 un etiquetado nutricional más sencillo para que los consumidores sepan reconocer rápìdamente la idoneidad de los alimentos. El Ejecutivo ha estudiado los diferentes sistemas y ha optado por Nutriscore, una especie de semáforo nutricional consistente en un código de colores (asociados a letras) que va del verde al rojo y que se ve de un vistazo al elegir el producto. “Hemos comenzado ya la tramitación para que este año acabe con un decreto que lo ponga en marcha el año que viene”, ha avanzado este viernes en el Senado el ministro de Consumo, Alberto Garzón. Además, el departamento plantea prohibir la publicidad de determinados alimentos no saludables destinados a menores.

En la Unión Europea hay al menos 15 países que ya aplican algún tipo de etiquetas para mostrar la idoneidad de los alimentos. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN), cuya dirección recae ahora en el Ministerio de Consumo, lleva meses estudiando cuál es el más eficaz y ha llegado a la conclusión de que hay que apostar por Nutriscore, que ya funciona en Francia y se va a implantar en Bélgica y Alemania. Según el ministerio, Nutriscore cuenta con más apoyo por parte de científicos y especialistas en nutrición, de asociaciones de consumidores y, además, es más intuitivo para el consumidor. En cualquier caso, el sistema no sustituye al etiquetado tradicional, que se mantiene en la parte posterior de cada alimento.

“Todos los sistemas de etiquetado tienen ventajas e inconvenientes. Hemos trabajado en estos seis meses para saber cuál es el mejor sistema y hemos decidido que Nutriscore es el más adecuado”, ha señalado el ministro. Se trata de una etiqueta que tiene cinco letras, de la A a la E, asociadas a otros tantos colores (del verde al rojo), y que muestran rápidamente cómo de sano es un alimento según la valoración de grasas saturadas, azúcar, sal, calorías, fibra y proteínas por cada 100 gramos de producto. “Es una información que permite visualizar de forma rápida los diferentes ingredientes y proporciona a los consumidores elementos suficientes para tomar decisiones correctas sobre el consumo saludable”, ha añadido.

Uno de los problemas que tiene este sistema es que no sería obligatorio. “No se puede hacer obligatorio por la reglamentación europea. Es voluntario y es el Gobierno el que tiene que incentivar que las empresas se acojan a él. Pero creemos que conseguiremos que la inmensa totalidad de las compañías pasen a implantarlo en 2021″, ha apuntado Garzón, para quien el hecho de que más países lo apliquen puede ayudar a que la norma sea de obligado cumplimiento más adelante. De hecho, algunas empresas francesas ya aplican voluntariamente Nutriscore en los alimentos que comercializan en España.

El ministerio realizará campañas publicitarias y guías para que el consumidor se vaya familiarizando con este sistema de etiquetado lo antes posible. La iniciativa se incluye en una estrategia más amplia para promover la salud alimentaria a través del consumo saludable. “Los indicadores de obesidad y malnutrición, especialmente entre la población infantil, son desoladores. La obesidad es mayor en familias con menos renta y menor nivel de estudios”, ha lamentado el ministro. Por eso, ha recordado que también se analizan “instrumentos fiscales” (como los impuestos) para hacer más atractiva la comida saludable.

Por otra parte, la AESAN quiere renovar el Código PAOS, que regula la publicidad de alimentos para menores de 12 años. “En el ámbito de la publicidad hay un descontrol sobre la alimentación no saludable”, ha criticado Garzón. Por eso, el nuevo código prohibirá la publicidad de determinados alimentos destinados a menores (por ejemplo, los que tengan un rojo en Nutriscore), introducirá referencias a los criterios nutricionales para regular la publicidad de alimentos, prohibirá también el uso de “personajes” en los anuncios y elevará la edad de los menores a los que afecta de 12 a 15 años.

Control de los alimentos en los colegios

El secretario general de Consumo y Juego, Rafael Escudero, explica a EL PAÍS que el ministerio quiere impulsar “decididamente” las políticas frente a la obesidad infantil, por lo que además de las medidas anunciadas por Garzón pondrán en marcha el control “de la oferta de alimentos en comedores escolares y máquinas expendedoras y cafeterías en centros escolares”, en coordinación con las comunidades autónomas.

El nuevo Plan Nacional de Control Oficial de la Cadena Alimentaria para 2021-2025 que prepara el departamento traerá también novedades respecto al comercio electrónico de alimentos. “Las novedades se refieren tanto al control de quienes venden alimentos mediante páginas web, como de los propios alimentos ofertados. El cumplimiento de la legislación alimentaria y de protección de los consumidores será el marco a partir del cual se desarrollarán medidas de control y detección de posibles incumplimientos”, apunta Escudero. Comunidades autónomas y fuerzas de seguridad aumentarán así el control sobre plataformas de venta, redes sociales y plataformas de pago en cuestiones alimentarias.

Más información

Lo más visto en...

Top 50